Arrancan la cruz del Bailío: “Ha tenido que ser una mala persona”


Un acto reprobable que han denunciado el presidente de la Gerencia de Urbanismo, Salvador Fuentes; y el jefe de Arqueología de la GMU, Juan Murillo

Antes y después de la cruz del Bailío./Foto: LVC
Antes y después de la cruz del Bailío./Foto: LVC
Antes y después de la cruz del Bailío./Foto: LVC
Antes y después de la cruz del Bailío./Foto: LVC

Tres días ha durado la cruz que remata el vía crucis del Cristo de los Faroles en la Cuesta del Bailío. La pieza (una réplica donada por un vecino de la realizada en 1945) ha sido arrancada de cuajo y las primeras pesquisas realizadas apuntan a que el hecho se ha producido utilizando una cuerda o cable y una motocicleta.

Destrozos en la cruz del Bailío./Foto: LVC

Un acto reprobable que han denunciado el presidente de la Gerencia de Urbanismo, Salvador Fuentes; y el jefe de Arqueología de la GMU, Juan Murillo. 

Fuentes ha admitido que la denuncia ante los medios de este domingo la han hecho “por un ejercicio de concienciación”, para que las personas que tengan constancia de este tipo de acciones las denuncia. Y ha sido muy duro al señalar que “esto no se puede calificar de vandalismo. Es un delito en toda regla contra el patrimonio, contra la historia y contra el símbolo y lo que supone el Bailío”. 

Salvador Fuentes./Foto: LVC

Para el presidente de la GMU “ha tenido que ser una mala persona”, quien ha cometido el acto. Y ha valorado que “no es normal que la gente se dedique a hacer estas cosas”. Mientras que ha llamado la atención sobre que “no ha sido un acto puntual ni una gamberrada, sino un acto meditado. Han arrancado la cruz de cuajo y eso no se hace de forma espontánea, por un arrebato. Atentar contra el entorno dice mucho de la maldad de este acto”.

“Un campo de ruinas”

Estado de la cruz del Bailío, antes del ataque./Foto: LVC

Por su parte, Murillo tampoco ha escatimado en epítetos sobre lo sucedido. Para el responsable del área de Arqueología hoy es “otro día luctuoso, esta semana está siendo muy dura”. Sobre los daños ha señalado que “son muy grandes”, pero podían haber sido peores. A lo que ha agregado que “la hipótesis más plausible es que ha sido un fuerte tirón hecho con algún tipo de vehículo”. 

“El problema -para Murillo- es que esto se está convirtiendo una epidemia”. Y se ha lamentado de que “mientras que exista tolerancia ante este tipo de hechos se seguirán produciendo. Mientras no haya un castigo ejemplar a quién lo hace, lo único que conseguiremos ese efecto ‘de no pasa nada’. Lo cierto es que si así lo hubiéramos pensado a lo largo de los siglos no tendríamos una ciudad patrimonial, sino un campo de ruinas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here