FSIE denuncia la situación en las aulas por la ola de frío


FSIE solicitó en otoño al consejero de Educación y a las corporaciones municipales, "que se dotara a todos los centros educativos andaluces de los sistemas de filtración y purificación"

FSIE./Foto: BJ
FSIE./Foto: BJ
FSIE./Foto: BJ
FSIE./Foto: BJ

FSIE Andalucía, sindicato que representa a más del 45% de los trabajadores de los centros concertados y privados andaluces, denuncia “la situación que están sufriendo todos los miembros de la comunidad educativa desde que se incorporaron a las aulas el pasado viernes, 8 de enero de 2021, debido a las bajas temperaturas y al hecho de que deben mantener las ventanas abiertas en cumplimiento de los protocolos ‘anticovid‘ establecidos por las administraciones”.

FSIE solicitó en otoño al consejero de Educación y a las corporaciones municipales, “que se dotara a todos los centros educativos andaluces de los sistemas de filtración y purificación adecuados para prevenir el contagio por Covid-19 de los miembros de la comunidad educativa, con el fin de que estuvieran en funcionamiento cuando llegara el frío de los meses de invierno, pero esta petición fue desatendida y ahora nos encontramos a los profesionales y a los alumnos de los centros educativos desarrollando la labor educativa en unas condiciones extremas, que atentan claramente contra su salud y seguridad. Una vez más, la imprevisión de las administraciones y la incapacidad de reaccionar con diligencia a las situaciones de riesgo, hacen que los profesionales del sector, docentes y no docentes (algunos de ellos en especial situación de vulnerabilidad) tengan que afrontar un peligro y llevar a cabo su imprescindible labor educativa en condiciones que suponen un grave riesgo laboral”.

Por todo ello “y con el objeto de favorecer unas mínimas e imprescindibles condiciones de seguridad en los centros educativos andaluces, FSIE Andalucía solicita con urgencia, que se articule la dotación de sistemas de filtración y purificación del aire mediante filtros HEPA a todos los centros educativos andaluces, independientemente de su titularidad, que eviten someter a los alumnos y personal docente y no docente a las condiciones térmicas extremas que están provocando la constante ventilación de las aulas y espacios comunes de los centros”.