El Círculo de la Amistad, un capítulo vivo de la historia de Córdoba


La Junta entrega mañana la Medalla de Andalucía en Ciencias Sociales y en Letras a la institución fundada en 1854

círculo
circulo de la amistad
Salón Liceo, antes de la reforma de 1908. /Foto: LVC

Desde hace más de siglo y medio juega el Círculo de la Amistad un papel destacado en en el devenir diario de Córdoba. Desde que aquellos 132 primeros socios pusieron en marcha la institución en mayo de 1854 mucho ha cambiado la ciudad y mucho ha evolucionado este edificio de la calle Alfonso XIII. En la actualidad, no sólo goza de una historia cuajada de avatares, sino que también se proyecta hacia el futuro con una institución cultural sólida y pionera en muchos aspectos.

Esta trayectoria ha sido reconocida por el Consejo de Gobierno de la Junta con la concesión de la Medalla de Andalucía en Ciencias Sociales y Letras, que se entregará mañana en Sevilla en el transcurso de un solemne acto que estará marcado por las restricciones sanitarias impuestas por la pandemia.

El Circulo de la Amistad es, formalmente, equiparable al típico casino decimonónico que suele haber en cualquier localidad y que, con mayor o menor fortuna, ha llegado a nuestros días. Pero en este caso es mucho más, ya que desde sus inicios adquirió el carácter de institución cultural y esta bandera no la ha soltado en ningún momento de su dilatada historia, lo que le confiere un carácter diferenciador.

Círculo amistad
La duquesa de Alba en los Juegos Florales de 1960. /Foto: Archivo Municipal

Ya en el siglo XIX acogió numerosas ediciones de unos Juegos Florales en los que se pudo escuchar como mantenedores a figuras como el duque de Rivas o Juan Valera. Estos certámenes de pompa cortesana fueron la oportunidad para descubrir y premiar a jóvenes valores que se abrían paso en el camino de la poesía. En una de sus últimas ediciones, fue una joven duquesa de Alba la que presidió el acto como reina de los juegos florales.

Actualmente sería imposible ofrecer el dato de los libros que a lo largo de la historia se han presentado en el Círculo de la Amistad, ya sea en el Salón Liceo o en cualquiera de sus dependencias, incluyendo el patio principal. Escritores que han formado parte de su nómina de socios también han escrito sus obras en el jardín o en alguno de sus silenciosos rincones.

La biblioteca y la pintura

4 1
Conferencia sobre Manolete en el Círculo de la Amistad. /Foto: LVC

Las letras tienen también su acomodo visible en la silenciosa biblioteca, con ventanales abiertos al jardín. En los anaqueles y bajo la decoración salida del taller del padre de Mateo Inurria se conservan miles de ejemplares que van más allá del espacio temporal del propio Círculo de la Amistad. Su ejemplar más antiguo data del siglo XVI y sus colecciones abarcan las más diversas disciplinas.

En el capítulo de las artes, por ser el más visible, el Círculo de la Amistad ofrece al visitante una visión completa por la evolución de la pintura a lo largo de este más de siglo y medio. Desde los decimonónicos Rodríguez de Losada o Tomás Muñoz Lucena a los más actuales, como es el caso de Equipo 57 o el casi centenario Ginés Liébana, el catálogo de autores es extenso y da muestra de que esta institución ha estado abierta a todas las corrientes y sensibilidades.

El Círculo y el arte de vanguardia

círculo
Exposición en el Círculo de la Amistad. /Foto: LVC

En este apartado merece destacarse el nombre de Fernando Carbonell, miembro de la directiva de la entidad entre los años 50 y 60, que trajo a Córdoba a la vanguardia nacional, con la organización de hitos como la Exposición de Arte Contemporáneo de 1953 o la creación de la sala Céspedes. También fue el promotor de las Conversaciones Nacionales de Teatro, con las que burló la censura para traer a Córdoba a dramaturgos que eran opositores al régimen.

Este patrimonio artístico del Círculo de la Amistad tiene su culmen en la colección de lienzos que Julio Romero de Torres pintó en 1905 para uno de los salones que años más tarde se verían afectados por la realineación de la fachada y la construcción del nuevo vestíbulo a cargo del arquitecto Rafael de La-Hoz Saldaña. Los valiosos cuadros lucen desde entonces decorando la caja de la escalera.

Visitas ilustres

El Círculo de la Amistad, que está declarado Bien de Interés Cultural (BIC) desde 2017, ha sido también protagonista de diversos episodios de la vida política nacional y regional. En el Salón Liceo pronunció Alfonso XIII en 1921 el famoso discurso que cuestionó el funcionamiento político y que se interpreta como el prólogo al régimen de Primo de Rivera. 

Años más tarde, en 1933, acogió la Asamblea Regional Andaluza, donde, con la presencia de Blas Infante, se abordó la redacción de un estatuto de autonomía al amparo de la Constitución de la Segunda República, que se recuerda en un azulejo en el jardín.

Alfonso XIII no ha sido el único personaje de la nobleza que ha visitado el Círculo de la Amistad, sino que también lo hizo su padre Alfonso XII en 1877. Juan Carlos y Sofía, siendo Príncipes de España y la condesa de Barcelona también ha estado en este edificio, así como la Reina Letizia. Además, en la nómina de ilustres visitantes de esta institución está el príncipe Humberto, futuro rey de Italia (1871), el Príncipe de Gales y futuro Eduardo VII (1876), el expresidente de los Estados Unidos de América, Ulysses Simpson Grant (1878) o destacadas personalidades de las ciencias y el arte, como Isaac Peral, Franz Liszt, Alexander Fleming o Isaac Albéniz, entre otros muchos.