Juan Marín, vicepresidente de la Junta de Andalucía: “ La lealtad es fundamental”


Es viernes y el vicepresidente de la Junta, Juan Marín (Sanlúcar de Barrameda, 1962) ya ha visitado la Diputación cordobesa y el hospital Infanta Margarita de Cabra. Hace una parada para comer en la egabrense Venta Los Pelaos y para atender a la Voz de Córdoba. El séquito de este vicepresidente es notablemente más sencillo y breve que cualquier cargo similar en la era socialista, que fue toda la anterior desde que casi tenemos memoria. Marín no acusa el cansancio de una jornada larga, ni de la pandemia ni del resultado electoral de su partido en Cataluña. Contesta a las preguntas casi en modo automático pero reflexionando lo que dice, cómo lo expresa y sobre qué lo hace. Marín tiene tablas, claro. Y una cercanía que no es impostada. Será porque además sabe que le espera un excelente almuerzo. 

3b976b65 b68e 4577 87d7 dab592e00b61 1
Juan Marín / Foto: Jesús Caparrós

Responsable de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local. Tengo que llevarlo apuntado para no dejarme ninguna atrás.

Al final todo se resume en ‘vicepresidente’, porque además hay sumar la responsabilidad que significa coordinar las acciones de un Gobierno de coalición (PP y Ciudadanos). Es mucho trabajo pero creo que apasionante y, además en un momento como éste, muy necesario. Así que el nombre, en este caso, es lo de menos.

Comencemos por la ‘Regeneración’. Hasta el pasado 1 de enero se han eliminado 55 entidades instrumentales .

Sí. No son suficientes. Creo que todavía hay que hacer un trabajo más intenso y estamos en ello. Desde 2019 hasta aquí hemos tenido que llevar a cabo una labor que ha sido muy farragosa, porque estamos hablando que los entes instrumentales – las fundaciones, consorcios, agencias, empresas publicas en definitiva- están muy dispersos. En algunos hay sencillamente una participación de la Junta; otros son propios, creados por la propia administración y donde nos hemos encontrado una gran diversidad. Pusimos en marcha unas auditorías para 54 de ellos, e independientemente de los que ya no están estamos ahora en una labor de fusión, como puede estar pasando con la Fundación Tres Culturas. Andamos recopilando toda la información necesaria para tomar decisiones que nos permitan poner las cosas en su sitio. Hay mucha duplicidad. Todo eso nos ha llevado mucho trabajo, además de sacar adelante proyectos de ley como la de lucha contra el fraude y la corrupción política.

Desde el uno de enero cualquier alto cargo de la ‘administración paralela’ de todos estos entes debe someterse a un concurso público y que no sea una designación del Consejero o del gerente de la entidad. Y creo que son grandes novedades que apuestan por la igualdad y unificar criterios. Por darte un dato concreto: nos hemos encontrado 38 convenios colectivos diferentes. Ordenar todo esto forma parte del compromiso de reordenación del sector público que estamos llevando a cabo, buscando la eficacia en la gestión y la optimización de los recursos públicos. Es muy complejo, está siendo un trabajo muy intenso y que nos va a llevar más tiempo del que pensábamos.

Dígame que esto no es desvestir un santo para vestir otro.

No, evidentemente no. Si la Fundación Mediara ha desparecido y ahora la mediación se lleva a cabo por los funcionarios de la administración de Justicia lo que hemos hecho es, como digo, eliminar de ahí unos puestos de trabajo para llevar ahora una función mucho más eficaz que se hace en todas las provincias andaluzas cuanto antes había solamente una fundación en Sevilla. Creo que puede resumir, aunque no sea uno de los entes más grandes, qué es lo que estamos haciendo. Para el ciudadano es más fácil, para nosotros mucho más eficaz pero sobre todo para el profesional es  mucho más reconfortante que su puesto de trabajo, su labor, se vea reconocida y no esté siempre en tela de juicio.

Para eso hace falta además financiación. ¿Es usted optimista de cara al reparto de los fondos europeos?

No. Así de sencillo. No lo soy porque los fondos europeos no los distribuye Europa. Si fuera Europa sí estaría tranquilo, pero lo hace el Gobierno de Sánchez e Iglesias y sabemos que tienen que pagar deudas. Pero deudas políticas. Y eso está provocando que durante mucho tiempo en nuestra comunidad autónoma estemos siendo maltratados. Lo hemos visto con los ‘fondos COVID’ o cada vez que encima de la mesa se pone cualquier distribución de recursos. Si a eso le añadimos que ni el PP cuando ha gobernado España ni el PSOE han tratado justamente a esta tierra con un sistema de financiación que ha propiciado más la desigualdad que la convergencia, como usted comprenderá, yo no puedo estar tranquilo. La propia Cámara de Cuentas la pasada semana emitía un informe en el que señalaba que desde hace dos décadas Andalucía es la comunidad autónoma más maltratada por los gobiernos de España a la hora de la distribución de recursos para garantizar el estado del bienestar. Sanidad, Educación y Políticas Sociales, además de otras inversones. Si lo está diciendo la Cámara de cuentas y además es una evidencia que estamos perdiendo recursos todos los años ¿por qué no se reforma la LOFCA? Si encima quien puede reformar la LOFCA es la señora Montero, que cuando estaba aquí en Andalucía solicitaba esa reforma y ahora en Madrid no quiere ni convocar la conferencia interterritorial para hablar de este tema, como usted comprenderá mi desconfianza es absoluta.

a973ccd8 fd02 40db 83ee de3bfa6fdb07
Juan Marín y Rafael González / Foto: Jesús Caparrós

Hablando de confianza, ustedes manejan encuestas por las que saben que las consejerías que están en manos de Ciudadanos son las que gozan de mayor aceptación y conocimiento.

Bueno, yo creo que es el Gobierno. Permítame que lo diga así: esto es un trabajo de equipo. El Gobierno andaluz es un solo gobierno. Lo he dicho muchas veces. La lealtad es fundamental y esto es un gobierno al 50%. Ningún logro  del gobierno andaluz es o de Ciudadanos o del Partido Popular.

Permítame que lo diga así: esto es un trabajo de equipo. El Gobierno andaluz es un solo gobierno. Lo he dicho muchas veces.

En este sentido, cito a su responsable provincial en Córdoba.

Y yo se lo agradezco, y evidentemente conozco esa información. Pero no podemos confrontar dentro de un Gobierno si una decisión te beneficia a ti como partido o a mí. Lo que tenemos que tener claro es que cualquier decisión que tú y yo tomemos debe beneficiar a los andaluces. Y esto no es hacer un discurso bonito, sino una realidad. En ese compromiso estamos tanto Juanma Moreno como yo. Y eso es lo que está llevando a que los andaluces vean que este Gobierno está afrontando de una manera una crisis sanitaria, social y económica que tiene el respaldo de la mayoría de los andaluces, y si además de eso mis compañeros de grupo tenemos esa valoración, pues lo agradecemos con sinceridad. Pero, insisto, si el Gobierno de coalición no funciona, no funciona Andalucía. Y en este momento tenemos un Gobierno que funciona y que además está reconocido por los andaluces. Me quedo con eso.

Prueba de que funciona es que está usted comiendo hoy en Los Pelaos de Cabra porque se lo ha recomendado el consejero de Salud, Jesús Aguirre…

(Ríe) Estoy aquí porque Jesús es un gran amigo y es verdad que nos lo ha recomendado. Jesús, debo reconocerlo, es uno de los grandes descubrimientos de este Gobierno. Es un hombre con el que afronté la crisis de la listeriosis – los dos solitos, porque estábamos de guardia el 16 de agosto de 2019- , nos tocó toda esa etapa juntos, y después también en febrero de 2020, cuando saltó todo este asunto de la pandemia, también me tocó junto con él dar esas primeras ruedas de prensa en las que informábamos desgraciadamente del primer fallecimiento y de cómo la COVID entraba en nuestras vidas. Eso une mucho además de que es un hombre muy cercano, entrañable, y un magnífico profesional. Nos ha enseñado a respetar la sanidad pública y a invertir en ella y valorarla.

Usted da mucha importancia al municipalismo. Ahora mismo no es el mejor momento para Ciudadanos en el Ayuntamiento de Córdoba.

Ahí tenemos unas circunstancias que están muy claras, al menos desde mi punto de vista. Yo entiendo toda la polémica y el debate que se pueda abrir pero, insisto, desde mi punto de vista, la cosa está muy tranquila. Porque a nivel interno Eva (Timoteo), cuando llega al Ayuntamiento rellena una documentación informando al secretario general que ella es procuradora en activo. Y el secretario comunica a los concejales que han accedido a su acta de si tienen o no que solicitar la incompatibilidad en función del empleo que tengan, el cargo que ostenten o la empresa que representen, o no. Y eso Eva lo hizo. Ahora cuando le han informado de nuevo, pues no pasa nada: da marcha atrás, regulariza la situación, la normaliza y se acabó. Para mí eso es más que suficiente. Otra cuestión es que hubiera cometido algún tipo de irregularidad, porque entonces- por supuesto- le pediría a ella o a cualquiera que se marchara. Pero eso no ha sido así. Porque ha habido otros cuatro concejales del Ayuntamiento a los que en el primer Pleno el secretario les pidió que solicitaran la compatibilidad, y Eva lo podía haber hecho sin ningún problema. No estaba cometiendo ningún tipo de delito. Independientemente de eso, la situación de Manolo (Torrejimeno) se ha sometido a una comisión de investigación en el Pleno, que Ciudadanos ha apoyado. Pero es que además él va a comparecer y dar las explicaciones. Y si después de todo eso se deriva alguna responsabilidad, él la va a asumir como no puede ser de otra forma.

Pero es que yo veo a los mismos que están criticando y denunciando esta situación en el Parlamento de Andalucía, donde se pone en marcha una comisión de investigación para los fondos de formación de la FAFFE… ¡y no van! Y no la aprueban. Pues no señores, se tienen ustedes que sentar ahí y no llegar y decir “No declaro” o sencillamente no acudir. Y si me citan a mí o a quien sea y tengo algún tipo de responsabilidad, me tengo que ir a mi casa. Así de sencillo. Nosotros lo hacemos en el Ayuntamiento de Córdoba, pero los que están poniendo en tela de juicio nuestra ética y moralidad no lo hacen en el Parlamento de Andalucía, que es donde tienen que dar explicaciones de cómo y por qué a los andaluces se les robó más de 6.000 millones de euros que hoy nos hubieran venido muy bien. Especialmente para los parados. Todavía tiene más delito eso.

¿Se arrepienten de la flexibilidad de medidas para la pandemia que se tomaron durante la Navidad?

No, porque evidentemente nosotros adoptamos las medidas que el comité de expertos nos están indicando. Y creo que hasta ahora están acertando. Somos conscientes de que ahora estamos en un momento de bajada muy significativa respecto a hospitalizaciones y personas que necesitan UCI, pero también – porque así nos lo indican los expertos- que durante el mes de marzo podemos tener picos de sierra porque la cepa británica está entrando, y el 30 o 40% de los contagios ahora mismo proceden de esa cepa. Es decir, estamos trabajando con 14 o 15 días de anticipación gracias a ese comité de expertos. Y ya nos alertaban de que con la entrada de año, en enero, la ola pudiera aparecer. Lo que sí hemos hecho ha sido tratar de hacer compatible el salvar vidas con la actividad económica. Y eso creo que también lo valora positivamente mucha gente. Desgraciadamente vamos a seguir teniendo muchos fallecimientos aunque estemos todos en casa sin movernos. Lo estamos viendo. Porque al final tenemos que movernos para trabajar o para lo que sea. Lo que sí debemos es tener todos los medios suficientes para atender a las personas que lo necesiten. Y ahí creo que, si hay un ejemplo en España, es el de la Junta de Andalucía y precisamente el trabajo que se está haciendo por parte de la Consejería de Salud. Nunca ha habido tanta inversión en medios materiales y humanos; nunca ha habido tanta información y transparencia. Recuerdo cuando el señor Simón anunciaba el número de fallecimientos y desde Andalucía le decíamos que no, que se equivocaba, que había más muertos por COVID de los que estaba diciendo. Podíamos habernos callado la boca porque nos iban bien los datos, pero había que decir la verdad. Siempre hemos dicho la verdad y sabíamos lo que iba a pasar. Y sabemos que ahora ya se están relajando las medidas en muchas comunidades y que a lo mejor, a final de este mes, podemos rebajar alguna de esta restricciones porque estamos preparados para afrontar cualquier eventualidad que nos venga. Si hay más vacunas acabaremos antes con esta pandemia; si hay menos vacunas pues tendremos, sencillamente, que estar alerta. En cuanto se nos indique por parte de los expertos que la curva comienza a subir, habrá que tomar nuevamente decisiones.

Desgraciadamente vamos a seguir teniendo muchos fallecimientos aunque estemos todos en casa sin movernos. Lo estamos viendo.

Pero es que hay que fiarse de los expertos. Y hay que tener expertos (sonríe), que esa es una cuestión importante. Nosotros, el 25 de enero de 2020 – ojo con la fecha- ya constituimos el comité de alerta en Andalucía. Tengo que recordar que hasta el 14 de marzo, un mes y medio después, no se decretó el estado de alarma. Pero ya teníamos ese comité de expertos. Y ahí hay epidemiólogos, enfermeros, médicos, empresarios… porque las medidas afectan al conjunto de la sociedad, no solo a las cuestiones sanitarias. Y si nos dijeron en diciembre que podíamos hacer determinadas aperturas, lo hicimos. Y cuando nos dijeron en enero que había que cerrar, cerramos.

Con esta pandemia debemos ir aprendiendo que es un enemigo invisible, imprevisible, irracional y que la única fórmula que hay de luchar contra ella es apoyándonos en evidencias científicas y no en lo que crea yo como vicepresidente de la Junta o en lo que cree el consejero de Salud como responsable de la salud pública en Andalucía.

249855eb c3a1 48f5 babc 4e871e4273f5
Juan Marín y Rafael González / Foto: Jesús Caparrós

Como responsable de Turismo le quiero preguntar por el Plan 2021, en el que se contempla la reactivación turística ¿Cómo puede ser esa reactivación con este escenario?

Esta semana mismo ha anunciado la ministra Reyes Maroto que FITUR se llevará de forma presencial, una noticia que estábamos esperando. FITUR se tenía que haber celebrado en enero, se aplazó y se nos dijo que a mitad de febrero aproximadamente se iba a tomar una decisión. El hecho de que FITUR abra, de que las reservas se estén activando ya en la agencias, en los tour operadores; el hecho de que vayamos a una vacunación más masiva – esperemos que pronto en Andalucía podamos tener 500.000 dosis semanales- , todo esto indica, junto con el Observatorio Económico y las entidades finacieras, que Andalucía va a tener una recuperación de entre un 6 y un 7 % de su PIB perdido en el año 2020, y que todo eso va a ocurrir a partir del segundo semestre del año. Y que previamente, como ya vemos, a partir de finales de abril o primeros de mayo estaremos con una incidencia muy por debajo de los 100 casos por cada 100.000 habitantes y con menos presión. Con todo eso preparado, coincidiendo todos los informes y viéndose la evolución lo que no podemos es no tener un plan de acción que nos lleve a movilizar el sector turístico y a reposicionar la marca ‘Andalucía’ a nivel nacional e internacional.

Un plan de acción turística que está dirigido a tres clientes fundamentales: turismo de proximidad (por eso tenemos e bono turístico para todos los andaluces); el turismo de carácter internacional, por eso tenemos el seguro y la licitación con la aerolíneas para mejorar la conectividad aérea con nuestro país; y también todas las campañas y los grandes eventos a nivel nacional para poder atraer al turismo nacional que junto con el de interior suponen más del 70% de nuestra facturación.

 

Lo que no podemos es no tener un plan de acción que nos lleve a movilizar el sector turístico y a reposicionar la marca ‘Andalucía’ a nivel nacional e internacional.

Todo es plan de acción está diseñado con más de 21 segmentos diferentes, con cientos de acciones en todos los ámbitos, un presupuesto de más de 24 millones de euros y lo que hemos hecho ha sido ponerlo en marcha antes de que llegue ese momento. No vamos a reaccionar en el mes de mayo o junio. Lo presentamos y aprobamos en la Mesa del Turismo el 13 de enero y en el Parlamento la pasada semana.

Estaremos preparados en mayo y junio para que Andalucía siga siendo el principal destino turístico que cualquier viajero a nivel mundial desea cuando quiere pasar sus vacaciones, cuando una empresa quiere hacer un congreso o sencillamente visitar nuestra tierra. Es lo que hemos hecho siempre, anticiparnos, prepararnos e intentar salir en la pole para que nuestros competidores no nos ganen mucho espacio. Eso sumado -y tengo que agradecerlo- a la confianza de los inversores en Andalucía, con una movilización en estos momentos de casi 2.500 millones de euros de inversiones en nuevos hoteles, alojamientos e infraestructuras sin lugar a dudas nos hacen ser optimistas, y entre final de 2021 y todo el 2022, recuperar los datos de 2019, que fuero datos de récord, pero también redireccionado a otro segmento que va en la línea de la sostenibilidad de los territorios y de los recursos, en la promoción del turismo cultural, social, patrimonial, medioambiental… En definitiva, una nueva dirección que tiene que tomar el turismo a nivel mundial y que en Andalucía ya tenemos preparada.