Unas Ordenanzas Fiscales a la baja para un tiempo de crisis


Salvador Fuentes afirma que "hay colchón" para afrontar un posible recrudecimiento de la crisis en los próximos meses

Firmantes del acuerdo de Ordenanzas Fiscales.
Firmantes del acuerdo de Ordenanzas Fiscales de 2020. /Foto: LVC

No lo tenía nada fácil el teniente de alcalde de Hacienda, Salvador Fuentes, a la hora de afrontar la tramitación de las Ordenanzas Fiscales para el próximo año. El cambio en todos los órdenes que ha dado la sociedad en los últimos ocho meses y la incertidumbre que pesa sobre el futuro no eran los mejores ingredientes para ser optimistas.

Firmantes del acuerdo de Ordenanzas Fiscales.
Firmantes del acuerdo de Ordenanzas Fiscales de 2020. /Foto: LVC

Fuentes no tenía las manos libres a la hora de coger el lápiz, ya que debía contar con el compromiso adquirido el pasado año con Vox que establecía una bajada progresiva de tributos a lo largo de este mandato. El funcionamiento de esta formación es a piñón y en cuanto se anunció el cuadro fiscal se iba a congelar dijeron que no, que había que seguir bajando impuestos, aunque fuera simbólicamente. “Somos muy previsibles”, comenta con media sonrisa su portavoz municipal, Paula Badanelli.

Al final, el comportamiento de los ingresos “ha sido aceptable”, como explica Fuentes, pese a la situación desencadenada por la pandemia y esto le ha concedido un margen de maniobra en el que negociar y encajar las peticiones de Vox. 

Una bajada “hasta donde podía llegar”

La intención del gobierno municipal era que los servicios públicos no se vieran afectados, con unos márgenes muy ajustados -“He llegado hasta donde podía llegar”, ilustra Fuentes- con el objetivo de que “los cordobeses no pagaran la factura del Covid”.

Badanelli comprende la situación por la que atraviesa el Ayuntamiento, pero entiende que “este año, por lo menos tenía que haber un gesto”. De este modo se han acordado unas bajadas que contentan a Vox, aunque no están dentro de sus objetivos fijados. Por ejemplo, sus intenciones eran las de “poner el ICIO y Plusvalías a cero en cuatro años”, algo de difícil cumplimiento por culpa del covid.

Con el acuerdo alcanzado, y que ya ha superado el trámite de la aprobación inicial, se cumple uno de los objetivos que se había marcado el concejal de Hacienda a la hora de iniciar este trabajo y que era que “no agrandar los costos fijos a la sociedad para que haya capacidad de recuperación”. Se trata de algo tan fácil de entender como es el conocido principio de que “el dinero donde mejor está es en el bolsillo de la gente”.

Unas Ordenanzas “con colchón” para otra crisis

Fuentes defiende que está demostrado que cualquier administración recauda más si baja los tributos. Así pues, “si el equilibrio está garantizado, por qué voy a subir los impuestos”, añade. Además, el diseño fiscal de la ciudad tiene que ser atractivo para atraer inversiones, que también tributan. 

Aún así, el edil de Hacienda es muy gráfico al señalar que “hay colchón” a la hora de indicar que pese a la bajada el Ayuntamiento podrá hacer frente a un recrudecimiento de la crisis en los próximos meses, porque “el peor escenario posible no va a poner en riesgo los servicios públicos”. 

Firmantes del acuerdo de Ordenanzas Fiscales.
Firmantes del acuerdo de Ordenanzas Fiscales de 2020. /Foto: LVC

Lo que se recauda a través de las Ordenanzas Fiscales se gestiona a través del Presupuesto, que también necesita de los votos de Vox para su aprobación. Badanelli ha criticado varias veces en los últimos días que aún carece de la información básica sobre las cuentas de 2021. 

La portavoz de la formación de Abascal pone el foco en el gasto de algunas delegaciones del Ayuntamiento, donde “hay mucho que se puede recortar”. En concreto se fija en las de Juventud, Cooperación o Promoción. Sobre esta última, Badanelli afirma que “no se puede entender que tenga un presupuesto continuista” cuando las celebraciones festivas del próximo año se van a volver a ver afectadas por la pandemia del coronavirus.

Mientras el gobierno municipal le baja los impuestos a los cordobeses, el Ejecutivo de Pedro Sánchez se lo sube a todos los españoles para 2021, un año distinto que estará, desgraciadamente, marcado por las consecuencias sanitarias, sociales y económicas del covid-19.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here