Ambrosio reconoce que el caso de la Fundación Guadalquivir “ha desgastado” las siglas del PSOE


La portavoz socialista marca distancias y señala que "cuando uno la hace tiene que pagarla y en eso creo en la justicia"

Ángeles Muñoz y Cristian Menacho. fundación guadalquivir futuro ambrosio
Ángeles Muñoz y Cristian Menacho. /Foto: LVC

La portavoz socialista, Isabel Ambrosio, se ha desvinculado del caso de la Fundación Guadalquivir Futuro que se ha saldado con condenas de tres años para cada uno de los tres acusados. Dos de los condenados a tres años de prisión por las mordidas a los trabajadores de la Fundación Guadalquivir eran destacados militantes del PSOE en el distrito sur, donde controlaban prácticamente todos los movimientos de su formación. 

Ángeles Muñoz y Cristian Menacho. fundación guadalquivir futuro ambrosio
Ángeles Muñoz y Cristian Menacho. /Foto: LVC

El caso saltó hace cuatro años y ahora, al conocerse la condena, Ambrosio ha señalado que “ha sido un proceso largo, que ha desgastado las siglas del partido, cuando se ha demostrado que no había vinculación más allá de la militancia de estas dos personas”. Una de estas personas era Ángeles Muñoz, de quien dijo una testigo en el proceso que reconocía tener “agarrado de los cojones” al entonces secretario provincial del PSOE, Juan Pablo Durán.

Además, Muñoz tuvo un papel protagonista en la visita que realizó al barrio el ahora presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su hijo, Cristian Menacho, figuró en la candidatura de Isabel Ambrosio al Ayuntamiento en 2015. Ahora, ambos han sido condenados por cometer delitos contra el derecho de los trabajadores y fraude de subvenciones de las administraciones públicas.

Ambrosio destaca la actuación del PSOE

Cuando se descubrió el caso, Ambrosio reconoce que se actuó de inmediato, que se hicieron “cortafuegos” con los entonces imputados, y “tanto desde la candidatura como desde la organización se denunció que estos hechos no son la forma de actuar de los socialistas”. Por esto, y para marcar distancia con los ahora condenados, se les abrió expediente y se les suspendió de militancia a ambos.

Ahora que todo ha pasado, Ambrosio ha afirmado que “cuando uno la hace tiene que pagarla y en eso creo en la justicia” que ha saldado el caso con tres años de prisión para estos destacados militantes socialistas que brillaron en el firmamento de la política hasta que se supo que se quedaban con las subvenciones que debían repartir entre los trabajadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here