Un médico del Quirón coordina la primera guía para pacientes con fibromialgia


Manuel Romero destaca que el éxito del tratamiento de la fibromialgia está en realizar un abordaje integral y personalizado

Paciente con fibromialgia.
Manuel Romero./Foto: LVC

El éxito de una evolución favorable en el tratamiento de la fibromialgia se encuentra en realizar un abordaje integral y personalizado de cada paciente, según ha indicado el jefe de servicio de Reumatología del Hospital Quirónsalud Córdoba, Manuel Romero, que ha colaborado en la coordinación de la primera guía que se ha elaborado para pacientes desde la Sociedad Española de Reumatología, titulada “Aprendiendo a convivir con la fibromialgia”.

El doctor Romero ha explicado que la fibromialgia es una enfermedad reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1992, considerada actualmente como la causa más frecuente de dolor musculoesquelético crónico. Los pacientes que la sufren presentan dolores por todo el cuerpo, cansancio, pérdida de la memoria y concentración, además de alteraciones en el estado de ánimo. Se considera que esta patología es resultado de un funcionamiento alterado del sistema nervioso central, encargado de transmitir el dolor a nuestro cuerpo.

La fibromialgia afecta aproximadamente al 2,7% de la población mundial, en España al 2,4%, siendo más frecuentes en mujeres – en una proporción de 9 mujeres por cada hombre – y la edad más común de aparición es de los 40 a los 49 años.

El especialista ha señalado que no se conoce con exactitud la causa de esta enfermedad, la teoría más aceptada es la que indica que se produce un problema en el mecanismo de transmisión del dolor al sistema nervioso central que se conoce como fenómeno de “sensibilización central”. Los pacientes perciben los estímulos que llegan del exterior, como calor, frío y presión, como dolorosos, y además de la hipersensibilidad al dolor, la respuesta para controlarlo (el sistema analgésico del cuerpo) también se encuentra deficiente. Se considera que la sensibilización central aparece en personas predispuestas genéticamente que presentan algún factor de riesgo (antecedentes familiares, dolor de cabeza o de columna persistente), como consecuencia de la aparición de un factor desencadenante que podría ser físico o psíquico.

También se han detectado, ha indicado el doctor Romero, cambios en el funcionamiento de los receptores periféricos en las articulaciones y músculos, así como desequilibrios en las concentraciones de algunos neurotransmisores en el sistema nervioso central. En algunas pruebas de imagen como la resonancia magnética funcional y la tractografía, pueden observarse cambios de las estructuras cerebrales e hiperactividad de las zonas implicadas en el dolor y las emociones. El exceso de producción de cortisol (hormona que se produce como respuesta al estrés), que se observa en estos pacientes, puede indicar que existe una mayor sensibilidad a las situaciones que lo producen.

Síntomas y tratamiento

El doctor Romero ha destacado que la fibromialgia es una enfermedad que produce una gran variedad de síntomas en los pacientes que la padecen, físicos y emocionales, pudiendo manifestarse al mismo tiempo o de manera gradual. Los síntomas más comunes son dolor generalizado; fatiga; rigidez de las articulaciones; dificultad para concentrase y sensación de pérdida de memoria; depresión y ansiedad; y entumecimiento, hormigueo, ardor y escalofríos especialmente en brazos y piernas, entre otros.

El diagnóstico de esta enfermedad se realiza exclusivamente por sus síntomas, ha afirmado el especialista, “ya que no contamos con ninguna prueba específica”. Así, todos los pacientes deben ser sometidos a un exhaustivo estudio para excluir en primer lugar otras patologías.

El tratamiento de la fibromialgia debe estar dirigido a reducir sus principales síntomas y ha de incluir medicación y medidas no farmacológicas. El especialista ha indicado que la realización de ejercicio aeróbico de forma regular como caminar, circular en bicicleta o nadar, ha resultado beneficioso para mejorar el dolor, la fatiga y la función física de estos pacientes, aunque el tipo e intensidad del ejercicio deben ser individualizados.

En los pacientes que presentan formas más graves de la enfermedad se deben utilizar combinaciones de medicamentos, psicoterapia, terapia física supervisada y consultas con otros especialistas – rehabilitadores, fisioterapeutas, psicólogos y psiquiatras, entre otros -.

El doctor Romero ha hecho hincapié en que se trata de una enfermedad crónica y mantenida en el tiempo, persistente a lo largo de los años, que evoluciona por brotes relacionados con factores desencadenantes como esfuerzos físicos, situaciones de estrés y cambios estacionales. 

El especialista ha aconsejado a las personas afectadas de fibromialgia que lleven una vida tranquila y relajada, evitando situaciones de estrés, no realizar comidas copiosas, ni ricas en azúcares y grasas, no consumir alcohol ni tabaco y practicar de forma regular ejercicio.

Por último el doctor Romero ha explicado que la guía “Aprendiendo a convivir con la fibromialgia”, editada por la Sociedad Española de Reumatología, recoge de forma sencilla y asequible información sobre la enfermedad, el diagnóstico, el tratamiento y consejos sobre cómo actuar en el día a día, y “se basa en información fidedigna y contrastada, que ayuda al paciente a no dejarse llevar por mitos y comentarios sin base científica”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here