SATSE: “Empeora la situación en las prisiones”


El Sindicato de Enfermería subraya que la pandemia de la Covid-19 ha provocado un grave empeoramiento de las condiciones laborales de las enfermeras que trabajan en los centros penitencia

Centro penitenciario./Foto: SATSE
Centro penitenciario./Foto: SATSE
Centro penitenciario./Foto: SATSE
Centro penitenciario./Foto: SATSE

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha denunciado que el “parón en el traspaso de la sanidad penitenciaria a las comunidades autónomas sigue empeorando la situación de las personas privadas de libertad y de los profesionales sanitarios, como las enfermeras, que trabajan en las prisiones de nuestro país y que se ha visto agravada con la pandemia de la Covid-19, que ya ha afectado a cerca de 3.500 personas“.

SATSE subraya que “la pandemia de la Covid-19 ha provocado un grave empeoramiento de las condiciones laborales de las enfermeras que trabajan en los centros penitenciarios de nuestro país, mientras siguen sin experimentar ningún avance las negociaciones entre Gobierno y comunidades autónomas para el traspaso de la sanidad penitenciaria”.

El Sindicato señala que, según los últimos datos aportados por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, “hay cerca de 600 casos activos de coronavirus, entre internos y trabajadores, en las 71 prisiones dependientes aún del Gobierno. Una cifra que aumenta hasta casi las 3.500 personas desde el inicio de la pandemia en nuestro país”.

“La tercera ola de la Covid-19, como las anteriores, ha golpeado fuertemente a los centros penitenciarios de nuestro país y el conjunto del personal sanitario que atiende y cuida a la población privada de libertad continúa poniendo en riesgo su salud y seguridad mientras constata que las autoridades competentes siguen mirando hacia otro lado en lugar de dar una solución definitiva a las penosas condiciones laborales que sufren día tras día”, apuntan desde SATSE.

La organización sindical recuerda que “hace ya meses se produjeron noticias sobre algún avance en las negociaciones en el caso de Baleares y Navarra, pero hoy en día ni el Gobierno central ni los de las comunidades autónomas afectadas (todas, excepto Cataluña y Euskadi) han mostrado una disposición real de culminar un traspaso que está pendiente desde hace años”.

De otro lado, SATSE destaca que “el riesgo de contagio entre las personas privadas de libertad y los profesionales es mayor que el que tiene la población general, ya que las cárceles son espacios cerrados donde los internos y el personal sanitario y de otros colectivos han de permanecer en condiciones de proximidad y cercanía durante periodos prolongados de tiempo. Por ello, reclama que la vacunación de los profesionales que trabajan en las prisiones se complete lo más pronto posible en el conjunto del Estado”.

En lo que respecta a las condiciones laborales de las enfermeras, el Sindicato reitera que la “falta de suficientes profesionales de este colectivo y de otros, como médicos o farmacéuticos, provoca una gran sobrecarga y tensión laboral y que se vean obligados a desempeñar funciones que no les competen para no dejar sin atender a las personas privadas de libertad”.

Asimismo, la organización sindical incide en que estas enfermeras “trabajan en un entorno laboral muy difícil e inseguro al prestar su atención y cuidados a una población de riesgo con un gran número de personas que sufren problemas derivados del consumo de sustancias estupefacientes u otros procesos que pueden facilitar el contagio“.

“Una lamentable realidad que mejorará notablemente si las distintas comunidades autónomas se hacen cargo de la gestión de la atención sanitaria en sus respectivos centros penitenciarios, afirma SATSE, reiterando la necesidad de que se impulsen las negociaciones necesarias para que definitivamente se produzca el traspaso de la sanidad penitenciaria en lo que queda de la actual legislatura”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here