Coronavirus: las nuevas medidas pueden ser la puntilla para las orquestas


Las orquestas de baile llevan sin trabajar desde el inicio del confinamiento.

Grupo actuando / Foto: LVC

La pasada semana en el podcast El Coro nos acercamos al sector artístico para hablar sobre cómo estaban viviendo la situación de crisis que ha provocado la pandemia. Nos acompañó Paco López Arribas, más conocido como Paco Records y músico veterano que tiene a sus espaldas más de 40 años de carrera. Fundador de la mítica Banda Sueña, representaba en el podcast a un sector que no goza de las listas de éxito en Spotify ni en el resto de los medios pero que son parte imprescindible de cualquier fiesta popular, verbena o feria: las orquestas de baile. “Fuimos los primeros en parar y vamos a ser los últimos en arrancar”, declaró Paco. Si es que arrancan. Las nuevas medidas anunciadas por la Junta de Andalucía el pasado domingo y adoptadas por el Consejo Interterritorial de Salud Pública son más restrictivas si cabe con los denominados ‘eventos multitudinarios’, que además del informe preceptivo de las autoridades sanitarias deben garantizar las distancias de seguridad de los asistentes y lo que es peor: tendrán como hora límite la 1 de la madrugada.

Paco Record / Foto: LVC

En circunstancias normales esa es la hora a la que, en cualquier verbena, el público comienza a animarse. Si la contratación de orquestas estaba ya parada, se antoja difícil que se pueda recuperar de nuevo la actividad antes de que acabe el verano con estas nuevas y restrictivas medidas. “Esta es una actividad temporal e intermitente. Se nos exigen 180 días de cotización como mínimo para poder acceder a las prestaciones”, nos dijo López Arribas. En la mayoría de los casos ese número no podrá ser alcanzado por los integrantes de las casi 200 orquestas de baile que hay en Andalucía.

“La salud es lo primero, que conste” nos aclara Paco un tanto molesto porque “se nos ha criticado que no pensamos en la salud”. En realidad piensan en trabajar, y en muchos casos, aunque suene duro, en comer, porque son muchas las familias del mundo del espectáculo, y concretamente de las orquestas, las que dependen de esta actividad, no sólo los músicos: técnicos, transportistas y montadores. Orquestas que son el complemento para muchas de las actividades lúdicas que se celebran tradicionalmente en pueblos y barriadas y que ahora, además, se encuentran más restringidas. “En muchos ayuntamientos se suspenden las ferias y el presupuesto pues lo emplean en otras cosas”, comenta resignado el músico.

Grupo actuando / Foto: LVC

Y no solo las ferias. Cuando grabamos el podcast aún no habían entrado en vigor estas nuevas medidas que  son obligatorias desde el lunes 17 y que afectan no sólo al ocio y la hostelería, sino a las reuniones familiares, fumar en la vía pública o visitar a los mayores en las residencias.

Algunos músicos sobreviven con el alquiler de locales si disponen de ellos. Otros, la mayoría, ni eso. Con el otoño acabará una temporada que para ellos ni tan siquiera comenzó. La música se apagó para este verano anormal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here