José María Garzón, empresario taurino: “La Fiesta es el último rito mediterráneo que existe”


Jose María Garzón./Foto: Irene Lucena
Jose María Garzón./Foto: Irene Lucena

Su debut como empresario en Córdoba no ha podido ser mejor. El pasado 12 de octubre, día de la Hispanidad, los Califas lució tanto en la plaza como sobre el albero como la plaza de primera que es, a pesar de las restricciones sanitarias que alargan distancias, acortan aforos y dejan herido de muerte al mundo del espectáculo. Jose María Garzón (Madrid, 1973) sabe que pertenece al mundo del espectáculo – recalca varias veces el escalafón que los toros suponen en ello- pero también al de la cultura, algo que también reafirma a lo largo de esta entrevista. Lo dice un taurino vocacional, empresario de éxito en plazas como la de Algeciras o Granada y desde diciembre del pasado año, responsable de la del califato.

Garzón responde por fuera al canon del empresario tradicional en su manera de vestir, de hablar, de mantener cierta distancia a pesar de permitir el tuteo y  todo ello rematado con un elegante pañuelo en la solapa. En su hacer, es un empresario más vanguardista, adaptado a los tiempos, a las nuevas maneras de  gestionar, lo que supone innovar en el mundo del toro. Aunque se confiesa lector del papel,- “no hay nada como ojear el periódico tomando café”-, está atento a las nuevas tecnologías y a la posibilidad de segmentación que estas ofrecen: es un empresario que conoce a su público actual y ya piensa en sus clientes de mañana. Nos ha prometido llenar a Córdoba de ‘actividad taurina’ aunque esta no pueda ser a modo de festejos por culpa del bicho. Y no vendrá mal en una ciudad que en los últimos años todo (lo escaso) lo ha visto venir esperando desde la barrera.

 

¿Qué es lo más difícil de ser empresario taurino hoy?

Las circunstancias ahora mismo son muy complejas. Preparar una corrida de toros para cumplir la ‘normativa covid’ es muy trabajoso. Solo poner las pegatinas en la plaza para señalar dónde no te puedes sentar tiene un trabajo tremendo; numerar la plaza otra vez… Todo tiene muchísimo y trabajo y después muy pocos ingresos. Ahora mismo hay que tener mucha afición y ser muy valiente porque los números no salen como para tirar hacia delante con estar circunstancias.

De tener festejos en 2019 a no tener casi ninguno en 2020. Desde luego los números no deben salir bien.

Es brutal. No sé este año cuántos festejos va a haber… 60, 70, no lo sé. No lo he  mirado. Pero respecto al año pasado te digo que mi empresa, que dio veintitantos festejos, ha dado dos. Estamos hablando de un 5 a un 10%. No solo en los toros. En todos los sectores esto es durísimo, porque se siguen pagando muchos costes diarios y no tienes ingresos.

Sin embargo sí se habla de lo difícil que es para el sector del espectáculo, pero en él nadie se acuerda de los toros. Músicos, actores, técnicos sí. Pero no subalternos, por ejemplo.

Tenemos un Gobierno que cuando habla, habla mal del mundo del toro. Y nos quieren ahogar, asfixiar económicamente. No nos dan ayudas siendo el segundo espectáculo de masas en España: movemos un 4,5 del PIB español. Pero ellos no quieren verlo. Y porque odian casi todo lo español. Eso es así. No me tapo en decirlo. Lo que están haciendo con la tauromaquia es una salvajada.

Yo no me callo las cosas. Soy muy claro.

No sabe usted lo que me alegra eso. Córdoba, plaza de primera: ¿Afición de primera?

Sí y creo que el otro día (por el 12 de octubre) se demostró. Yo también debuté ese día y no te puedo decir más que hablar del Día de la Hispanidad. Pero el ambiente fue extraordinario, respetuoso y de categoría. Sí, claro que sí: público de primera, por supuesto.

Jose María Garzón./Foto: Irene Lucena

Lo del lunes 12 de octubre ¿fue algo más que un festejo?

Bueno, fue un grito a la libertad y a la esperanza de todos los aficionados. Y más que todo eso se viera por las cámaras de televisión. El Día de la Hispanidad, el día de lo nuestro, de nuestra cultura, nuestro arte, nuestro toreo que tantos siglos de vida tiene. Y que tanto supuso en ese 12 de octubre, cuando conmemoramos la llegada a América. La cultura taurina se quedó allí hace más de 500 años y todo eso es importante.

Llegamos a esta entrevista mirando la actualidad, y vemos que hay enfado por el número de gente que puede entrar en el estadio del El Arcángel, unos 800, y los muchos más que han entrado en Los Califas. Enfado por paste de un sector que se siente agraviado.

Es que no tiene que ver el deporte con la cultura. Somos cultura. En el teatro es el 50% del aforo. Hablar del deporte es como si me hablas de  gastronomía y restaurantes; hay una distancia. Representamos a la cultura y así está reconocido. Y nosotros no tenemos el 50% como puede ser en el teatro.

¿Qué le dice a usted a los que insisten en que la Fiesta está herida de muerte?

Mira, se ha hablado durante tantos años de eso que yo no lo veo. La Fiesta es el último rito mediterráneo que existe. No es solo una cosa española que ha transcendido más allá de los mares. Está muy arraigada. Conocer la historia de España sin conocer la historia de la tauromaquia es muy difícil. Se ha escrito mucho sobre ella y ha habido muchos políticos que la han disfrutado. Creo que es una fiesta más de izquierdas que de derechas, aunque intentan politizarla. Lo que está claro es que es el segundo espectáculo de masas. Por Madrid pasaron el año pasado 900.000 personas San Isidro. Es absurdo darla por muerta.

Me acaba usted de decir que esta es una fiesta más de izquierdas que de derechas.

De hecho esta es una fiesta más del pueblo. Ahora se quiere politizar todo, y se dice que es de derechas, pero la fiesta más del pueblo son los toros. De todos los pueblos. Olvídate de Córdoba, de Sevilla, de Madrid y las grandes ferias. Y si ves a Picasso, Alberti, García Lorca, a la Generación del 27, todos amaban la tauromaquia. Todo se ha vuelto muy absurdo. Es como lo de la bandera, cuando dicen que es de derechas. La bandera española es de España y de los españoles. Estamos perdiendo la cabeza. A nadie se le ocurre en EEUU, o en México, a donde voy muchísimo, o en Perú, que porque alguien lleve su bandera es de derechas o de izquierdas. No sé qué está pasando en España. Es como si la gente se estuviese anestesiando y perdiendo la cabeza.

Jose María Garzón./Foto: Irene Lucena

Hablando de política ¿Dónde hay más política? ¿En la primera fila de un tendido o en el palco del Bernabéu?

Me figuro que en el palco del Bernabéu. No he ido nunca al palco del Bernabéu, por cierto.

Muchos jóvenes ven los toros como algo cruel y trasnochado ¿Cómo se les puede explicar lo que es la tauromaquia?

El 35 % de las entradas del otro día fueron compradas por jóvenes menores de 28 años. Lo tenemos controlado. No creo que los jóvenes lo vean así. Lo que se ve por la televisión sí que es duro. Hay una parte de la sociedad que no se da cuenta y que no sabe a dónde va, que está perdiendo el ritmo de la vida. Y es muy complejo porque se les volverá en contra.

Volvemos a Córdoba. ¿Qué le ha faltado a esta plaza y qué quiere usted aportar?

Bueno, yo no sé qué le ha faltado y no voy a entrar en lo que han hecho mis compañeros. Voy a hablar de lo que yo voy a hacer y lo que he hecho. El 12 de octubre una corrida de toros, la única en plaza de primera. Creo que la plaza lució de una manera impresionante, con una decoración y una puesta en escena únicas, y yo voy a seguir para que tenga vida taurina durante todo el año.  Así cuando pueda haber toros en mayo, septiembre u octubre – porque no sabemos qué va a pasar en 2021- la gente tenga el pulso taurino de todo el año. Creo que ese debe ser mi trabajo. Y generar mucha actividad alrededor de la plaza, que es lo que siempre he hecho. Lo que ha faltado no es cosa mía. No quiero mirar para atrás.

Jose María Garzón./Foto: Irene Lucena

Y además de con festejos ¿con qué más se mantiene ese pulso?

Con multitud de actividades que se hacen y que esta empresa ya ha realizado en otros sitios. Desde gastronomía, cultura, jóvenes, Universidad hasta el concurso de escaparates de Navidad taurina que ya hicimos aquí. Yo normalmente hago veintitantas actividades por las plazas de toros. La tauromaquia conlleva mucho. Si ves a un torero debes saber que la preparación física es brutal, el cuidado que tiene en la alimentación o las pruebas médicas a las que se someten. O lo mucho que se ha pintado, escrito o compuesto en música gracias a la tauromaquia. Hay tanto en ella que es tremendo todo lo que se puede hacer.

Usted representa a la generación más joven del empresariado taurino…

Ya no soy tan joven ¿eh? (risas)

¿Hay relevo en esto?

Sí, hombre. Hay que hacerlo y viene bien hacerlo en todos los sectores empresariales y artísticos. Todo se está renovando, como el sistema empresarial o el escalafón de toreros. No creo que sobre ni falte nadie, y cambiar las caras es importante. Aquí y en todos los sectores, respetando mucho lo que han hecho los demás, por supuesto.  

Jose María Garzón./Foto: Irene Lucena

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here