Bellido, al año del confinamiento: “Nos adelantamos varios días y creo que fueron cruciales”


El alcalde hace balance de la pandemia y afirma que “razonablemente hemos respondido bien, la ciudad sigue funcionando"

bellido
José María Bellido, en su despacho. /Foto: LVC

Hace un año comenzaba el confinamiento por la pandemia del coronavirus. A partir de ese momento cambio la vida de todo y de todos. También en el Ayuntamiento. El alcalde, José María Bellido, conversa con La Voz de Córdoba y echa la vista atrás para intentar condensar un tiempo que se ha vivido de forma intensa y rápida a la vez que ha cambiado el futuro.

2020 07 20 134930
Juanma Moreno y José Bellido, con una afectada por coronavirus. /Foto:LVC

El primer recuerdo del alcalde es para los más de 300 cordobeses que han muerto en este tiempo en unas circunstancias a las que la sociedad no estaba acostumbrada. La rapidez de los fallecimientos y la soledad de los entierros ha marcado a una sociedad que no ha podido desarrollar el duelo con normalidad.

Si se echa un vistazo al año transcurrido, Bellido entiende que el inicio de la pandemia “está lejano en el tiempo porque las sensaciones han cambiado”. Así es, los datos sobre contagios, hospitalizaciones y fallecimientos no se perciben del mismo modo y considera que “ahora, con cifras peores que las de marzo, la sensación de miedo no es la misma, y no sé si esto es bueno o malo, pero es verdad que en aquellos días todo era incertidumbre, porque no sabíamos qué iba a pasar, cómo funcionaba esto y había mucha inseguridad”. 

Las primeras decisiones

Los acontecimientos se iban precipitando a cada minuto y las noticias se amontonaban. Al rato de anunciar el cierre de los centros de mayores se informaba del cierre de los parques y después de la suspensión de las clases. No hubo respiro en las 48 horas previas al confinamiento.

Bellido, en su encuentro sobre el desconfinamiento.
Bellido, en su encuentro sobre el desconfinamiento. /Foto: LVC

De puertas adentro, en el despacho del alcalde, estos momentos se vivieron con intensidad. Recuerda “la toma de decisiones en el Ayuntamiento, previa al confinamiento, donde tomamos conciencia de que venía un golpe terrible si no se adoptaban medidas y tuvimos que adelantarnos varios días prácticamente con el cierre de la ciudad”. Fueron momentos frenéticos en los que Bellido aún tiene presente “hablar con los empresarios para cerrar los bares, los puestos de caracoles, que estaban abiertos, los equipamientos deportivos, culturales, los museos”. 

La rapidez con que se actuó en el Ayuntamiento de Córdoba tuvo un resultado positivo en esta experiencia inédita. En la ciudad se tomaron decisiones antes, incluso, de que reaccionara el Consejo de Ministros. “Nosotros nos adelantamos varios días y creo que fueron cruciales para que en Córdoba no hubiera luego una explosión de casos”.

La ciudad, “entre ciencia ficción y terror”

concepción, confinamiento coronavirus
Calle Concepción durante el confinamiento. /Foto: LVC

El confinamiento para el alcalde estuvo repartido entre su domicilio y el Ayuntamiento. Aquellos días dejó atrás el coche oficial y se trasladaba en un vehículo de la Policía Local: “Ibas recorriendo un territorio absolutamente desconocido, para el que no estábamos preparados; era estar viviendo una película de Holywood, entre ciencia ficción y terror, cada día, cuando llegaba al Ayuntamiento”.

Cada jornada vivía la experiencia de atravesar una ciudad vacía. “Yo era de los pocos que, lo menos que podía, pero me tenía que mover por la ciudad, y era esa sensación de estar viviendo algo inédito y recuerdo ir de mi casa al Ayuntamiento y del Ayuntamiento a mi casa y no te cruzabas con nadie; era una ciudad totalmente vacía durante muchos días y muchas semanas”.

La lucha contra el enemigo desconocido

Allí, en su despacho, tuvo que adoptar medidas duras, como decidir entre los funcionarios y empleados municipales quién quedaba en su casa y quien salía a la calle a trabajar, en unos momentos en los que del coronavirus se sabía muchísimo menos de lo que se sabe ahora. Así se decidió que la Policía Local, Sadeco, Bomberos, Emacsa, los de informática, que tenían necesariamente que seguir al pie del cañón para que la ciudad funcionase “y era una sensación muy dura, porque realmente el desconocimiento te hacía no saber si los estabas exponiendo a un riesgo para jugarse la vida”. 

bellido
José María Bellido, en su despacho. /Foto: LVC

Ahora, transcurrido un año, Bellido reflexiona que “uno está preparado para ser alcalde, pero no para ser general de un ejército donde mandas a la gente a jugarse la vida y afortunadamente no pasó nada”, y los funcionarios y trabajadores municipales “cumplieron con su misión sin ningún problema”, algo que el alcalde les agradece.

Entre las prioridades que Bellido tenía desde un primer momento encima de su mesa destacaba la atención a quienes de la noche a la mañana perdieron sus ingresos y pasaron a engrosar lo que se denominó las colas del hambre. “Era una pesadilla porque realmente hubo una avalancha de personas que al no poder trabajar, hablando en plata, en economía sumergida, y al prohibirse la movilidad no podían ganarse la vida”. Esta situación, que “desgraciadamente abunda en Córdoba, hizo que hubiera una avalancha de peticiones de ayuda social”. 

Los días más intensos de Bellido

Confiesa Bellido que esto fue lo que más le preocupó y a lo que más tiempo le dedicaron. “Afortunadamente, no voy a sacar pecho, pero la reacción, ayudados por toda la ciudad, pudimos responder, aunque hubo momentos en que pensé que no íbamos a poder hacerlo”. El gobierno municipal entendía que la respuesta no se podía demorar lo más mínimo y “había momento en que veía tal avalancha y tal necesidad que nos costó mucho trabajo, muchas horas y muchos desvelos”. 

coronavirus, silencio, minutos, ayuntamiento
Minuto de silencio por las víctimas del coronavirus. /Foto: JC

Estos fueron los días más intensos en la vida de José María Bellido, durante las primeras semanas del confinamiento, algo que ahora recuerda como “el periodo de tiempo, curiosamente, donde menos he podido desconectar ni un segundo durante varias semanas”, ya que “no había ni horas del día ni de la noche, ni sábados ni domingos, porque era todo el día trabajando, con el móvil y el ordenador, teniendo que resolver miles de asuntos para los que no estábamos preparados, pero afortunadamente creo que pudimos responder”.

El Ayuntamiento buscó la colaboración de empresas y del tercer sector y comenzó a generar una nueva estructura administrativa que acelerase los plazos para la concesión de ayudas. No había tiempo que perder.  “Al final, en Córdoba, mejor o peor, creo que nadie ha pasado hambre a raíz de la pandemia, francamente”, rememora, porque este hecho si le llegó a quitar el sueño. 

Los 12 meses transcurridos desde aquel 13 de marzo en que España entera quedó encerrada en sus domicilios no han transcurrido de forma homogénea. Ahora, visto todo este periodo de forma global, el alcalde comprueba que en el mismo ha habido “subidas, bajadas, olas, toma de decisiones muy coordinadas con la Junta, a veces más acertadas, otras más equivocadas, y ahora, afortunadamente, sin la sensación de urgencia de aquellos momentos, de tener que atender una emergencia que no sabíamos de dónde venía”. 

Los cambios del último año

En este año marcado indefectiblemente por el coronavirus “ha cambiado el mundo, ha cambiado la ciudad y han cambiado las prioridades”, según Bellido. La diferencia entre el primer mes y el último está en que ya se está vacunando, aunque no al ritmo deseado, lo que hace que el final esté cada vez más cerca.

José María Bellido presenta los nuevos coches de la Policía Local./Foto: LVC
José María Bellido presenta los nuevos coches de la Policía Local. /Foto: LVC

“Ahora, se trata de conducir al final de la pandemia sin vueltas atrás, porque la verdad es que ya no aguantamos más ni en la situación sanitaria, ni en la social, ni en la económica, ni en la personal de cada uno de nosotros, porque hay un agotamiento y necesitamos superar esto”, explica, para añadir que “quedan meses para superar la situación de forma definitiva y hay que hacer ese sprint final”. 

De forma paralela, desde el Ayuntamiento hay que actuar en otros frentes no menos importantes, como es, por ejemplo, el de la reactivación económica. Desde el Ayuntamiento “hemos tenido que salir al paso con ayudas económicas a empresas, reactivar inversiones y veremos cómo podemos recuperarnos, sobre todo de la crisis turística, que no es tan fácil como pulsar un interruptor y que mañana esté todo resuelto”, explica. 

Como conclusión, José María Bellido señala que “razonablemente hemos respondido bien, la ciudad sigue funcionando, nadie se ha quedado atrás del todo, aunque haya gente que lo esté pasando mal, hemos tomado medidas que otras ciudades no han tomado, como las ayudas de reactivación económica, hemos ido por delante en muchos aspectos en Córdoba por una vez”. “A ver si esto queda atrás como un mal recuerdo para enfrentarnos a la situación que va a venir después, pero habiendo superado la pandemia”, finaliza.