‘Revolcón’ jurídico a IU y Podemos por la inmatriculación de la Mezquita-Catedral


Torrico afirma que no es un debate "ideológico" y Badanelli señala que el templo es "el oscuro objeto del deseo de la izquierda radical"

inmatriculación mezquita
Pedro García. /Foto: LVC

Los grupos políticos de IU y Podemos han visto como el peso de los argumentos jurídicos han desmontado sus pretensiones de hacerse con la propiedad de la Mezquita-Catedral, encubiertas en una moción sobre la reversión de la inmatriculación realizada por la Iglesia Católica sobre sus bienes. 

inmatriculación mezquita
Pedro García. /Foto: LVC

El texto presentado finalmente suavizaba considerablemente la moción inicial y esto se debía la incorporación de la firma del grupo socialista que, aunque ha votado a favor, en el debate se ha desmarcado ostensiblemente de los argumentos usados por IU y Podemos.

En la moción de estos tres grupos se pedía el solicitar a los Registros de la Propiedad las notas relativas a las inscripciones realizadas por la Iglesia Católica desde 1946 a 2015, así como que se haga pública esta información. Además, también se reclama “al Gobierno de España a que estudie los cambios jurídicos necesarios para que se pueda garantizar la doctrina y las resoluciones del Tribunal Europeo y a devolver al conjunto de la sociedad los bienes fruto de esfuerzos colectivos”.

El debate, al final, se ha centrado en el plano jurídico. Así lo ha reconocido, incluso, la concejal del PSOE Carmen Campos, quien ha afirmado que “estas inmatriculaciones se producen a la luz de la legalidad”, como recientemente ha reconocido el Gobierno de España. Además, esta edil se la referido a la reversión de los bienes, sobre lo que ha dicho que tiene que cumplir los requisitos de legalidad, seguridad jurídica y sería inconstitucional por su carácter retroactivo “y en ese camino no se van a encontrar al PSOE”.

La portavoz de Podemos, Cristina Pedrajas, ha hablado de “un expolio legalizado, producto de la rémora confesional que hay en la clase política”, que en el caso de la Mezquita-Catedral, en su opinión, “es del estado vaticano y podría venderla libremente”

La inmatriculación es “una legalidad malvada”

Pedro García, de IU, por su parte, ha reconocido la legalidad de las inmatriculaciones, como recientemente afirmaba el Gobierno de España, pero ha matizado que es “una legalidad malvada que ha permitido el mayor expolio del patrimonio público y privado en la historia reciente”. Ha añadido que esta legalidad se ha forjado por el Opus Dei con “una magnífica trama legislativa”

García no sólo ha cargado contra PP y Ciudadanos, sino que en el mismo paquete ha metido al PSOE, que ha calificado como “el principal ariete de la Iglesia” y finalmente ha señalado que conseguir la expropiación de los bienes eclesiales “jurídicamente es una cuestión muy compleja”.

img 0602 scaled
Reapertura de la Mezquita-Catedral. /Foto: Irene Lucena

Desde el PP, su portavoz, Miguel Ángel Torrico, ha señalado que la inmatriculación “tiene mucho de debate jurídico, no ideológico”, como pretendían IU y Podemos, a los que ha acusado de hacer “un ataque trasnochado ideologizado y fuera del siglo XXI a la Iglesia Católica, y se han quedado muy antiguos”.

Por Ciudadanos ha intervenido el concejal Antonio Álvarez, quien ha señalado que la moción presentada “no pretende otra cosa que obtener la foto fija del laicismo”, por lo que desde su grupo político “no vamos a fomentar enfrentamientos estériles”.

La intervención más contundente contra los proponentes ha sido la de la portavoz de Vox, Paula Badanelli, quien ha afirmado que el hacerse con la Mezquita-Catedral “es el oscuro objeto del deseo de la izquierda radical que ataca los sentimientos y las creencias religiosas de la mayoría”, porque el fin no es otro que “quedarse con la gallina de los huevos de oro y expoliarla”. 

Badanelli ha subrayado la importancia que la Mezquita-Catedral tiene en el tejido económico de la ciudad, por lo que mociones como ésta “están haciendo mucho daño a Córdoba” por pedir la anulación de su inmatriculación y ha recomendado a IU y a Podemos que “su laicismo y su odio a los cristianos diríjanlo a otro sitio”.