La oposición de izquierdas destaca la llegada de Vox y la falta de gestión


PSOE e IU critican el número de altos cargos y desde Podemos señalan "el diálogo inexistente con la oposición y los movimientos vecinales"

Pedro García, Isabel Ambrosio y Cristina Pedrajas. Ordenanzas
Pedro García, Isabel Ambrosio y Cristina Pedrajas. Foto: JC

Los tres grupos de izquierdas que están en la oposición municipal hacen un balance del primer año del gobierno local formado por PP y Ciudadanos en el que destacan la presencia de Vox como apoyo destacado, así como subrayan la falta de gestión en todo este tiempo. PSOE, IU y Podemos coinciden también en subrayar en este balance la presencia de una falta de gestión que se materializa en que no se han puesto en marcha proyectos en este tiempo. En síntesis, los socialistas hablan de “un gobierno sin proyecto”, en IU afirman que ha sido “un año en blanco”, y desde Podemos lo sintetizan en el término “desastre”.

Pedro García, Isabel Ambrosio y Cristina Pedrajas. Ordenanzas
Pedro García, Isabel Ambrosio y Cristina Pedrajas. Foto: JC

Una cuarta parte de este último año ha estado marcada de forma abrumadora por la llegada de la crisis generada por el covid-19, un asunto que PSOE, IU y Podemos no pasan por alto en el análisis de estos últimos meses transcurridos en el Ayuntamiento. Desde el grupo socialista señalan que “la llegada del coronavirus ha supuesto la paralización del Ayuntamiento que no han resuelto ninguno de sus altos cargos”, mientras que Izquierda Unida destaca que en estos tres últimos meses “se ha puesto de manifiesto que los Servicios Sociales no han sabido poner sus recursos a disposición de esta crisis y han delegado en el tercer sector”, para proceder al reparto de alimentos a los afectados por la pandemia. Podemos se fija en el anuncio del reparto de las mascarillas y se hace las siguientes preguntas: “¿Dónde están las 300.000 mascarillas que llevan más de un mes prometidas para todos los cordobeses? ¿Han llegado? ¿No han llegado? Mucho titular sin resultado real a la hora de la verdad”, como señala el concejal Juan Alcántara.

La entrada de Vox en el Consistorio con dos concejales no ha pasado desapercibida a los grupos de izquierdas a la hora de hacer este balance. Desde Podemos, se afirma que “el gobierno de PP y Ciudadanos se sustenta en las peticiones y en los mandatos de Vox, porque en lo importante siempre se ponen de acuerdo -investidura, ordenanzas, presupuestos-, pero luego, en lo superfluo, en lo cotidiano, en las mociones que cada mes se presentan, siempre sobreactúan con una impostada posición de oposición cuando no lo son realmente, porque son el sustento de este gobierno en todas las decisiones importantes”.

El grupo encabeza por Isabel Ambrosio coincide en lo esencia con los concejales morados y afirma que el gobierno municipal está “echado en manos de la ultraderecha en las ordenanzas, los presupuestos, y en el plan de choque le han dado un trato preferente mientras han ninguneando al resto de la oposición”. IU aporta hechos concretos y señala que “lo único en lo que hemos visto que tenía interés Bellido es el cambio de nombre de las calles para recuperar los nombres de quienes participaron en el genocidio franquista”, algo que también señalan los socialistas.

PSOE e IU ligan los resultados de la gestión al número de altos cargo con el que cuenta el equipo de gobierno. A lo largo de los últimos meses han sacado a relucir esta cuestión cada vez que realizaban alguna crítica a PP y Ciudadanos. Así, el grupo liderado por Pedro García expone que “en un año no han sido capaces de sacar adelante ninguno de los grandes contratos del Ayuntamiento pese a vender una imagen de buenos gestores y de haber engrosado el número de cargos de libre designación”. Los socialistas, por su parte, hablan de “batallón de altos cargos”, que tiene un coste para las arcas municipales de 800.000 euros, y añaden que esta cantidad, aparte de ser superior a la destinada al mismo concepto en el mandato anterior, “es similar a lo que se dedica a ayudas de emergencia en el Plan de Choque”.

Los socialistas ponen el acento en determinados asuntos “que quedaron consensuados en el anterior mandato y se han guardado en el cajón sin explicaciones creíbles”, como es el caso de la estrategia logística, permitir el concurso de acreedores en Rabanales 21 durante el Estado de Alarma o la falta de avances en la finalización de la reforma de Ronda del Marrubial. En otro plano, añaden el incremento del plazo en el pago a proveedores, o que dos de los contratos más cuantiosos, como son los de suministro eléctrico y la ayuda a domicilio “han caducado sin que fueran capaces de sacarlos a tiempo”.

Izquierda Unida, por su parte, se fija en el trabajo de delegaciones como Urbanismo, Turismo o Cultura. “Hoy se conceden menos licencias que hace un año, el espectáculo del Álcazar lleva más de un año cerrado, no existe política cultural alguna”, a lo que añade lo que califican como “cuestiones nunca vistas en el Ayuntamiento”, como es el caso del “bloqueo a una comisión de investigación en el Imdeco o la pérdida de 400.000 euros de dinero público en la Gerencia de Urbanismo”.

Podemos, por último, resumen que éste “ha sido el año más difícil, con la gestión más deficiente que podíamos esperar y con el diálogo inexistente con la oposición y los movimientos vecinales y asociativos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here