De la Peña: “Es imposible mantener a todo el personal en las escuelas”


Apenas el 1% de las aulas de las escuelas infantiles de Andalucía ha tenido que cerrar por Covid-19

guarderías escuelas
Guardería./Foto: Irene Lucena
guarderías escuelas
Guardería./Foto: Irene Lucena

Los centros de primer ciclo de Educación Infantiles son lugares seguros para los menores de 3 años. Así se extrae de los datos que la propia Consejería de Educación ofreció este jueves al sector y que demuestran que tan sólo 94 de las 8.380 unidades que ofrecen las escuelas infantiles de la región han tenido que cerrar desde el pasado 1 de septiembre tras detectarse algún caso positivo de Covid-19 y proceder al aislamiento preventivo. Un número reducido que ha sido posible gracias al incansable trabajo del personal de los centros -con recursos propios, en la inmensa mayoría de los casos- y al compromiso y buen hacer de las familias.

A pesar de las cifras moderadamente optimistas y del esfuerzo titánico de los más de 10.000 profesionales del sector, los centros siguen sufriendo una enorme desocupación que amenaza su  viabilidad y supervivencia. De las 120.646 plazas públicas ofertadas por la Consejería de Educación para el curso 2020/21, a fecha de 15 de octubre sólo estaban cubiertas 78.290. Es decir, la desocupación en la etapa educativa de 0 a 3 años es de más del 35%, una cifra que demuestra la trágica situación que vive este sector, que teme la pérdida inevitable de puestos de trabajo y el cierre de muchas escuelas.

Para María del Rosario de la Peña, presidenta de Coordinadora de Escuelas Infantiles de Andalucía,  los datos demuestran que “los centros de primer ciclo de Educación Infantil son lugares muy seguros para los pequeños de 0 a 3 años, mucho más que las zonas de ocio o parques a los que puedan ir”. En este sentido, De la Peña lamenta que “a pesar de que los números dicen que los protocolos y medidas que han tomado los centros están funcionando, existe aún mucho miedo por parte de las familias, aún por encima de los enormes beneficios que tiene la escolarización temprana para los niños y niñas”.

Así, la presidenta de CEI-A explica que con estos guarismos, “es imposible mantener a todo el personal en las escuelas, porque en el caso de los centros de primer ciclo adheridos sólo ingresamos por plaza ocupada y tenemos las aulas medio vacías”. A esto, hay que sumar que ante un posible cierre por aislamiento “la subvención que corresponde a los centros por parte de la Administración es sólo del 85% del servicio socioeducativo, es decir, no cubren ni siquiera el valor del puesto escolar, ya ni hablemos de alquileres, suministros, inversiones que se han hecho para poder abrir…etcétera”. Por ello, desde CEI-A se ha pedido a la Junta que destine la parte del presupuesto que no se gasta en las plazas vacantes a crear una subvención para paliar la desocupación. 

Finalmente, De la Peña solicita a la Junta de Andalucía “más medios materiales de protección frente al virus, ya que las mascarillas higiénicas no protegen a nuestros profesionales, que tiene un contacto sumamente estrecho con los alumnos, a lo que hay que sumar que siguen proporcionando gel hidroalcohólico, cuando ya hemos trasladado varias veces a la Consejería que este tipo de producto está desaconsejado para los más pequeños”. Son los centros los que, en la mayoría de los casos, “están dotando a los profesionales y a las instalaciones de todo el material necesario para evitar los contagios con recursos propios”, concluye la presidenta de CEI-A.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here