El Hospital Reina Sofía instalará 6 equipos de tomografía computarizada del proyecto Huella de Energía


Ha comenzado a funcionar el primero de los TACs que se irán recibiendo durante los próximos meses y que permitirán renovar la flota tecnológica e incrementar el número de equipos en uno más

Comienza a funcionar el nuevo tac./Foto: LVC
El HURS recibirá 6 TACs a lo largo del año./Foto: LVC

El Hospital Universitario Reina Sofía va a instalar durante los próximos meses 6 nuevos equipos de tomografía computarizada (TAC) procedentes del proyecto Huella de Energía. Hoy ha comenzado a funcionar el primer equipo que se ubica en una nueva sala de la Unidad de Radiodiagnóstico en el Hospital General. Concretamente, 12 pacientes se han realizado una prueba durante esta mañana en el nuevo equipo.

La dotación de 6 nuevos TACs va a permitir que el Hospital Reina Sofía renueve la tecnología e incremente en 1 el número de equipos que actualmente se disponen en la Unidad de Radiodiagnóstico. Así, el hospital pasará de contar con 5 TAC en Radiología a 6, a los que se sumaría el equipo de tomografía destinado a Oncología Radioterápica.  

Este incremento y actualización de equipos va a permitir mejorar la oferta que realiza la unidad de Radiodiagnóstico en esta modalidad, tanto en disponibilidad de equipos como en el tipo y calidad de estudios que podrán realizarse. Otra de las ventajas que ofrecen estos equipos es la optimización y control de dosis de radiación que ofrecen, aspecto clave para minimizar los posibles efectos adversos de las pruebas diagnósticas con conllevan la utilización de radiaciones ionizantes.

Concretamente, se incorporarán a nuestro centro 3 TAC de nivel 3 de 64 cortes, dos TAC de nivel 4 de 128 cortes, uno de los cuales se encontrará dotado de software específico para realizar estudios de angioTC de coronarias, y un TAC más avanzado con posibilidad de realizar imagen espectral. Estos equipos permitirán realizar estudios avanzados en patologías vasculares como en el código ictus, en procesos cardiológicos o patología oncológica.

El proceso de sustitución e instalación supone la coordinación de las obras de adecuación y trabajos de verificación entre estos profesionales y la empresa suministradora, siendo el objetivo primordial minimizar el impacto en la atención a los pacientes durante las instalaciones. Por otro lado, el proceso de instalación de cada nuevo escáner conlleva dos semanas de trabajo de instalación, tras las que el Servicio de Radiofísica y Protección Radiológica del centro realiza las pruebas de aceptación y referencia. Posteriormente todos los profesionales de Servicio de Diagnóstico por Imagen realizan un programa formativo específico presencial.

Este programa formativo comienza con una fase online un mes antes de la instalación del equipo, de tal forma que en la fase presencial de la formación se afianzan los conocimientos adquiridos y se puede realizar de forma eminentemente práctica. La formación continua planificada de los profesionales se extiende a los ocho años posteriores a la instalación y alcanza de forma muy específica a los Técnicos Especialistas en Diagnóstico por Imagen, así como también a Radiólogos, Radiofísicos, personal de electromedicina, mantenimiento e informática.

Una vez más los Servicios de Tecnologías de la Información y Comunicación, STIC, juegan una papel imprescindible y protagonista en estas instalaciones, ya que los equipos deben conectar entre sí, con el PACS centralizado del Servicio Andaluz de Salud y con el Centro avanzado de Diagnóstico por Imagen, que permitirá la monitorización en tiempo real del funcionamiento de los equipos, las dosis administradas y la homogeneización de protocolos diagnósticos.

Huella de Energía

Estos seis equipos se enmarcan en el proyecto Huella de Energía en el que la Junta de Andalucía va a invertir más de 41,8 millones de euros y que supondrá la renovación de 57 equipos en toda Andalucía y la incorporación de 11 adicionales. Este programa tiene como objetivo que la sanidad pública andaluza disponga de la mejor información diagnóstica por imagen que la tecnología actual pueda ofrecer, con la mayor seguridad para el paciente y dentro de un proyecto de desarrollo sostenible. Se persigue conseguir la excelencia diagnóstica y posicionar a Andalucía como la región europea con los niveles de radiación más optimizados en los equipos.

Entre las medidas incluidas está el despliegue del Centro Avanzado de Diagnóstico por Imagen (CADI), un centro tecnológicamente avanzado, que, de forma centralizada, recogerá la información relevante de todos los equipos de radiología de la red pública, permitiendo de esta forma la monitorización continua de dosis recibidas, funcionamiento de los equipos, seguimiento de la calidad de imagen, gestión de interrupciones y listas de espera, y homogeneización de los protocolos clínicos de exploración. De tal forma que se optimice el uso de los recursos y de los profesionales, al poder prestarse apoyo de manera automática cuando la situación así lo requiera.

Dentro del CADI tiene especial relevancia el Comité de Dosis Regional, que establecerá las directrices y decisiones corporativas en el análisis, custodia y protocolización de las dosis de radiación, en los términos exigidos por la normativa europea. La gestión de la dosis se realizará mediante una plataforma software única que alcanzará la gestión de todos los sistemas de radiología, teniendo en cuenta que Andalucía cuenta con el mayor parque radiológico de toda Europa.

El proyecto Huella de Energía recibió en 2018 el reconocimiento de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN) a la mejor innovación tecnológica en salud desarrollada por una comunidad autónoma. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here