El coronavirus y las claves de la Navidad que viene


Pese a la estabilización de los datos, el temor a la tercera ola puede resultar capital en las medidas que se adopten

coronavirus
Sanitarios./Foto: HURS
coronavirus
Juanma Moreno./Foto: LVC

El Comité de Alto Impacto que estudia la evolución de la pandemia del coronavirus se reunirá este domingo, con el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, a la cabeza. Pese a la cita, no es previsible que se anuncie cambio alguno en las limitaciones vigentes en la comunidad.

Eso no ocurrirá hasta una vez pasado el Puente de la Inmaculada. Y que, como ya ha repetido en varias ocasiones el presidente Moreno, la autoridad autonómica esperará hasta el 10 o el 11 de diciembre para anunciar qué limitaciones se impondrán en el periodo navideño. De momento, existen una serie de “recomendaciones” del Gobierno de España, pero cada comunidad tendrá la última palabra.

Las claves

El presidente de la Junta y su consejero de Salud han manifestado que lo deseable sería que hubiese un criterio uniforme para todo el territorio nacional, pero esa opción se antoja poco viable, de no mediar un cambio de escenario radical. Por tanto, las claves del levantamiento de ciertas restricciones en Andalucía pasan por varios apartados que tendrán que evaluar los expertos y el propio Moreno, que a la postre es quien tomará la decisión definitiva.

Con ese panorama, en Andalucía la bajada diaria de nuevos contagios de coronavirus es una realidad que, eso sí, de momento se ha estabilizado en torno a los 2.000 por jornada. Una cifra alta, pero “asumible” tras un mes en el que hubo picos de más de 5.000. 

El otro caballo de batalla se encuentra en la presión hospitalaria. Tras superar ampliamente los 3.000 ingresos por coronavirus en la comunidad y batir todos los récords de la primera ola, el número de hospitalizados se halla en descenso hacia los 2.000. 

Un dato a favor que contrasta con el de pacientes en UCI por coronavirus, que a fecha de este sábado era de 466. Casi 100 menos que hace dos semanas, pero una cifra que supera la marca del 30 de marzo. Y ello mientras los fallecimientos han crecido de forma considerable en el mes de noviembre.

Con lo “bueno” y lo “malo” sobre la mesa, existe otro condicionante que no es menor: el temor a la tercera ola. Con la segunda en su epílogo, de no bajar mucho más las cifras, el tercer capítulo de la pandemia del coronavirus no comenzaría como los dos anteriores (con pocos casos), sino que lo haría con una media alta que podría desembocar en una situación descontrolada a mediados del mes de enero. No es un dato menor, porque una relajación en navidades podría llevar a un desenlace fatal.