El reto de mejorar los barrios más pobres de Córdoba

224

El Ayuntamiento y la Universidad Loyola firmarán en breve el convenio para la actuación en Las Palmeras, Las Moreras y el Polígono Guadalquivir

Moreras
Edificio de Las Moreras. /Foto: JC

El Urban Audit es un proyecto de la Unión Europea que busca conocer las condiciones de vida de las principales ciudades europeas. Dentro de este estudio hay un apartado que pone el foco en 16 ciudades españolas con más de 250.000 y con barrios o distritos que tienen una población que oscila entre los 5.000 y los 40.000 habitantes. Este estudio lo realiza en España el INE y desde hace unos años figuran en el mismo cuatro barrios cordobeses entre los quince con las rentas más bajas. Dos de ellos (Sector Sur y Polígono Guadalquivir) se encuentran en el mismo distrito y a ellos hay que sumar Las Palmeras-Miralbaida y Las Moreras-Huerta de la Reina.

barriada de las moreras
Barriada de Las Moreras. /Foto: LVC

Desde que surgió esta situación se ha intentado remediar desde las instituciones con tímidas medidas que no han dado sus resultados. Así, el pasado 26 de mayo se conocían el resultado más reciente del Urban Audit de 2020 y los cuatro barrios cordobeses seguían entre los 15 más pobres de España. Nada había cambiado. Las Palmeras figura entre los cinco primeros, detrás de cuatro distritos de Sevilla y uno de Alicante, con una renta media anual de 6.207 euros, según datos de 2017.

Un proyecto para los barrios

Tras las elecciones municipales del pasado año, el gobierno local se propuso buscar una solución y para ello presentó el pasados mes de noviembre una metodología de trabajo que poco, o nada, tenía que ver con lo que hasta ahora se había hecho en estos barrios. El Ayuntamiento, junto con el Instituto de Políticas para la Transformación Social, de la Universidad Loyola Andalucía, van a desarrollar en estas zonas de la ciudad unas técnicas de desarrollo endógeno que ya han sido aplicadas con éxito por esta institución docente en los últimos 30 años en diversos lugares de Centroamérica, Vietnam, Camboya, Bangladesh o el norte de Marruecos. El director de este instituto, el profesor Antonio Sianes, explica que consiste en un trabajo “a medio y largo plazo para generar unas ciertas condiciones más favorables a la intervención en las barriadas”.

Presentación de las actuaciones en Las Palmeras, Las Moreras y el distrito sur.
Presentación del acuerdo con la Universidad Loyola. /Foto: JC

En concreto, cada barrio contará con una metodología propia, adaptada a las necesidades de cada uno. Como explica la delegada de Servicios Sociales del Ayuntamiento, Eva Timoteo, “la diferencia con lo que se ha hecho hasta ahora es que son los propios vecinos los que lo impulsan”. Esta concejal ha explicado que próximamente se firmará el convenio entre el Consistorio y la Universidad Loyola, una vez ha entrado en vigor el presupuesto de este año, y se pondrá en marcha la maquinaria en estos tres puntos de la ciudad.

Timoteo es consciente de que “hay vecinos con ganas de cambiar, pero cada vez son menos”, por lo que el tiempo es fundamental y hay que aprovecharlo. En Las Palmeras, en cambio, se lleva trabajando desde hace tiempo y allí cuentan ya con un plan integral y el diagnóstico. Luis Maya, de la asociación de vecinos Unión y Esperanza, es un pilar fundamental de este proyecto.

Considera la edil que “no hay una representación fuerte del barrio frente a la ciudad” y, para superar esta situación, señala que el nombre de la asociación de vecinos agrupa a los dos colectivos que tienen una mayor proyección en el resto de la ciudad, como son el club Unión Deportiva Las Palmeras y la hermandad del Cristo de la Piedad y María Santísima de Vida, Dulzura y Esperanza Nuestra. Además, el nombre de Unión y Esperanza transmite lo que estos vecinos quieren para su barrio.

La situación en Las Moreras

En Las Moreras la situación no es distinta. Es un barrio que no está alejado del casco urbano, sino integrado en él, y muy cerca de lo que es el centro de la ciudad. El párroco de las Santas Margaritas, Antonio Caballero, lleva en el cargo desde 1999 y reconoce que “esto es muy duro”. Ha participado en algunas reuniones preeliminares que ha convocado la Universidad Loyola y afirma que “el futuro es muy complicado”, porque “aquí, en mi barrio, veo a muchísima gente que vive de milagro”. 

moreras barrios
Barriada de Las Moreras. /Foto: LVC

Son vecinos que trabajan en los mercadillos, en el servicio doméstico y que han estado tres meses sin ingresos. “Yo he sido un defensor del Ingreso Mínimo Vital, porque la economía tiene que mantenerse y lo mismo que se gasta dinero en muchísimas cosas hay que dar soporte a muchas familias”. Este párroco descarta que esta medida del Gobierno central tenga una finalidad electoralista: “La gente está quemada y aquí últimamente sólo vota el 20 por ciento”. La clave para el futuro, según Caballero, pasa “por un trabajo digno, pero no es fácil”. 

El Polígono Guadalquivir

Miguel Pozo es el párroco de Santa Luisa de Marillac, donde lleva cinco años, y se califica de “escéptico” ante el plan a desarrollar por el Ayuntamiento y la Universidad Loyola. Este sacerdote conoce el día a día del Polígono Guadalquivir, lo que le permite afirmar que “hay muchos programas, pero la gente viene a comer a la parroquia”, por lo que se considera “desengañado con las políticas que han vendido humo”. 

Aún así, espera “algo efectivo” de esta iniciativa, a la que le supone que esté “bien pensada y tenga garantías de éxito”. En su opinión, el cambio en su barrio tiene que pasar por “sacar a la gente de la pobreza con cultura y formación para que ellos tengan su sustento”. 

La labor de Estrella Azahara

La formación, precisamente, es en uno de los pilares en los que trabaja Estrella Azahara en Las Palmeras. Llevan 14 años desarrollando una labor socioeducativa con el refuerzo escolar que comienza a dar frutos. Alba Aranda explica que cuando ella llegó hace ocho años cogieron a unos niños con seis años que “han continuado sus estudios con ciclos formativos y hay dos chicas en el ciclo superior y quién sabe si pasarán a la Universidad”.

Proyecto de Estrella Azahara financiado por el Cabildo en Las Palmeras. /Foto: LVC

Aranda está esperanzada en el reciente inicio de las obras de construcción del IES de Miralbaida, que permitirá a muchos alumnos de Las Palmeras continuar sus estudios cerca de sus domicilios, lo que puede ser la puerta a un futuro seguro.

Estrella Azahara también imparte formación en tres materias: comercio, atención sociosanitaria y camarero, que el año pasado lograron un 84 por ciento de inserción laboral. 

Por último, Antonio Sianes, desde la Unviersidad Loyola Andalucía, está deseando poner en marcha el cambio en estos barrios. Serán los vecinos los que tengan la voz cantante, porque ellos formarán el denominado equipo impulsor, “los llamados a liderar el proceso y las actividades de todo tipo”, y así desterrar “la sensación de que no se cuenta con ellos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here