“Nos van a volver locos”


Los continuos cambios en las restricciones han sumido en una sensación de confusión a la población

locos
Listado de municipios con tasa de incidencia de más de 500 y 1.000 casos a los que se aplican las medidas más duras.
locos
Listado de municipios con tasa de incidencia de más de 500 y 1.000 casos a los que se aplican las medidas más duras.

Domingo 17 de enero de 2021. En una plaza soleada de la capital cordobesa, varios bares han dispuesto sus terrazas. Mesas separadas y con cuatro sillas cada una. Un grupo de personas hace ademán de sentarse, pero el camarero les recuerda que el máximo ahora son 4 ¿No eran 6 hasta mañana? La respuesta es negativa, las nuevas medidas han entrado en vigor esta medianoche.

La escena la observo en primera persona, con la distancia de seguridad pertinente, eso sí. Poco después, en mi mesa de 4, una amiga me confiesa que, “con tanto cambio, nos van a volver locos”. Y recuerdo como otra, que tiene un pequeño comercio, este lunes abrirá solo hasta las 14:30, porque ya no le renta quedarse a comer en la tienda.

Hay resignación y tristeza en el relato. Pero casi todos se quedan impávidos viendo como cambian las medidas, mientras preguntan por número de contagios, tasas, ‘toques de queda’, cierres perimetrales y posibles confinamientos. Y no es para menos a tenor de los acontecimientos de estos 10 meses, que se resumen a la perfección en esta última semana.

El 8 de enero el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, anunciaba un endurecimiento de las medidas que comenzaría el 11. El 9 de enero (sin haber entrado aun en vigor), el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, pronosticaba un posible endurecimiento a las nuevas restricciones. Y el 11 de enero, el vicepresidente, Juan Marín, ya hablaba de cierre perimetral para el fin de semana. Después vino la petición de adelantar el ‘toque de queda’ y en menos de 24 horas se pasó de recomendar al presidente del país un confinamiento nacional a otro de los municipios en nivel 4 grado 2. Es para volverse loco o, al menos, no saber a qué atenerse.