La defensa de la integridad de las Caballerizas Reales para el caballo


El primer presidente de Córdoba Ecuestre expone las razones por las que ha firmado el manifiesto contra la ubicación de una sala museística en el edificio

Caballerizas Córdoba Ecuestre caballos jinetes
Jinetes ensayando para el espectáculo en la pista de Caballerizas Reales. / Foto: JPS

La publicación el pasado lunes por La Voz de Córdoba del manifiesto que pide que el edificio de las Caballerizas Reales se dedique en su integridad al mundo del caballo y que no se segregue una parte para exponer arte contemporáneo ha convulsionado la vida política de la ciudad a lo largo de la semana. Desde el gobierno municipal se ha defendido la necesidad de contar con un espacio museísticos, que sólo afectaría al 6,5 por ciento del inmueble y que el resto estaría dedicado al Centro Internacional del Caballo.

Caballerizas Córdoba Ecuestre caballos jinetes
Jinetes ensayando para el espectáculo en la pista de Caballerizas Reales. / Foto: JPS

Como consecuencia de esta reacción, el gobierno municipal ha mantenido un encuentro para respaldar su propuesta, que se ha manifestado inamovible por parte del alcalde, José María Bellido, y del concejal de Urbanismo, Salvador Fuentes. En esta reunión, han apoyado la propuesta del PP la Universidad de Córdoba, la patronal CECO, agentes del mundo de la cultura, y Córdoba Ecuestre, la entidad que desde 20 año promociona el pura raza español desde las Caballerizas Reales.

El primer presidente de Córdoba Ecuestre fue José Luis Vilches, a la sazón presidente también de CECO en 1996 y ahora es uno de los firmantes en contra de la sala museística. A la pregunta de por qué rechaza esta propuesta responde con otra pregunta: “¿Es que Córdoba no tiene más sitios?”

Por este motivo, Vilches defiende que la totalidad de las Caballerizas Reales estén dedicadas al caballo. Propone como primer paso que los caballos vuelvan a la cuadra principal y que se inicien las obras del museo de carruajes. Después, señala que en la planta superior, que es el espacio en disputa, se instale el museo de uniformes, trajes y sombreros, un espacio especial para monturas del mundo, así como una biblioteca digitalizada “que recopile todo lo que hay escrito y lo que se escribirá sobre el caballo”, como crianza, historia, deporte, usos o aportación al desarrollo económico social, entre otras cuestiones.

Estos nuevos espacios se complementarían con una sala de promociones y conferencias vinculado al archivo, que serviría para el desarrollo de las actividades propias y la divulgación de la actividad que se desarrolle en el centro.

El “potencial tremendo” de las Caballerizas

Vilches señala que conoce “en profundidad” todo lo relacionado con las Caballerizas Reales”, un espacio con “un potencial tremendo de posibilidades”, para las que reclama gestión para llevarlas a buen puerto, porque “en Córdoba se dice, se comenta, pero no se hace nada porque faltan gestores”.

Córdoba Ecuestre nace en 1996 y echa a andar en 1997 como una herramienta que aglutinase a todas las entidades cordobesas relacionadas con el mundo del caballo, ya que hasta el momento cada una iba por su lado y se comprobó que la unión hace la fuerza. Además, este hecho coincide en el tiempo con la retirada de los caballos del Ejército de las Caballerizas, por lo que el edificio quedó “como un museo sin cuadros”, en explicación gráfica de Vilches.

Ahora, con el paso del tiempo, su primer presidente considera que “Córdoba Ecuestre es algo consolidado”, además de que es el que “hace más promoción de la ciudad con todo lo que está haciendo estos años”, con actuaciones que van de Roma a Moscú pasando por otros muchos puntos como Lisboa o Roma.

Pero, en su opinión, lo primero que hay que hacer es resolver la titularidad del inmueble, que desde hace dos décadas se viene discutiendo con el Ministerio de Defensa y que, en palabras del alcalde, está a punto de cerrarse. “Cuando se quiere, se puede”, señala Vilches, quien es partidario de mantener la fórmula mantenida hasta ahora por Córdoba Ecuestre a la vista de los resultados obtenidos, por lo que “no es necesario inventar más cosas”. 

Cuando Vilches sale de CECO ésta designa en 1997 a Rafael Blanco como nuevo presidente de Córdoba Ecuestre, una entidad que aglutina a instituciones como el Ayuntamiento, la Diputación Provincial o la Universidad de Córdoba, junto a colectivos como CECO, Asaja, el Club Hípico, los criadores de Pura Raza Española, Hostecor, el Club de Enganches, el de Carruajes de Tradición, o el Pony Club La Loma, entre otros.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here