Los hosteleros denuncias “fiestas ilegales” durante el Puente


La Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía pide la ampliación de horarios hasta las 23:30

fiestas
Fiesta./Fto: LVC
chicos bar
Bar. /Foto: LVC

La Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía ha hecho balance del Puente de la Contitución y no ha sido precisamente positivo. Las limitaciones (el cierre adelantado a las 18:00 horas de bares y restaurantes) han propiciado que, “de manera general, la hostelería andaluza ha sufrido un descenso del 70% en la facturación con respecto al puente del año anterior”.

Asimismo, la Federación ha subrayado la necesidad de que para “la supervivencia de decenas de miles de empresas y el mantenimiento del empleo en la hostelería a corto y medio plazo” resulta imprescindible “la ampliación del horario de apertura hasta las 23:30 horas, es decir, para poder dar las cenas”.

Y lo ha justificado en base a una especie de regla de tres en la que “los establecimientos podrán aprovechar las fiestas de la Navidad y también asegurarán medidas sanitarias e higiénicas que incidirán en el descenso actual de contagios”. No obstante, cabe recordar en este sentido que la bajada de contagios ha coincidido con el decreto del cierre adelantado y no antes.

Fiestas “ilegales”

Otro aspecto que ha puesto de relieve la Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía ha radicado en que, según la entidad, durante el puente “han proliferado en toda la comunidad las reuniones privadas, sin control ni medidas sanitarias”.

En ese sentido, lo ha argumentado en que, “al cierre obligado de bares y restaurantes a las 18:00 horas le han seguido numerosas quedadas acordadas en los mismos negocios para continuar en domicilios”. De modo que “las restricciones y las cuatro horas restantes hasta el toque de queda a las 22:00 horas, lejos de frustrar los encuentros sociales, provocan un aumento de las prácticas de riesgo de contagio”.

Y la Federación ha ido más allá al señalar que, “al contrario, esta decisión ha significado la eliminación durante cuatro horas diarias de la aplicación de medidas sanitarias de distanciamiento, higiene y protección que están garantizadas en la hostelería, y que no tienen control alguno en domicilios o locales privados”.