PODCAST | La censura en las redes sociales ¿Qué está pasando?


El Coro semanal reflexiona sobre la censura en las redes sociales como Twitter, Facebook o plataformas como Youtube ante opiniones que no comparten postulados con el 'pensamiento ambiente'

Cuentas suspendidas, perfiles desaparecidos, vídeos considerados “no adecuados con la normativa” de la plataforma. Supuestos delitos de odio, opiniones que chocan frontalmente con  el ‘pensamiento dominante’. En Internet se está librando una batalla que es la misma de siempre: la libertad. Las redes sociales, las mismas que permitían el celebrado hasta hace poco ‘periodismo ciudadano’, la riqueza de datos e información, la circulación de distintas ideas, el contacto global entre personas de distintas latitudes, esas mismas redes ahora nos vigilan más allá de lo que los algoritmos otorguen en cuanto a nuestros gustos para ser segmentados publicitariamente. 

“Sorprendentemente, cada vez se acepta menos la diferencia de opinión. Estamos llegando a un punto en que la emocionalidad que se está elevando casi a hecho comprobable – sin necesidad de comprobar, obviamente- hace que cualquiera que pretenda abrir un debate o poner sobre la mesa una mínima discrepancia, sea tachado de insensible o de ir contra causas justas. Cada vez más difícil es poder plantear una idea discrepante”. Quien afirma esto es la periodista Rebeca Argudo, columnista de La Razón y El Español y que se ha visto en la obligación de abrir varias cuentas en Facebook porque suele ser ‘suspendida’ sobre todo cuando sus artículos critican el feminismo ‘oficial’. Es entonces cuando el ejército de los denominados ‘trolls’ la denuncian y Facebook actúa con el lápiz rojo de la suspensión. Argudo no es cómoda para el pensamiento dominante ni el feminismo subvencionado, pecado mayor cuando esa actitud la ejerce una mujer joven, culta y con sentido del humor. 

Con datos contrastados se comprueba que la ideología imperante en las redes sociales es  de izquierdas. O ‘progresista’. Eso nos dice Daniel Rodríguez Herrera, licenciado en informática y periodista, subdirector de Libertad Digital y que también nos ha acompañado esta semana. “Youtube tiene también la ‘desmonitización’, que emplean muy arteramente, de modo que si tú eres un youtuber que tiende a la derecha, no vas a poder prácticamente monetizar tus vídeos. Con lo cual no vas a poder ganarte la vida en Youtube, mientras que el que tiende a la izquierda no tiene ningún problema en ese sentido. Ya no hace falta ni censurar directamente sino poner en una cuesta arriba a unos y a otros en una cuesta abajo, que es en lo que consiste todo” añade Rodríguez.

“El Gobierno español ya legisló contra la desinformación en 2020, sin por supuesto definir qué es la desinformación. No tienen ninguna concreción los supuestos que examina la ley, porque habla de cosas muy ambiguas. Es un modelo legal donde se habla mucho con una serie de palabras técnicas que son más bien de tipo ideológico y político que no jurídico”, explica José María Caballero, que ha ejercido como fiscal entre 1982 a 2018 y ahora, jubilado, es un miembro activo del Círculo Liberal de Andalucía. Caballero aporta el aspecto jurídico en el podcast de hoy.

Alfredo Romeo, empresario y colaborador habitual de El Coro nos advierte que “es tan rápido todo lo que está pasando que no nos da tiempo a asimilar nada”. Se refiere Romeo a las medidas legales y administrativas que sobre todo en tiempo de pandemia se han elaborado y que son clave para entender el control de la información desde el poder. “Cuando pase la pandemia nos daremos cuenta que tenemos un mundo como el que dibuja perfectamente Orwell en ‘1984’. Y hoy en día es fundamental contribuir con los medios de comunicación para defender nuestra posición” añade Alfredo. 

7baa7120 0ae5 491f 8c74 c87ef550a569

De la responsabilidad ciudadana, del miedo común a la disidencia y del poder como ejercicio de control de las masas se habla a lo largo de un podcast que pueden escuchar en su integridad en las plataformas habituales y en nuestro canal de Youtube.

puerta de sevilla