Juanma abre el grifo


El presidente de la Junta de Andalucía anuncia una 'desescalada progresiva' gracias a los buenos datos de las últimas medidas

Juanma Moreno es expeditivo explicando el asunto: cortita y al pie. Básicamente, el presidente, en una breve comparecencia, da cifras, eleva agradecimientos, un pésame a las familias, disecciona una desescalada en dos fases y pide responsabilidad. Aprovecha para darle un repasito al Gobierno central explicando que en Andalucía no existen los ‘allegados’ sino la ‘agrupación familiar’ (eso supone un cuñado en Nochebuena, por ejemplo) y que aquí estamos esperando las vacunas, que todo está preparado ya. En medio, nos abre Sierra Nevada de propina. 

Juanma Moreno ha empleado la metáfora del grifo  abierto o  cerrado para explicarnos lo difícil que es eso que se entiende como término medio o “fino equilibrio”, como lo ha definido. El grifo ha habido quienes lo han abierto mucho, según Moreno, y todo se ha inundado. Otros los han cerrado demasiado, y ha llegado la sequía. Aquí andamos como con los antiguos filtros Fontanilla de carbón activado, que depuraban el agua y controlaban el consumo. El grifo sobre el grifo. Y no los de cerveza: si algo parece claro o quizá haya que leerlo entre líneas es que los bares son lugares de riesgo, dado que siguen con horarios restringidos o con un pase pernocta de 8 de la tarde a 10 y media de la noche en el segundo tramo de la desescalada (del 18 de diciembre al 10 de enero) mientras que en esos días desescalados el comercio recupera su horario habitual. O sea.

Las cifras son buenas porque son oficiales, además. Pero sí, parece que lo estamos haciendo bien y Juanma nos lo ha agradecido, advirtiéndonos, no obstante,  de que no podemos relajarnos y que en cualquier caso, el toque de queda, con sus variables de fase A y B de desescalada o Nochebuena, sigue activo. Soltar y tirar. Abrir el grifo un poco y cerrarlo después. Esa es la vida ahora explicada con esa sonrisa seria de Juanma Moreno.

sin título 3
Juanma Moreno y el comité de expertos / Foto: LVC

No estaban todos los expertos de acuerdo, según se desprende de lo apuntado por el presidente. Parece que en esas reuniones hay disparidad de criterios y egos y son entretenidas. Imagino a Moreno de árbitro, poniendo orden, suponiendo que uno sea experto en ordenar expertos para posteriormente ordenar el virus y a la población. 

Es cuestión de abrir o cerrar el grifo, ya lo ha dicho Juanma Moreno. Como hace el gobierno central cuando le abre la manguera a los inmigrantes para fastidiar la fontanería de Moreno. Y de Andalucía, que ha encontrado un leve respiro para Navidad gracias a que además del grifo, sigue siendo una tierra de gente responsable, sacrificada y siempre optimista a pesar de todo. Esa en realidad es la suerte de Juanma: los andaluces.