Los mercadillos no prevén abrir hasta el 8 de junio


Alvarez afirma que "en las condiciones de limitación de aforo y atención individualizada resulta imposible desarrollar la actividad"

mercadillo
Puesto de un mercadillo. /Foto: LVC

El delegado de Gestión, Comercio y Mercados del Ayuntamiento de Córdoba, Antonio Álvarez (Cs), ha anunciado este viernes que los mercados ambulantes de la capital, que suponen el sustento para unas 350 familias, no prevén abrir hasta el 8 de junio debido a las limitaciones implantadas por el Gobierno central para poder reiniciar la actividad desde el lunes 11 de mayo en el plan de desescalada por la situación generada por el coronavirus.

mercadillo
Puesto de un mercadillo. /Foto: LVC

En una rueda de prensa telemática, el concejal ha explicado que “se llevaba tiempo hablando con las asociaciones empresariales del sector, con unas conversaciones que se han incrementado en los últimos días”, si bien el acuerdo es “no proceder a la reapertura en la fase 1, desde el día 11”.

Según ha detallado, “la opinión unánime de las organizaciones de venta ambulante ha sido que si no pueden trabajar todos y de una forma que puedan llevar a su casa algún tipo de rendimiento, prefieren esperar”, a lo que ha agregado que “la decisión se basa en que entienden que ha existido un trato totalmente discriminatorio del Gobiero con el comercio ambulante en relación con el comercio en general y la hostelería”.

En este sentido, ha señalado que “sólo se permite la instalación del 25% de los puestos autorizados, mientras que en la hostelería al final se permite una ocupación del 50% de los veladores y en el pequeño y mediano comercio las superficies y aforos se han limitado, pero no como en los mercadillos, que se producen al aire libre y sería más fácil la adopción de medidas”.

De este modo, Álvarez ha comentado que “la limitación del 25%, unido a que sólo se permite el aforo de la tercera parte de lo posible, hace que algunos de los vendedores ambulantes pudieran colocarse en mercadillos una vez al mes y en el mejor de los casos dos veces”, algo que “en las condiciones de limitación de aforo y atención individualizada resulta imposible desarrollar la actividad” en los 800 puestos con los que se cuenta.

Mientras, ha aclarado que “desde el Consistorio se han ofrecido las facilidades previstas y que obliga la norma”, como “implantar medidas higiénico-sanitarias” e incluso “la posibilidad de trasladar aquellos mercadillos que no pudieran realizarse por limitaciones de espacio a la zona del Arenal, pero siguen con los mismos argumentos” en cuanto a “las limitaciones e idiosincrasia de cada mercadillo”, según ha agregado.

Ante ello, ha comunicado que “se va a proceder a programar la reapertura de los mercadillos para la tercera fase, para el 8 de junio”, dado que “en la segunda fase prácticamente no se soluciona nada”, al “seguir con limitaciones”.

Además, el edil ha aseverado que “en mayo se van a preparar las medidas del plan de choque que se consensúan con los agentes sociales y donde el comercio ambulante tiene bastante que aportar”, de modo que “se va a hacer una apuesta por los mercadillos y las campañas de concienciación para que los ciudadanos vuelvan a los mercadillos”.

Igualmente, considera que “hay que aprovechar estas circunstancias para pensar en el diseño de unos mercadillos del siglo XXI, con novedades, nueva imagen y las ayudas que se les prestará para la reposición de existencias”, de cara a que “el trabajo lo puedan desarrollar con más fluidez”, ha remarcado, todo ello en el marco del plan de comercio con distintas ayudas, teniendo en cuenta “familias que tienen problemas para llegar a final de mes”.

“RESPONSABILIDAD” DE LOS CONSUMIDORES

Por otra parte, el concejal ha transmitido de cara al lunes con la reapertura de pequeños y medianos comercios “un mensaje de absoluta tranquilidad, de cumplimiento de las normas”, de forma que ha apuntado a la seguridad “guardando las distancias establecidas con carácter de mínimos”.

Asimismo, Álvarez ha recomendado “intentar respetar los aforos y poder moverse dentro de la tienda sin incidir sobre las demás personas”, a la vez que “va a ser muy importante la manipulación de los distintos objetos y elementos”, de modo que “todo requiere una función de responsabilidad de los consumidores de tocar lo menos posible los objetos y las cosas y haya un comportamiento cívico”.

En otro orden de cosas, el edil ha elogiado el trabajo del área de Contratación, que “se ha desarrollado siempre con normalidad”, de hecho ha afirmado que “ha funcionado más que correctamente” durante el estado de alarma.