Autónomos al borde del abismo


Han sufrido y siguen padeciendo más que nadie esta pandemia. Las asociaciones de autónomos reclaman soluciones, proponen medidas y anuncian movilizaciones.

Mientras media España durante el confinamiento bailaba en los balcones, hacía pan casero y aerobic por videoconferencia, a la espera de que acabara el encierro y volver a su puesto de trabajo o reincorporarse telemáticamente, la otra mitad quedaba en un terreno oscuro en el que la incertidumbre es hasta una palabra amable. Sin ingresos, sin perspectivas claras y con obligaciones familiares y sobre todo tributarias

Si bien se han arbitrado medidas desde el Gobierno y las distintas administraciones para que el golpe no fuera tan fuerte, estas han sido a todas luces insuficientes. Son numerosos los establecimientos que han bajado para siempre la persiana, las pequeñas y medianas empresas que si no han cerrado ya, están a punto de hacerlo en los próximos meses. 

Tanto la famosa desescalada tras el confinamiento como las distintas medidas que se han ido acometiendo en las últimas semanas no parece que puedan contener de nuevo el progreso del virus sino que también vuelven a castigar a diferentes sectores económicos donde los autónomos vuelven a llevarse la peor parte.

ATA y las medidas de emergencia

Si hay una asociación que no  parado de pedir medidas de auxilio para el colectivo que representa esta ha sido la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), que preside el cordobés Lorenzo Amor. Ya a finales de marzo nos advertía “que nada iba a ser igual” tras el confinamiento y ciertamente así es. Sobre todo en la salud económica de los autónomos, que entre otras cosas, siguen pagando religiosamente sus cuotas a pesar de la merma de actividad. Bien es cierto que el escenario de marzo a agosto ha cambiado, pero no precisamente para mejor. La incertidumbre, el avance de los contagios, y una administración que regula más a golpe de prohibiciones que de soluciones prácticas han venido a complicar más la situación.

Lorenzo Amor / Foto: David Mugarra

Desde ATA han propuesto un ‘decálogo’ de medidas de emergencia para autónomos, emergencia de la que en realidad no han dejado de estar desde marzo. Entre esas propuestas, destacan la prórroga de los ERTEs hasta el 1 de abril de 2021, la prórroga del cese de actividad ordinario especial (compatible con la actividad) hasta la misma fecha, la deducción fiscal a los autónomos en el IRPF y empresas en impuesto de sociedades que hayan mantenido el empleo en 2020, o la reducción temporal de IVA hasta el 50% del tipo en hostelería, turismo, cultura, peluquerías y gimnasios. 

La hostelería y el ocio tras las últimas medidas profilácticas

Resulta francamente llamativo cómo las últimas medidas sobre el cierre de locales a la 1 de la noche o la prohibición de fumar no están encontrando el mismo amparo legal en todas las comunidades autónomas (Madrid, por ejemplo), lo cual demuestra que uno de los problemas de la situación actual es la falta de coordinación – aunque administrativamente ésta se adopta de manera interterritorial-  que al final acaban pagando los trabajadores autónomos y las PYMES. El sector del ocio es uno de los más castigados, porque no es baladí el cierre obligatorio a la 1 ni la prohibición de fumar, por muy perjudicial que para la salud esto sea. En este sentido, otra asociación de autónomos, como es AUPA ( Autónomos Unidos para Actuar), y que en Córdoba representa a unos 300 profesionales, ha avisado de que estas últimas medidas “suponen la puntilla para el sector del ocio y de la hostelería”. Su presidente, Pedro García, ha señalado que “la inversión y el esfuerzo económico tras meses de parada obligatoria que han tenido que hacer las empresas para ‘levantar las persianas’ y colocar el cartel de ‘abiertos’ este verano, no ha sido fácil porque las cuentas de las pymes estaban muy tocadas. Y ahora llega la restricción de horarios de apertura y la prohibición sobre el tabaco, es que para muchos es insostenible seguir con la actividad, va a ser la ruina total”. 

Más que peques, cerrada desde marzo /Foto: LVC

García ha recordado que “la hostelería no está aislada, porque si no puedes salir, no te desplazas, lo que afecta a alojamientos y a las tiendas de las poblaciones turísticas”, por lo que las medidas se deberían aplicar a todo el sector. Para los autónomos “las restricciones son una política insostenible económicamente” y apuntan que en otros países de Europa “está funcionando la concienciación de la población”. Además, señala la utilidad de la realización de pruebas masivas a la hora de detectar personas asintomáticas, que “al no presentar ninguna evidencia de enfermedad siguen relacionándose con su entorno y propagando el virus”. Recuerda que en Alemania de 44.000 PCR realizados en Babiera 900 personas eran positivos asintomáticos.

Precisamente esta semana nos hacíamos eco de cómo están afectando, o pueden hacerlo, estas últimas medidas administrativas al sector del ocio y la hostelería en nuestro podcast El Coro, en el que se dieron cita diferentes representantes tanto del ocio nocturno, como del infantil, éste último particularmente castigado porque no han podido retomar la actividad desde marzo. 

 

1 Comentario

  1. ¿El problema de los autónomos? no podemos elegir a nuestros representantes.
    A este Lorenzo yo no lo elijo. Ni quiero que me represente. Pero obliga a su representación
    no auditan su afiliación.
    Estas asociaciones de autónomos apenas tienen regulación, ni tienen control y la verdad: ingresan millonadas de euros.
    Fatal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here