Recta final de las obras de los aparcamientos de la Avenida Libia


David Dorado afirma que la actuación, que ha tenido un
presupuesto de 191.180 euros, responde a una demanda vecinal

Libia
David Dorado visita las obras de la Avenida de Libia./Foto: LVC
Libia
David Dorado visita las obras de la Avenida de Libia./Foto: LVC

El teniente de alcalde de Infraestructuras, David Dorado, ha visitado las obras de remodelación de la vía de servicio y de los aparcamientos de la avenida de Libia, en el tramo que discurre entre la calle Conquistador Benito de Baños y la calle Cerámica, una actuación “muy demandada por los vecinos que viene a solucionar el problema de accesibilidad de los peatones y eliminar las actuales barreras arquitectónicas”, ha indicado el delegado. La obra, que arrancó a finales de octubre, está próxima a concluir y ya se ha procedido al asfaltado final.

La empresa Sepisur XXI S.L. ha sido la encargada de ejecutar la actuación, por un importe de adjudicación de 191.180 euros. Se ha procedido a proyectar una nueva sección de la vía formada por un acerado de ancho variable de entre 2,00 y 2,50 metros junto a la fachada; a continuación, la calzada con 3,25 metros y una línea de aparcamientos en cordón con 2,05 metros de ancho, con lo que se pone fin “al desorden existente en los aparcamientos, con el consiguiente riesgo que suponía para los vecinos”.

La remodelación de la zona también ha permitido dotar a este espacio de un carril bici con un ancho de 2,50 metros y se han sustituido las luminarias, tanto de la avenida principal como de la vía de servicio, por otras tipo LED de alta eficiencia energética que, al aumentar la visibilidad, permiten ganar en seguridad de los viandantes y de los coches que circulan por el lugar.

El teniente de alcalde ha indicado que se ha provisto este espacio de acerados nuevos y se han eliminado las barreras arquitectónicas existentes, haciendo la zona accesible. La obra ha posibilitado que se acabe con los desniveles que existían en la vía de servicio y que se mejore el estado del pavimento, cuyas baldosas estaban en mal estado por la invasión de los coches en las aceras. También se han eliminado los bordillos que de limitaban las aceras, que estaban bastantes deteriorados.