Reclaman la restitución del farol en el arco del Portillo


Varios colectivos dicen que "es el tipo de iluminación que genera el embrujo nocturno, que a marchas forzadas lo están haciendo perder del Casco Histórico"

arco del portillo
El arco del Portillo sin el farol. /Foto: LVC

La reciente restauración del arco del Portillo no está completa. Varios colectivos de vecinos y patrimoniales han echado el falta el farol situado en el interior del arco y que desde antiguo ha formado parte de este rincón monumental. Así lo han denunciado las asociaciones de vecinos La Medina y Centro Histórico, junto a la Plataforma por Córdoba, la Asociación Fotógrafos Patrimoniales Cordobeses y numerosos negocios hostelero-turísticas del entorno, que así se lo han reclamado a la concejal de Casco Histórico, Marián Aguilar, para que se reconsidere el colocar de nuevo el farol en el arco del Portillo, “tal y como se solicitó por registro al Concejal de Urbanismo a mediados de julio sin obtener una respuesta satisfactoria”.

arco del portillo
El arco del Portillo sin el farol. /Foto: LVC

Todos estos colectivos consideran que dicho farol “no compromete la conservación del arco, como es de sentido común, y supone un elemento histórico relevante de dicho enclave al ser durante largo tiempo el único punto de luz que hubo en ese entorno”. Además añaden que “no tiene por qué desaparecer cuando es tan sumamente sencillo, sacar un cable nuevo del cableado que las farolas de la calle portillo acaba, justo, en el rincón con el arco y grapearlo por el mortero del llagueado entre los sillares, para que ese testigo de la historia de la iluminación urbanística de Córdoba vuelva a ser testimonio histórico”.

El presidente de la Gerencia de Urbanismo (GMU), Salvador Fuentes, presentaba el 5 de octubre la restauración llevada a cabo en el arco del Portillo que ha tenido un coste de 39.000 euros y mediante la cual no sólo se ha consolidado el monumento sino que se ha recuperado el adarve de este trozo de muralla. Aun así, para estos colectivos “la restauración no está terminada hasta su recolocación”.

Señalan que “la luz ambiente, cálida y propicia del farol, es el tipo de iluminación que genera el particular embrujo nocturno, que a marchas forzadas lo están haciendo perder del Casco Histórico cada vez que tocan algo del mismo o se decide rehabilitar bienes principales, retirándole añadidos que forman parte de  su historia”.

Colocación en el arco en 1923

Como información, aportan el dato de que “el primigenio farol con luz eléctrica (más un lienzo) fue colocado en el arco, por el comisario regio de Bellas Artes, don Enrique Romero de Torres unos de los grandes próceres de la conservación del patrimonio histórico-artístico cordobés, nada más que por respeto a la memoria de tan excelentísimo señor, el farol debiera volver a su lugar”.

Según recogió el periodista Ricardo de Montis en el ‘Diario de Córdoba’ del día 12 de diciembre de 1923: “todos los amantes de la tradición, todos los amantes del arte ven con suma complacencia esta reforma –la colocación del farol en el portillo- por la que merece su autor, el señor Romero de Torres, los entusiastas plácemes que está recibiendo”. Termina la noticia animando a seguir en esa senda de que “otras mejoras análogas, podrían efectuarse a poca costa que hicieran resaltar el sello de la ciudad antigua, contrastando con el de la ciudad moderna”. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here