Un sindicato de Bomberos reclama vehículos “en las mejores condiciones”


Señalan que "nuestros vecinos no se merecen esto y a nosotros nos produce ansiedad, ya que no podemos desarrollar nuestro trabajo en las mejores condiciones"

bomberos
Vehículo de los Bomberos accidentado ayer. /Foto: LVC

El parque móvil de los Bomberos de Córdoba no se encuentra en condiciones óptimas. Así lo ha denunciado el Sindicato Andaluz de Bomberos (SAB) después de que un vehículo sufriera ayer un accidente, a lo que se suma otro que lleva averiado en el parque “más de tres años”.

bomberos
Vehículo que lleva tres años retirado del servicio. /Foto: LVC

Este sindicato ha señalado en un comunicado que el trabajo de los Bomberos “se desarrolla las 24 horas del día los 365 días del año y, para ello, necesitamos toda la dotación de vehículos en perfectas condiciones, ya que se les exige el máximo rendimiento en todo momento”.

Precisamente, el vehículo que lleva tres años averiado “es de los más modernos” de una flota en la que hay algunos con más de 30 años de antigüedad. Estos, “no reúnen los requisitos que actualmente toda la normativa técnica contempla para los servicios de extinción de incendios y salvamento”, con “equipos y herramientas sujetos con medios de fortuna, elaborados por nosotros mismos, sin pasar la pertinente homologación”.

La ansiedad de los bomberos

Esta situación ha llevado a que, como denuncia el SAB, tanto en el Parque Central como en el de El Granadal sólo haya un vehículo de primera salida y que ambos cuenten con casi 30 años de servicio y que “tardan en arrancar más de dos minutos”, lo que lleva a este sindicato a afirmar que “nuestros vecinos no se merecen esto y a nosotros nos produce ansiedad, ya que no podemos desarrollar nuestro trabajo en las mejores condiciones”.

El SAB reclama que la adquisición de nuevos vehículos se considere algo “primordial” por parte del gobierno municipal, aunque de esta situación culpan a todas las formaciones que han pasado por el Ayuntamiento mandato tras mandato, “haciendo caso omiso a las necesidades reales que tenemos los bomberos, para realizar en óptimas condiciones un trabajo en el cual nos dejamos la vida”.