Isabel Albás, Primera Teniente de Alcalde y portavoz municipal de Ciudadanos: “No prometemos grandes cosas que no se puedan cumplir, como sí ha hecho siempre el bipartidismo”


La edil responsable de Desarrollo Económico y Turismo hace un balance del año municipal.

Ciudadanos
Isabel Albás. /Foto: Irene Lucena

El próximo 15 de junio hace 15 años que llegó a Córdoba por amor. Esta zaragozana se casó con un cordobés y se quedó aquí, fundando una familia y un hogar. Se emociona rememorando su boda y eso puede desarmar a cualquier entrevistador antes del cuestionario, pero enseguida nuestra edil se repone y el entrevistador también. Isabel Albás espera que se encienda la grabadora y que dispare, como en el Viejo Oeste, que ella desenfunda. Y lo hace con un discurso generoso, vigorizante, hiperactivo casi, como ella misma parece ser. Hace un año que su partido, Ciudadanos, decidió trasladarla del parlamento andaluz a la capital y convertirla en candidata a la alcaldía de Córdoba, decisión que tuvo sus más y sus menos en la militancia naranja cordobesa, que vio en David Dorado un candidato más adecuado por cuanto había desarrollado hasta entonces una trabajadísima labor como concejal en la oposición. Llegaría el acuerdo con el PP para el gobierno de este mandato y hemos ganado, por tanto, una teniente de alcalde hiperactiva y turística- Albás-  y a Dorado al frente de Sadeco, dejando las calles como la patena y sin coronavirus. Isabel Albás resume este primer año de mandato casi como lo empezó en el salón de plenos: “hay que poner a Córdoba en el centro”.

Isabel Albás./Foto: Irene Lucena

– Tras este primer año ¿goza el pacto de gobierno de buena salud?

– Sí, claro. Por supuesto. Tal y como llegamos al acuerdo, la prioridad es Córdoba y los cordobeses. Desafortunadamente la ciudad partía de una situación complicada, sobre todo en lo relativo a la generación de empleo, con una tasa de desempleo excesivamente elevada para el potencial que tiene nuestra capital. Y era necesario llegar a un acuerdo, cambiar de gobierno y la forma de hacer las cosas y priorizar, poner a Córdoba en el centro de las políticas.

Y desde luego la salud del cogobierno es extraordinaria a día de hoy.

– Sin embargo, si ha habido un conato de crisis ha partido desde su formación, Ciudadanos, con la polémica dimisión de la gerente del Instituto Municipal de Deportes hace unos meses.

– Pero no una crisis. Son situaciones que pasan y que hay que intentar manejarlas de la mejor forma posible. Creo que se demostró que somos un gobierno unido. Fue una situación complicada que se le presentó a mi compañero Manuel Torrejimeno y que intentamos solucionar de la mejor manera posible.

– Algo más del 60% del presupuesto municipal lo maneja el PP, pero tras la crisis del COVID19, Ciudadanos está al frente de áreas y concejalías que se han vuelto fundamentales tanto para afrontar la crisis como para la reactivación de la ciudad.  Adquieren ustedes mayor peso.

– Así es, pero lo que todos tenemos que ver es que en esta crisis sanitaria que hemos tenido la prioridad eran las personas. Con lo cual, la relevancia, la importancia de dotación de recursos a Servicios Sociales era fundamental. Porque de la noche a la mañana muchas familias, no solo de los barrios más desfavorecidos, sino autónomos, tuvieron que cerrar su negocio de un día para otro. Y han estado prácticamente tres meses sin facturar, sin generar ni un solo euro. Ahí tuvimos todo el equipo de gobierno que ponernos a trabajar para sacar adelante Servicios Sociales y que aquellas familias sin recursos para comprar tuvieran acceso a los alimentos. Es la delegación oficial, por así decirlo, en la que se tiene una estadística de las familias que tienen necesidades, con datos concretos, claros y concisos. Con el acuerdo que llegamos con el Banco de Alimentos y la generosidad de muchísimos cordobeses y empresas, pudimos ayudar a muchas familias que poco a poco van pasando a Servicios Sociales, servicios que han sido la prioridad. Ahí se demuestra que el gobierno ha trabajado conjuntamente. Y quiero poner en valor también a la oposición, con los que hemos tenido reuniones casi diarias y se ha trabajado de la mano, que es importante.

Isabel Albás./Foto: Irene Lucena

Ahora en lo que tenemos que pensar es en la reactivación económica, que es fundamental, lo que requiere fortalecer el Instituto Municipal de Desarrollo Económico y Empleo (IMDEEC) y sobre todo Turismo. Córdoba vive fundamentalmente del turismo. No aprendimos de la crisis de la construcción y hay que diversificar  la generación de empleo y la económica. Tenemos que reactivar no sólo el turismo, que lo vamos haciendo de una forma progresiva conforme el Gobierno de España va permitiendo la movilidad, sino que nos toca que trabajar muy duro para diversificar la economía de la capital. Esto ha sido un aviso para que hagamos las cosas de manera diferente y  favorezcamos que aquí venga otro tipo de inversión. Hay que apostar por la sostenibilidad, por el medio ambiente y por que vengan otras empresas a Córdoba. No podemos poner todos los huevos en la misma cesta porque como venga otra crisis nos volverá a ocurrir lo mismo.

– Curiosamente eso lo dice la responsable de Turismo del Ayuntamiento. ¿Qué replanteamiento ha  tenido que hacer tras el 14 de marzo?

– Hasta el estado de alarma el planteamiento en Turismo era dirigirnos al turista, o sea, toda aquella persona que no es de Córdoba. Mucha promoción, mucha inversión en medios de comunicación o destinada a la red de ciudades AVE (Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza…) para hacer determinadas acciones, además de en nuestra comunidad autónoma y Europa. ¿Qué ocurre ahora? Las cosas han cambiado y todo el esfuerzo lo estamos dirigiendo, primero a la provincia y después a Andalucía, porque ya podemos viajar entre provincias dentro de la comunidad. Un tanto por ciento importantísimo sigue yendo a promoción en medios de comunicación y actividades en origen, en determinadas ciudades, para dar a conocer lo nuestro, principalmente el atractivo cultural. Somos lo que somos porque tenemos la Mezquita Catedral además de otras muchas cosas, pero la Mezquita no la tiene nadie en el mundo. Poseemos otras fortalezas, no solo patrimonio y cultura, y por eso hemos apostado también por el turismo de congresos, o el caballo. Pero vender Córdoba como cuna del caballo español de pura raza. Muchísima gente no conoce las Caballerizas Reales. Está comprobado que el turismo viene aquí por la cultura pero disfruta enormemente de nuestra gastronomía y de otros muchos atractivos que tenemos en nuestra capital, como por ejemplo los cordobeses, a la hora de recibir al turista. La atención que se les tiene es extraordinaria. En definitiva, nos vamos a centrar más en la comunidad autónoma y el turismo nacional, porque entendemos que el ciudadano español lo que va a querer ahora es tranquilidad, lejos de las aglomeraciones -sobre todo después de lo que hemos pasado- y se tiene que ver a Córdoba como una ciudad tranquila, saludable, que cuida a la gente.

– Tratemos de obviar la crisis sanitaria porque me gustaría preguntarle, sin contar con esa circunstancia, cual cree usted que ha sido el mayor aporte de Ciudadanos al equipo de gobierno en este año.

– Pues yo creo que estabilidad y trabajo en equipo. Partíamos de un mandato anterior en el que no se veía trabajo en equipo. La prioridad son los cordobeses. No hay grandes promesas que no se vayan a cumplir, cosa que ha venido practicando el bipartidismo continuamente.  Hemos bajado la realidad al terreno y eso es lo importante. Escuchar a los ciudadanos y ver qué cosas se pueden hacer y cuales no. Dar explicaciones, también, de por qué no se pueden llevar a cabo determinadas medidas y por qué sí otras. La sensatez, la lealtad y la honestidad de cara a los cordobeses es fundamental. Estamos trabajando, creo que como todo el mundo sabe, en un plan estratégico que no va a ser para este mandato, sino que está dirigido a una generación con vista a más años, y lo interesante y perfecto sería que los grupos de la oposición también se sumaran, para que cuando cambie el color del gobierno en el ayuntamiento haya un plan real para Córdoba y los cordobeses. Que nuestros hijos, cuando sean más mayores, puedan decidir si se quieren quedar o desean irse, pero que puedan elegirlo, no  que sea obligado marcharse porque en Córdoba no haya oportunidades. Para eso el plan estratégico es muy importante y es lo que siempre hemos dicho en Ciudadanos: no hay que trabajar de cara a las próximas elecciones sino mirando a las próximas generaciones. Con amplitud de miras, poniendo encima de la mesa lo que nos une. Si realmente se sumaran los grupos de la oposición, a pesar de las diferencias ideológicas, trabajaríamos mejor por la generación de empleo y la apuesta firme por rescatar a los barrios desfavorecidos.

Isabel Albás./Foto: Irene Lucena

Barrios desfavorecidos, que como siempre he dicho, no es que padezcan una ‘maldición bíblica’, sino que creo que ha habido una malísima gestión con respecto a esas personas y barrios, y me lo dicen ellos. Porque si realmente se hiciera un análisis de los recursos que han ido dirigidos a esos barrios, si se hubieran gestionado de otra forma, hubiéramos tenido otros resultados. Y no pongo en tela de juicio la buena voluntad de quien haya llevado a cabo esos proyectos. El problema es que no ha habido una evaluación de la inversión de esos recursos. Hay que hacer las cosas de manera diferente. Con el acuerdo que hemos firmado con la Universidad de Córdoba y con Loyola se están haciendo las cosas de otra manera y conseguiremos que dentro de unos años muchas personas de esa barriadas se incorporen realmente a la sociedad de manera normal y con las misma oportunidades que cualquiera.

Insisto: si ponemos encima de la mesa lo que nos une, Córdoba mejorará de aquí a unos años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here