“Estamos hablando de atentar contra derechos fundamentales y los están dictando organismos que no tienen potestad”


Restringir libertades como la de movimiento, por causas sanitarias, tendría que enmarcase dentro del Estado de Excepción o de Sitio

operación derechos
Militares de la Brigada 'Guzmán el Bueno' X en Lucena en una imagen de archivo./Foto: LVC
operación derechos
Militares de la Brigada ‘Guzmán el Bueno’ X en Lucena en una imagen de archivo./Foto: LVC

¿El miedo que tenemos a la pandemia está provocando que no se reaccione ante ataques a los derechos fundamentales? La respuesta es compleja, pero todo apunta a que sí. Ejemplo de ello es la libertad de movimiento, una prerrogativa que atribuye la Constitución Española y que solo puede ser suspendida con un procedimiento muy delimitado: Estado de Excepción o Estado de Sitio.

Pues bien, ni uno ni otro se están aplicando en los confinamientos de localidades españolas (en Andalucía Casariche) y, además, tampoco lo está haciendo la administración competente, que sería el Gobierno de la nación, previo beneplácito del Parlamento.

Así lo explica el abogado, Rafael Reina, quien consultado por La Voz de Córdoba, no duda en señalar que “se está atentando contra derechos fundamentales, reconocidos en la Constitución, como es el derecho a la libertad de movimiento. En el artículo 55 regula los supuestos en los que se puede proceder a la suspensión de los derechos y libertades. Y para ello es necesaria la declaración del Estado de Excepción o el de Sitio”. 

Reina pone el acento en que “lo que está pasando es que se están dictando normativas, por parte de las consejerías de Sanidad de las distintas comunidades autónomas, pero eso después tiene que ser ratificado por un juez”. Y recuerda que, “en Madrid y Cataluña ya ha habido jueces que han echado atrás esas normas o esos decretos, porque consideran que están atentando contra derechos fundamentales”.

En ese sentido, el letrado pone como ejemplo que, “si hace medio año te dicen que la Junta de Andalucía te dicta un decreto donde dictan que prohíben movimientos, te echas a reír”. E insiste en que “estamos hablando de atentar contra derechos fundamentales y los están dictando organismos que no tienen potestad”. Sentenciando que, “en un Estado de Derecho hay que cumplir la ley, porque si te la saltas para esto me estás indicando que te la puedes saltar para cualquier cosa”.

En manos de los jueces

Otro abogado, Julián Urbano, explica que hay jueces que admiten estas normas y otros que no. Y detalla que “en Cataluña ha habido jueces que no lo permitieron porque el Decreto hacía referencia a un Estado de Alarma, no por una necesidad sanitaria”. Y esto a tenor de que “la libertad de movimiento es un derecho constitucional y tiene que ser aprobado por el Parlamento de España, no por un ejecutivo autonómico”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here