El Coro: las ayudas sociales que no llegan o lo hacen tarde.


Los trámites administrativos, las condiciones socioculturales de las familias necesitadas y la propia dimensión de la crisis sanitaria impiden que numerosas personas accedan a las ayudas.

“La renta mínima se ha quedado como subsidiaria del ingreso mínimo vital y ha habido que hacer una serie de ajustes que, lógicamente, el común de la población no suele entender. La gente entiende que necesita una ayuda, y que la solicita porque se le ha dicho que son ambas compatibles. Se está trabajando en un decreto para que puedan armonizarse ambas prestaciones”. Inmaculada Troncoso es la delegada territorial de Educación, Deportes, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, y ha tratado de explicarnos en el podcast de esta semana qué tipo de ayudas articula la administración autonómica para paliar las necesidades – en muchos caso urgentes- de las personas afectadas por la crisis sanitaria. Troncoso ha hecho un paréntesis hoy en una agenda centrada sobre todo en el regreso inminente a las aulas. Su delegación tiene suficientes áreas de trabajo como para no parar durante la pandemia, pero ha querido dejar claro que desde la Consejería se trabaja sin descanso en atender a los que se han quedado a la intemperie durante estos meses, con una mención destacada a los servicios sociales comunitarios. 

“Los recursos no llegan. Más de 2.000 familias están esperando la tarjeta monedero.Y vemos situaciones con familias a las que, por el contrario, no se les debía haber concedido la renta mínima, que se les ha dado de oficio aunque en este año están trabajando y que tendrán que devolver ese dinero” Eso nos lo cuenta Rafael Cidres, presidente de la Asociación Nacional de Familias Necesitadas (ANFANE), introduciendo el primer punto discordante con la ‘realidad oficial’. “La administración va  muy lenta”, añade Cidres.

En esa otra realidad que no es la de los titulares de prensa se encuentra Cáritas Diocesana. Olga Mantas es trabajadora social de esta organización y también ha aportado su experiencia y conocimiento de la materia. “Muchas familias desconocen cuales son sus derechos y en ese sentido les ayudamos. La brecha digital es un problema porque mucha gente no tiene acceso informático y no pueden, por tanto, tramitar las ayudas con la administración”, explica Olga Mantas. 

La sobrecarga de los trabajadores sociales, o una mayor colaboración público-privada con distintas ONG implicadas en la ayuda social son algunos de los puntos que se han tratado en El Coro. Ha quedado constancia de la labor que desde la delegación se realiza, pero también que quizá haya que optimizar mejor los recursos humanos sobre todo con esas colaboraciones. Un podcast el de esta semana que también ha tratado de explicar qué tipo de ayudas son las que están disponibles y cómo deben tramitarse, pero en el que ha quedado dicho que la agilidad, en muchos casos, no es la adecuada. 

Por cierto, que los comentarios están habilitados para los oyentes de El Coro tanto en la plataforma Spreaker como en esta misma página. Otras plataformas donde pueden escucharlo son Apple Podcasts, Ivoox y Spotify. 

 

puerta de sevilla