Este año, más por Bangassou


El Colegio de Farmacéuticos de Córdoba y la Fundación Bangassou presentan la campaña solidaria de Lotería de Navidad

Los farmacéuticos cordobeses son gente formal. El gel hidroalcóholico no falta a la entrada de su sede colegial y la presentación de la campaña ‘Más por Bangassou’ se desarrolla en la sala principal de reuniones con todas las ventanas abiertas, por aquello de la preceptiva ventilación. El día gris y lluvioso, no obstante, no acompaña para estar entre corriente. Pero el virus manda y la precaución también. 

Son ya 16 años los que el Colegio pone a disposición de la Fundación Bangassou su red de oficinas para la venta del los décimos navideños con el número 10062 . “Algunas personas nos dicen que es un número muy feo, pero es la fecha de formación de nuestra Fundación”, dice Miguel Aguirre, presidente de la misma y hombre poco o nada supersticioso “Este año nos va a tocar” añade como cada año, de manera optimista. No invita precisamente al optimismo la situación en Centroáfrica, donde su hermano, el obispo comboniano D.Juan José Aguirre, desarrolla desde hace décadas su labor pastoral y humanitaria. “Si a nosotros, que vivimos en un país desarrollado con estructuras sanitarias consolidadas y universales, nos está afectado de esta manera la pandemia, ¿qué no están padeciendo en un lugar en vías de desarrollo como Bangassou?”, se pregunta Rafael Casaño, presidente del colegio cordobés de farmacéuticos. Lo que padecen en Bangassou es ‘el rayo que no cesa’ de la guerra, como recordaba recientemente el propio obispo cordobés en esta entrevista a Religión Digital. 

Por todo ello la generosidad es más importante este año. Es el principal llamamiento que hacen desde la fundación y los farmacéuticos, que han subido un euro la colaboración que podemos prestar con la compra del décimo (4 euros en total) y que “no suponen nada para nosotros pero sí mucho para ellos”, añade Aguirre. Hay que recordar que en este fatídico año la fundación se vió privada de su comida solidaria porque nos confinaron días antes. Y eso les ha supuesto una importante merma en los ingresos destinados a ayuda, proyectos y en definitiva, a salvar vidas. 

Los medicamentos que se adquieran gracias a los décimos de lotería básicamente serán antibióticos, antidiarréicos, antiinflamantorios, antirretrovirales -“El SIDA sigue existiendo”, recuerda Aguirre-, y colirios, entro otros. Serán distribuidos por la ONG Farmamundi, que garantiza su correcta recepción. Ya se han invertido unos 6.000 euros en la compra de los mismos que se esperan sufragar gracias a la lotería. 

No es la única colaboración de los farmacéuticos cordobeses  con la sociedad ante la pandemia, porque también ofrecen su trabajo para asociaciones como ADEVIDA, profesionales como el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de Córdoba (SEIS) o la asociación ‘Apoyo a la Convivencia con el Lupus’, entre otros.

Pero esta campaña ofrece la solera de los años que lleva puesta en marcha y el marco entrañable de la Navidad y la ilusión. Sabemos que será una Navidad diferente y posiblemente no tan alegre como en otras ocasiones. Pero tenemos la oportunidad de contribuir a hacerla mejor en esa diócesis de Centroáfrica donde la pandemia posiblemente sea uno de los problemas menores ante el bajo precio que los señores de la guerra le dan a la vida humana.

Córdoba, en su generosidad, nunca ha fallado.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here