Las personas invisibles


Enfermos, toxicómanos, sin hogar y sin familia. No cuentan para casi nadie. Asociaciones como ADEAT trabajan para ellos, aunque no lo veamos

El podcast El Coro esta semana ha querido hablar de las personas sin hogar. Para ello congregó a la responsable municipal de Servicios Sociales, Eva Timoteo; José Luis Rodriguez , director de la casa de acogida Madre del Redentor de Cáritas en Córdoba, y a María Isabel Herrera, trabajadora social de la Asociación de Encuentro y Acogida al Toxicómano (ADEAT). Gracias a Herrera, hemos podido conocer mejor el perfil de las personas a las que asisten y el trabajo de la asociación.

maría isabel herrera 1
María Isabel Herrera, de ADEAT

ADEAT nació en el año 1999, en el seno de un barrio, el Sector Sur, que conoce muy bien el azote de la droga y las situaciones de exclusión. Los años 80 fueron particularmente duros en la juventud de allí, y aunque las drogas cambian y los hábitos de consumo también, no se llegaba al siglo XXI en mejores condiciones. ADEAT trata de reducir ese daño con el trabajo y la colaboración de distintos profesionales y voluntarios, talleres formativos y  actividades preventivas. No es fácil esta labor. Las personas que acuden al centro en muchos casos están en una situación límite y muy solas.

Esa soledad viene dada por la ausencia de redes familiares. Y no solo se trata de toxicómanos: suelen padecer otras enfermedades físicas además de mentales.

El trabajo de ADEAT no se detuvo durante el confinamiento. Han sido, y siguen siendo, una pieza clave durante la pandemia, una crisis sanitaria que además pone de manifiesto la doble discriminación que sufren las personas atendidas en la asociación.

ADEAT es un centro de baja exigencia, o sea, de entrada directa sin demasiados requisitos como en otros centros. No hay seguimientos de los enfermos ni muchos horarios establecidos. Lo que no significa que no deseen ofrecer otros servicios, como la acogida nocturna.

 

“Encontrar trabajo para perderlo”

María Isabel Herrera nos acerca algunos testimonios que retratan la situción de algunas de estas personas, atrapadas en un círculo del que difícilmente pueden salir a pesar de encontrar trabajo.

Se acerca el invierno y desde ADEAT lo miran con preocupación dada la crisis sanitaria. Solicitan más coordinación con el Ayuntamiento – forman parte del la Red Cohabita- y con el resto de administraciones para hacer frente a una situación ante la que “ya no hay excusas, pues se cuenta con experiencia”.