El PSOE cordobés is living a celebration


Los socialistas cordobeses ‘celebran’ el acuerdo entre el gobierno y la FEMP porque ”movilizará 5.000 millones de euros”

PSOE Molina
Antonio Ruiz./Foto: LVC

Casi a la misma hora que Pablo Casado destituía a Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz de los populares en el Congreso de los Diputados, el PSOE cordobés cerraba filas entorno a su líder Sánchez & Cía. Pueden parecer dos hechos inconexos, pero no lo son. Cayetana se ha vuelto incómoda, más liberal e incisiva. En realidad siempre fue así. Y el PP prefiere un perfil más prudente, o sea, que no le derechice la imagen socialdemócrata y/o centrista. El PSOE no duda en cerrar filas ante una medida que rompe la línea de flotación económica del municipalismo y que para algunos, sobre todo para los populares, roza lo inconstitucional. Con un presidente, Pedro Sánchez, que ha faltado varias veces a su palabra y que ha mentido en reiteradas ocasiones al pueblo español. Poco importan esos nimios detalles cuando funciona el fuenteovejunismo.

Reunión PSOE para los remanentes / Foto: LVC

En el PP aún confiaban que algunos -o bastantes- alcaldes socialistas, independientemente de lo votado en la FEMP  (cuyo empate entre distintas formaciones políticas rompió el gallego y socialista Abel Caballero), se retractasen en el día a día de las economías municipales necesitadas en tiempos de pandemia. En Córdoba parece que no va a ser así. Ayer por la tarde, el secretario general del PSOE de Córdoba, Antonio Ruiz, mantenía una reunión telemática con alcaldes y alcaldesas y portavoces socialistas de la provincia en la que también han participado el presidente de la FAMP, Fernando Rodríguez Villalobos, la secretaria general de la FAMP, Teresa Muela, y la secretaria de Política Municipal PSOE-A, María Jesús Serrano. Ruiz ha dicho que el acuerdo de la FEMP es “motivo de celebración” porque movilizará unos 5.000 millones de euros que por culpa, no se lo van a creer, de Mariano Rajoy, estaban paralizados. Este es el mantra socialista al que, por otra parte, no le falta razón, porque los municipios aún se regían, presupuestariamente hablando, por la conocida ‘Ley Montoro’. “No se trata de una intervención ni de un ataque como intenta hacer creer el PP de manera tramposa y rastrera, sólo para alimentar sus estrategias de confrontación”, ha asegurado Ruiz, que ha recordado que “los ayuntamientos vienen reclamando el uso de sus remanentes desde 2012, año en el que el Gobierno de Rajoy, con la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, puso restricciones a la autonomía de la administración local en materia económica”.  Olvida, no obstante, el señor Ruiz que de los polvos de la ruina de Zapatero se hicieron necesarios lodos como la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Un lapsus quizá disculpable porque Ruiz está en el aquí y ahora. “La decisión está en manos de cada consistorio y de lo que convenga a sus arcas municipales, teniendo en cuenta que es una forma de dar destino a unos fondos actualmente inutilizados, en muchos casos generando intereses negativos en los bancos, para mejorar la vida de los ciudadanos, sin que suponga sacrificio ni esfuerzo económico para los ayuntamientos”, ha explicado Antonio Ruiz, que ha vuelto a culpar al Gobierno de Rajoy, del que solo queda el recuerdo del bolso de Soraya Sáenz de Santamaría, en realidad: “Los mismos que ahora se oponen a este acuerdo son los que impulsaron los recortes que supuso la Ley de Estabilidad Presupuestaria”,  para concluir que “la asfixia de los ayuntamientos se debe a la gestión del Gobierno de Rajoy, que puso el pie en el cuello a los  ayuntamientos a los que obligó a recortar servicios municipales, inversiones y planes de empleo en los municipios, por eso no vamos a permitir que el PP nos dé lecciones de municipalismo”.

José María Bellido y Antonio Ruiz./Foto: Irene Lucena

Lecciones de todo esto se desprenden, desde luego. Sobre todo en cuanto a estrategias de comunicación, ya que el PSOE está consiguiendo que un acuerdo que a todas luces es intervencionista y que, de otra manera, también ata las manos a los ayuntamientos, se convierta en una medida correctora frente a la ‘política de recortes del PP’. El Partido Popular ya inició su cruzada en contra de esta nueva ley de financiación desde el minuto uno. Ahora quizá lo siga haciendo con un talante más centrista, ese que tanto gusta a sus oponente políticos. Ocurre que en Córdoba hay un alcalde centrista pero que ya ha enseñado los dientes en defensa de su ayuntamiento y administrados: José María Bellido insiste que el dinero de los cordobeses no se va a dar al Gobierno de Sánchez e Iglesias. Firmeza que también es motivo de celebración para los que no comparten esta suerte de intervención estatal disfrazada de sostenibilidad y progreso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here