Vía libre para gastar los 17 millones de remanentes


Salvador Fuentes explica que este dinero pretende "salir al paso de quien más lo necesita" así como "ayudar al pequeño y mediano empresario"

para
Paloma Pardo, José María Bellido y Salvador Fuentes. /Foto: LVC

El Pleno del Ayuntamiento ha aprobado, con el único voto en contra de Vox, el acuerdo alcanzado entre el resto de formaciones políticas para gastar los 17 millones de euros de remanentes del Ayuntamiento. En realidad, la cuantía se rebaja en tres millones, que son los correspondientes a las empresas municipales, que quedan pendientes de ver “qué hacemos con ellos”, como ha explicado el delegado de Hacienda, Salvador Fuentes, ya que existe el compromiso del Gobierno central para ayudar a las empresas de transporte.

para
Paloma Pardo, José María Bellido y Salvador Fuentes. /Foto: LVC

El propio Fuentes ha explicado que este dinero pretende “salir al paso de quien más lo necesita” así como “ayudar al pequeño y mediano empresario, no para que puedan levantar la persiana, sino para que la mantengan abierta”.

En las intervenciones del resto de grupos se ha subrayado el consejo alcanzado así como la actitud vigilante sobre el destino que se va a dar a partir de ahora a este dinero. Sobre esto, la portavoz de Podemos, Cristina Pedrajas, ha pedido “una vía de comunicación entre el gobierno y la oposición, con compromiso verbal del alcalde y del teniente de alcalde de Hacienda, para ver cómo gastar estas partidas”.

En esta línea se ha manifestado la portavoz socialista, Isabel Ambrosio, quien ha pedido que a partir de ahora no caben “retrasos ni incumplimientos”, porque “cada día que pase ese dinero en el banco es una pérdida de oportunidades para la ciudad”. 

Es un acuerdo para cumplirlo

A estos argumentos ha respondido la portavoz de Ciudadanos, Isabel Albás, al exponer que desde el gobierno municipal se va a hacer “lo imposible para que este acuerdo sea una realidad lo antes posible”.

Amparo Pernichi, por su parte, ha reclamado que la gestión se haga desde las respectivas delegaciones y ha cuestionado que “se le quite la autoridad” a Blanca Torrent y a Antonio Álvarez “porque el bono 10 se va a gestionar desde Hacienda, cuando éste debería ser un gobierno conjunto”.

La intervención más crítica ha sido la de Vox, cuya portavoz, Paula Badanelli, ha cuestionado la forma de este acuerdo, porque “es peor decirle a alguien que le vas a dar algo y que se lo crea a decirle la verdad, que es que las ayudas va a ser poquitas y que no se sabe cuándo van a llegar”. 

Esta concejal ha vaticinado que “el 50 por ciento de las medidas no se va a llevar a cabo y eso se llama pantomima, y por eso no hemos querido participar”. En cambio, ha reconocido la buena fe del acuerdo, pero “de buena fe no comen las familias”. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here