La autoescuelas cordobesas no quieren CAPA


El sector de la enseñanza vial se manifiesta en contra de un sistema implantado ya en todas la jefaturas de tráfico y que pretende ordenar el número de exámenes mensuales mediante un algoritmo

Desde 2017, la Dirección General de Tráfico está implantando el Sistema CAPA (Capacidad para las Pruebas de Aptitud) para distribuir la capacidad de examen de cada Jefatura entre las autoescuelas de su provincia con el objetivo de facilitar la organización del calendario de exámenes, optimizar recursos y reducir tiempos de espera. Estos son los objetivos del Sistema CAPA, cuyo funcionamiento depende de un algoritmo. 

20210311 131410

Según la DGT “CAPA parte del concepto “bolsa”, entendido como el número total de alumnos con el examen teórico aprobado en los dos últimos años para el B (o con la prueba de destreza aprobada, para el resto de permisos) –que son los que se pueden presentar a la prueba práctica–, expresado en minutos, ya que el examen, en función del permiso al que se opta, dura 30 minutos (B), 35 (A) o 50 (C y D)”. Pero todo esto está mediatizado, claro, por el número de examinadores, aspecto que también recoge la DGT. “La capacidad de examen la fija la Instrucción de Calidad de la DGT en base al número de examinadores de cada jefatura (12 pruebas del permiso B por examinador y día). Con esta cifra y habiendo determinado un ciclo para que las autoescuelas puedan presentar a examen –fijado en un mínimo de 5 y un máximo de 15 días hábiles, a determinar por cada jefatura provincial–, se asigna a cada escuela de conductores el número de alumnos que puede presentar en función del porcentaje de estos que dicha escuela tiene en la Bolsa. Así, a una autoescuela con el 50% de los alumnos en bolsa, se le da el 50% de la capacidad de examen de la jefatura por ciclo”. 

El algoritmo y las provincias: no todas son igual

Las autoescuelas cordobesas han protestado hoy por la implantación del CAPA. Unos 200 vehículos han participado en una marcha que ha partido del Polígono de Amargacena y han finalizado en Colón. Entienden que en Córdoba esto supone “trasladar las listas de espera de la DGT a los centros de enseñanza”, según Rafael Cruz, presidente de la Asociación Provincial de Autoescuelas de Córdoba, que acoge a unos 140 centros de enseñanza. “Limita el derecho de los alumnos a poderse presentar a un examen. Si yo tengo 5 alumnos y solo permiten que se presenten 3, hay dos alumnos que se quedan sin examinar, y eso va a formar unos atascos importantes en las listas de espera“. De hecho, y según Cruz, este retraso en Córdoba es de 44 días. “La pretensión de las autoescuelas es que hasta que no estuviese regularizada esta situación no entrase este sistema”, un sistema que la DGT pretende hacer efectivo en todas las jefaturas españolas en el primer trimestre de 2021. “Es inconcebible poner el CAPA cuando aún tenemos dos meses de retraso para examinar”, añade Rafael Cruz. 

El factor de corrección

“Esto produce un problema y es que están aumentando el número de suspensos“, explica el presidente de las autoescuelas cordobesas. “Si yo suspendo y tengo que volver a examinarme dentro de dos meses, la formación, mucho de lo que he aprendido, se me olvida. Está aumentando el número de suspensos de forma significativa”, dice Cruz.  

En este sentido, la DGT, introduce un ‘factor de corrección’ que explica de la siguiente manera: “Para evitar distorsiones en la bolsa y que un alto índice de suspensos otorgue mayor capacidad de examen, la DGT ha añadido un ‘factor de corrección’. Este compara el porcentaje de aprobados en examen de circulación del permiso B de cada escuela con la cifra general de aprobados del centro de examen y ‘premia’ con más tiempo –en definitiva, alumnos– a aquellas cuya cifra de aprobados supere la media y resta tiempo, a quienes tengan una cifra inferior a dicha media. Para ello, este algoritmo actualiza todos sus datos (alumnos en bolsa, porcentaje de aprobados en primera convocatoria, etc.) cada 15 días, de forma que las disfunciones sean mínimas”.

Rafael Cruz aclara que “es verdad que en muchas provincias hay falta de examinadores y el CAPA no les viene mal, pero no es el caso de Córdoba, en la que hay un número de examinadores suficiente (13) para la provincia”. 

Contra la libertad de empresa

“A las autoescuelas nos limita nuestro trabajo. Si solo puedo examinar a 3 alumnos solo puedo trabajar con tres alumnos. Mi libertad de empresa, la libertad de poder presentar a todo aquel alumno que necesita su carné y que está formado para ello, desaparece”, concluye Rafael Cruz.