El Hospital Reina Sofía trabaja con un nuevo TAC de última tecnología


Ha entrado en funcionamiento esta semana -ya ha atendido a los primeros 30 pacientes- y se trata del segundo de los seis equipos de tomografía computarizada adjudicados al centro cordobés.

La Unidad de Medicina Nuclear del Hospital Reina Sofía./Foto: LVC
La Unidad de Medicina Nuclear del Hospital Reina Sofía./Foto: LVC

 

Los cordobeses se pueden beneficiar desde esta semana de las múltiples ventajas que aporta el nuevo equipo de tomografía computarizada que este lunes ha entrado en funcionamiento en el Hospital Universitario Reina Sofía. Es el segundo equipo de estas características que recibe el hospital -hasta final de año están prevista la recepción y puesta en marcha de seis en total, incluyendo los dos ya en actividad- y forma parte del proyecto Huella de Energía de la Junta que está permitiendo renovar la flota andaluza.

Es el primer equipo de estas características que se pone en funcionamiento en un centro público andaluz y también uno de los primeros del país. Estará a pleno rendimiento a partir de la próxima semana en turnos de mañana y tarde para que se pueda beneficiar el mayor número de personas. Se eleva a 30 ya el número de pacientes sometidos a estudio en este TAC, que se ubica en la nueva sala de Unidad de Radiodiagnóstico y Cáncer de Mama del hospital (planta baja Hospital General), junto al primer equipo de tomografía que se puso en marcha hace justo un mes.

La responsable de la Unidad de Radiodiagnóstico, Marina Álvarez, señala que “se trata de un equipo con múltiples aplicaciones clínicas que tiene capacidad para realizar estudios avanzados de muy alta complejidad que nos va a permitir mejorar el diagnóstico de patologías graves para las que nuestro hospital es referente como las enfermedades cardiacas, vasculares como el ictus y también aporta mucha precisión en los procesos oncológicos”.

Por todo ello, “el nuevo equipo tendrá un gran impacto en una amplia variedad de procesos asistenciales proporcionando diagnósticos más precisos y mejoras en la orientación terapéutica y control de los pacientes”, prosigue la doctora Álvarez.

Esta nueva tecnología, que se denomina de doble energía o espectral, proporciona imágenes de alta definición, gran cobertura y alta resolución temporal y espacial. Otra de sus principales aportaciones es la disminución de la dosis de radiación que recibe el paciente, que puede llegar a ser con este TAC hasta un 70% inferior a la dosis que se recibiría en otro equipo. Sin duda, la necesidad de utilizar menor cantidad de contraste iodado es una ventaja para los pacientes, especialmente para pacientes con disminución de la función renal. La rapidez es otra de las ventajas e incluso incorpora la posibilidad de corrección inteligente del movimiento. Además, se puede utilizar, en adultos y pacientes pediátricos.

Su diseño también es innovador: apertura de 80 centímetros y mesa adaptada que facilita el acceso a los pacientes y su comodidad durante la prueba. Entre otros detalles técnicos, permite obtener imágenes en menos de un segundo, emplea imágenes en 4D que facilita la visualización del movimiento de los órganos, es muy útil en el código ictus, utiliza imagen espectral que ayuda a detectar lesiones de pequeño tamaño e incluso puede realizar colonoscopias virtuales de alta definición.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here