Cacerolada de la hostelería contra las medidas de la Junta


Varios establecimientos de la capital se han manifestado de esta manera por lo que consideran un nuevo agravio con las medidas de la Junta

Periko Ortega./Foto: Irene Lucena

Las cacerolas, al mediodía, han estado en la calle y no sobre los fogones. Cerca de una treintena de restaurantes y bares de la capital han salido a protestar por lo que consideran es un nuevo agravio de la Junta de Andalucía en cuanto a las medidas para evitar la propagación del coronavirus. “Nosotros no somos los cupables” es una de las frases más repetidas en esta cacerolada, en la que han participado establecimientos como Casa Manolín, Garum, Chico Medina, Noor, La Cuchara, Tellus, Choco, ReComiendo, o La Regadera, firmas que además suponen lo más granado de la restauración cordobesa. 

“Estamos hartos ya” dice Periko Ortega, de ReComiendo, que reconoce unas pérdidas, respecto a 2019, de 260.000 euros. 

Hay que destacar que esta acción ha sido promovida por los mismos restauradores, chefs y hosteleros, que han querido así hacer visible su situación,  y no por la patronal Hostecor, que en palabras de algunos manifestantes “no les representa. Solo se representan a ellos mismos”. 

En esta primera fase de la ‘desescalada’ en Andalucía, desde hoy y hasta el día 17 los bares y restaurantes deben seguir cerrando a las 18:00 h, y será en la segunda fase, del 18 de diciembre al 10 de enero cuando se les permita, tras el cierre de las 18 h. abrir de nuevo entre 20 y 22:30h, medidas que como advirtió el presidente Juanma Moreno “está sujetas a la propia evolución de los contagios”, con lo que pueden cambiar de aquí al día 10 de enero.