El Coro: “Es incomprensible tener miedo por ir a un teatro y no a un bar”

113

Músicos y actores se dan cita en el podcast de esta semana para hablar de su situación durante la crisis sanitaria

Grabación de El Coro 14 de agosto.

Los escenarios, la música, la industria audiovisual… Entretenimiento y sector artístico van de la mano y también están sufriendo las consecuencias de la epidemia. La nueva normalidad, con sus normas higiénico sanitarias, no está favoreciendo además que aquellos que han estado sin actividad durante el confinamiento puedan recuperarse económica y profesionalmente. 

En El Coro de hoy se dan cita Manolo Medina, actor jerezano y empresario teatral; Paco López Arribas, músico y miembro fundador de La Banda Sureña; Julián Molina, director del Teatro Avanti, y Antonio Villar, actor y director de doblaje. 

“Somos muy de besarnos y abrazarnos. Estamos fastidiados porque el doblaje es un tipo de actuación muy de sentimientos”. Antonio Villar, que ha pasado el Covid19, teme un próximo confinamiento por la pérdida de puestos de trabajo que puede suponer, en este caso para los técnicos, ya que a los actores se les exigirá trabajar desde casa. Para el director de doblaje de Juego de Tronos la crisis sanitaria ha venido a complicar la subsistencia de sus compañeros en una labor que no está precisamente bien pagada : “Hay actores que no pueden pagar la luz o el alquiler”. 

“Somos los bufones del rey y nadie da un golpe encima de la mesa para solucionar esto”, dice Manolo Medina, que solo ha tenido una actuación desde marzo. “No se valora el trabajo que el entretenimiento y la cultura en definitiva, suponen”. Medina sobre todo se refiere, al igual que Villar, a todos aquellos que no son los más famosos pero que forman parte de un entramado que siempre nos hace la vida más llevadera y feliz. “Detrás de esto hay muchas familias que tienen que comer y vivir, como todos”, apostilla Villar.

Hasta 17 personas conforman La Banda Sureña. Paco López es músico y también empresario. Denuncia el “quebradero de cabeza administrativo para tramitar ayudas” que tienen que padecer, en muchos casos “demostrando la actividad que se ha tenido” sujeta “a la temporalidad, como el régimen agrario”. En su caso, como el de muchos músicos y orquestas de toda España han visto no solo suspendidas sus actuaciones sino que “el dinero que los ayuntamientos tenían previsto para contratar las actuaciones ahora, lógicamente, lo emplean en otra cosa”. 

“El problema es cómo cambian las normas de una semana para otra” Julián Molina comenta también la falta de ilusión que sufren muchos de sus compañeros que se ven sin trabajo ni ingresos ni una perspectiva clara de futuro. 

Lo más llamativo del podcast de esta semana ha sido la gratitud que los invitados han mostrado porque – y es cierto- su situación no suele merecer la misma atención que otros sectores o gremios como el turismo o la hostelería, cuando ellos también forman parte en muchos casos de añadir valor a esos sectores. Otra queja generalizada ha sido la escasa eficiencia y preparación que en el aspecto cultural tienen muchas administraciones, que por otra parte suelen ser las que contratan en un muy elevado porcentaje a los artistas, y por tanto, ‘gestionan’ la cultura. Y también preocupa el miedo que han detectado en el público por acudir a las salas. “No se entiende tener miedo por ir al teatro y no a un bar” destaca, sorprendido,  Manolo Medina.”Hay que tomar medidas para que no cambien los hábitos de consumo de la cultura”, advierte Julián Molina.

Pero estamos entre artistas. Y a pesar de la situación, por vocación nos hacen la vida más feliz y en El Coro de esta semana no han faltado ni las risas ni el optimismo. Y si no nos vemos abocados “al próximo confinamiento” (es curioso como se da por hecho), veremos a Medina sobre el escenario del Avanti en septiempre con su “Qué buena suerte tengo pa to”

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here