De antagonistas a socios inesperados


Los partidos de la oposición se han aliado en diversas ocasiones durante los últimos meses

Paula Badanelli, Isabel Albás, José María Bellido y Salvador Fuentes. socios
Paula Badanelli, Isabel Albás, José María Bellido y Salvador Fuentes. /Foto: JC
mascarillas podemos alcántara pedrajas
Juan Alcántara y Cristina Pedrajas. /Foto: LVC

2020 no fue un año sencillo para el Gobierno municipal cordobés y 2021 no ha comenzado mejor. La coalición que conforman PP y Cs debía tener su aliado natural en Vox, pero la formación verde ha ejercido de oposición en numerosas ocasiones y se ha convertido en un socio incómodo.

Este sábado se escenificaba con motivo de la concentración de los vecinos del casco Cshistórico, donde el viceportavoz municipal de Vox, Rafael Saco, se lamentaba “por el estado de abandono que sufre la Judería, sin que este gobierno municipal haga nada para evitar una muerte anunciada”. Saco pedía un barrio “vivo y habitable”, mientras afeaba la “ineficiencia y el abandono” del ejecutivo de capitulares. 

No se puede vivir solo del turismo en la Judería, aseguraba Saco, con un argumentario similar al de Juan Alcántara (Podemos). Si bien, el concejal de la formación morada arremetía contra ese motor económico. 

Coincidencias desde la divergencia que, durante el año pasado, no fueron pocas. De hecho, Vox sacó adelante, en el Pleno del pasado mes de octubre, su moción sobre el abono de los atrasos a policías y bomberos con el resto de la oposición: PSOE, IU y Podemos. Mientras que los socialistas y los de Abascal coincidían, pocas semanas después, en urgir al ejecutivo a presentar los presupuestos.

Pero las diferencias entre populares y verdes también se escenificaron en el acuerdo sobre el uso de los remanentes. El ejecutivo de PP y Cs consiguió el apoyo de de PSOE, IU y Podemos. Vox no lo apoyó, pero tampoco lo obstaculizó con su abstención. Si bien, la portavoz de Voz, Paula Badanelli criticaba duramente el proceso que se siguió para la consecución de este acuerdo, y lo calificaba de “pantomima”, porque “desde el principio ellos han mirado al PSOE, han llegado a un acuerdo prontísimo con el Partido Socialista, Ciudadanos se ha sumado y ya tienen una amplísima mayoría y con dos concejales de 29 no podemos aspirar a imponer nuestro criterio”.

Pero, sin duda, el primer gran cisma con el socio “incómodo” llegó con la externalización del Festival de la Guitarra. Fue en el Pleno en que Vox consiguió el apoyo de IU, PSOE y Podemos sobre los atrasos de policías y bomberos. Sus dos ediles se alinearon con los partidos de izquierda para rechazar el nuevo modelo de Festival propuesto por el Gobierno municipal, demostrando que ser socios no es una cuestión de seguidismo incondicional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here