La falta de camas hospitalarias podría obstaculizar el paso a la fase uno


Según ha informado Saste, el Ministerio de sanidad ha establecido que debe de haber de 1,5 a 2 camas UCI por cada 10.000 habitantes y entre 37 y 40 camas de agudos por cada 10.000 habitantes

Satse urgencias
Cama de hospital./Foto: LVC

camas hospitales okEl Sindicato de Enfermería, Satse, ha denunciado la grave e inaceptable situación de los Hospitales de nuestra provincia en cuanto a la dotación de camas por habitante, para poder facilitar que los cerca de 800.000 ciudadanos de nuestra provincia puedan volver cuanto antes a la normalidad social, laboral y sanitaria.

Afirma Satse que es lamentable que  este déficit de recursos y medios para hacer frente no sólo a la epidemia del COVID-19 sino también a la actividad asistencial generada diariamente en nuestros Hospitales, nos impida avanzar en la desescalada y nos pueda condenar a los cordobeses a un permanente  e indefinido confinamiento   y con ello se imposibilite la vuelta a la normalidad.

Satse recuerda que lleva  años denunciando la falta de camas en nuestra provincia y exigiendo situarnos, al menos, en la media de nuestro país. Al respecto señala que nuestra provincia sólo dispone de 1,9 cama/1.000 habitantes, siendo la media de Andalucía de 2,4/1.000 Habitantes y la de España de 4,2.

Continúa Satse recordando el perverso y obsesivo interés permanente de la Administración Sanitaria en nuestra provincia por eliminar camas y cerrar con excusas frívolas e irresponsables cientos de camas en nuestros Hospitales. En este sentido el Sindicato de Enfermería recuerda las cerca de 200 camas que a lo largo de los años se han eliminado en el Hospital de Los Morales y  las cerca de 100 también inutilizadas y/o cerradas de manera permanente en el Hospital Provincial.

Todo ello, asevera Satse, ha contribuido no solo a descapitalizar asistencialmente nuestros Hospitales sino también a deshumanizar  la atención sanitaria favoreciendo altas precoces, reduciendo días de estancia hospitalaria y derivando prematuramente a la atención primaria pacientes cuyas necesidades asistenciales y cuidados quizás requerían algún tiempo más ingresado. Todo ello además sin preveer y disponer en los centros de salud de los medios y recursos necesarios para asumir una responsabilidad asistencial que los profesionales sanitarios  no pueden garantizar en optimas condiciones, y donde con frecuencia la prioridad no es la seguridad del paciente  y la calidad asistencial, sino el coste económico, para lo cual se fuerza al sistema  y sus recursos con el claro objetivo de que las cuentas de resultados económicos cuadre y permita a  algunos obtener importantes retribuciones en productividad.

Finaliza Satse exigiendo que los Hospitales de nuestra provincia dispongan las camas  de agudos y UCI necesarias  para que los ciudadanos de la provincia de Córdoba no queden relegados en el avance de las fases que les lleve a normalizar sus vidas de manera integral  condenándoles a permanecer una vez más a la cola de Andalucía   en materia de recursos y medios para  atención sanitaria y cuidados.

Asevera Satse que históricamente siempre se olvidan los máximos responsables de la Sanidad Cordobesa y Andaluza que el gasto en Sanidad no es un gasto sino una inversión en salud y en el estado de bienestar