Ambrosio no abre la boca en un pleno de diez horas


La portavoz del PSOE no interviene en una sesión en la que se habla de la investigación de la Fiscalía en un presunto delito contra la ordenación del territorio

ambrosio
Isabel Ambrosio, Manuel Torralbo y Maribel Baena. /Foto: LVC

El Pleno de ayer en el Ayuntamiento no sólo duró diez horas, sino que también sacó adelante medidas para la juventud o rechazó la enésima pretensión de buscar la forma de apropiarse de la Mezquita-Catedral. Como siempre, hubo debates para todos los gustos, pero lo que más llamó la atención fue que la portavoz del PSOE, Isabel Ambrosio, no abriese la boca en ninguno de los puntos del orden del día más allá de votar sí, no o abstenerse.

ambrosio
Isabel Ambrosio, Manuel Torralbo y Maribel Baena. /Foto: LVC

A Ambrosio no se le escucho en ningún momento. Ni siquiera pidió cuestión de orden alguna, como ha ocurrido en otras ocasiones. Tampoco en los ruegos ni en las preguntas. Cuando se conoce el orden del día de los Plenos y se ve aquellos puntos en los que va a haber debate, los portavoces suelen reservarse su intervención en aquellos temas en los que pueden tener más lucimiento. Cosas de la política.

En el Pleno de ayer intervino Maribel Baena para hablar del 8M, José Rojas lo hizo sobre el distrito sureste, Carmen Campos tomó la palabra sobre las inmatriculaciones, Víctor Montoro sobre las nuevas tecnologías y Alicia Moya sobre la contratación de más profesores. A Manuel Torralbo se le pudo ver en el capítulo de ruegos, aunque la cámara sólo le enfocaba desde ha barbilla hacia abajo. Y Ambrosio, en silencio.

Ayer se cumplía una semana desde que el diario ABC-Córdoba desvelara el caso Ambrosio e informara de que la Fiscalía de la Audiencia Provincial la investiga por un presunto delito contra la ordenación del territorio y por el que PP y Ciudadanos han pedido su dimisión. Este asunto, de forma colateral, sí estuvo presente en el Pleno, aunque de forma colateral, en las intervenciones de algunos miembros del gobierno municipal.

Ambrosio, el zuncho y las ovejas

El concejal Rafael Saco, en el debate sobre la condena a la violencia en los disturbios por Pablo Hasél, nombró la palabra mágica: “zuncho”. Dijo que si un concejal de Vox tropezase con una papelera y la tirara se liaría una tan gorda “que no habría un zuncho lo suficientemente profundo para esconderse”. Marian Aguilar mencionó de pasada las “vías pecuarias” y Pedro García retó a Isabel Albás a que condenase todas las violencias. Ésta le respondió pidiéndole coherencia, y que debía haber tenido la misma reacción con una infracción administrativa y cuando “una concejal está siendo investigada”.

El caso de Ambrosio volvió a aflorar en el debate sobre las inmatriculaciones. Tenía la palabra el portavoz del PP, Miguel Ángel Torrico, y en una respuesta a la oposición le pidió que “no mezclara churras con merinas”, ovejas al fin y al cabo que van por cañadas “y las cañadas son de todos”. De este modo hacía relación a la supuesta ocupación de la Cañada Real Soriana por parte de Ambrosio en su parcela de Obejo, lo que la Fiscalía considera que es un delito contra la ordenación del territorio.