Así son las cuatro fases de la desescalada


El 4 de mayo, se entrará en la FASE CERO en todos los territorios

paro ERTE Marín
Imagen del puente romano durante la crisis del Coronavirus./Foto: Irene Lucena
paro ERTE
Imagen del puente romano durante la crisis del coronavirus./Foto: Irene Lucena

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que “a finales de junio” espera que todo el país pueda entrar en una etapa de “nueva normalidad”, una vez controlada la pandemia del coronavirus, ya que será cuando se completará el plan de desescalada establecido en cuatro fases.

En primer lugar, Sánchez ha explicado que se han analizado las mejores prácticas internacionales disponibles y la hoja de ruta común elaborada por la Comisión Europea. Para ello, se han tenido en cuenta las experiencias de otros países, pero adaptándolas a las características de España. También se han celebrado reuniones con las distintas administraciones autonómicas y locales y con expertos de la sociedad científica, civil, empresarios y sindicatos.

En todo momento, Sánchez repitió igual que hizo el sábado que el “Plan para la transición hacia la nueva normalidad” tiene que ser gradual, asimétrico, coordinado y adaptable.

Cuatro fases

  1. La primera fase o FASE CERO, es la fase de preparación de la desescalada en la que ya nos estamos encontrando. En la que se abrirán pequeños resquicios para la apertura comercial como, por ejemplo, se abrirán locales con cita previa, restaurantes solo para llevar, entrenamientos individuales y entrenamiento básico de ligas profesionales.
  2. La FASE UNO o inicial, se permitirá el inicio parcial de ciertas actividades como la apertura del comercio bajo medidas estrictas de seguridad (excepto los grandes parques comerciales) con un horario preferente para mayores de 65 años. También en la restauración, en esta fase se permitirá la apertura de terrazas al 30 por ciento y los hoteles excluyendo sus zonas comunes. Los lugares de culto abrirán a un tercio de aforo. Se permitirá la apertura de centros para entrenamiento. Para el transporte público, la mascarilla seguirá siendo “altamente recomendada”. Los velatorios también estarán permitidos en esta fase bajo determinadas circunstancias.
  3. FASE DOS o fase intermedia, si se cumplen las condiciones y marcadores estipulados, en actividades como la restauración se permitirá la apertura, con un tercio del aforo, con garantías de separación y solo en servicio de mesas. La apertura del curso escolar será en septiembre, aunque contempla la apertura excepcional de algunos centros para conciliar la vida familiar y la laboral y para realizar la Ebau a partir de la fase 2 de la desescalada planeada por el Gobierno. Se prevé la reanudación de las actividades de caza y pesca, los cines, teatros a un tercio de aforo y salas de exposiciones y salas de conferencias. En cuanto a los actos y espectáculos, y si es al aire libre, se permitirán si son menos de 400 personas sentadas. Se podrán celebrar actos culturales de menos de 50 personas, y a menos de un tercio de aforo. Sobre los actos de culto se reducen al 50 por ciento.
  4. FASE TRES o última: una vez cumplidos los marcadores de la fase dos, queda la recomendación de mascarilla fuera del hogar y la distancia mínima de dos metros. Se flexibilizará la movilidad general. En restauración se flexibiliza el servicio para mesas sentadas, y se establecerán nuevos límites de aforo y medidas de distanciamiento.
Montoro Belalcázar Montilla Ayuntamiento coronavirus Junta
Muestra de coronavirus./Foto: LVC

Posteriormente se dictarán desde el Ministerio de Sanidad las órdenes oportunas. Según Sánchez, es importante que cada una de las fases descritas tenga una duración mínima de 2 semanas. “En el mejor de los casos, la desescalada tendrá 6 semanas de duración y la máxima tentativa será de 8 semanas para todo el territorio español”, advirtió el presidente del Ejecutivo. “A finales de junio estaríamos como país en la ‘nueva normalidad’, si se controlan los contagios”, recalcó Sánchez.

Como ya anunció el pasado sábado, el próximo fin de semana se permitirá la actividad física individual y los paseos con las personas con las que se convive. El 4 de mayo, se entrará en la FASE CERO en todos los territorios y dada la incidencia mínima de contagios en las islas de Formentera, La Gomera, El Hierro y La Graciosa, dada su situación epidemiológica, podrán pasar directamente a la FASE UNO.

Y a partir de ahí, quincenalmente el Ministerio de Sanidad evaluará cada uno de los marcadores de las provincias e islas. “Si lo hacemos unidos y coordinados lo lograremos mucho antes de lo previsto”, aseguró Sánchez.

El presidente del Gobierno también recordó que en la desescalada no lo haremos todos en la misma velocidad. “Descenderemos de forma controlada, antes de seguir avanzando lo haremos asegurando lo avanzando”, apuntó.

En este sentido, señaló que la desescalada deberá ser asimétrica. “La pandemia ha golpeado desigual a nuestro país. No avanzará al mismo ritmo en todas las comunidades autónomas. No serán uniformes en todo el territorio. La unidad territorial será la provincia, pero puede haber excepciones si no se cumplen los criterios objetivos. Esta asimetría nos permite adaptarnos mejor”, señaló.

Por otro lado, Sánchez remarcó que la desescalada tiene que ser coordinada, aunque se apliquen distintas reglas. Esta coordinación del Ministerio de Sanidad no supone que las decisiones sean uniformes en todo el territorio nacional. Estos avances se regirán por criterios objetivos, sanitarios. Estos marcadores serán públicos de modo que la ciudadanía pueda conocer en cada momento en qué estado está cada zona.

Sánchez también reconoció que el Gobierno es perfectamente consciente del “ansia” por recuperar el ritmo de su vida cotidiana y advirtió de que durante esta crisis hemos aprendido una lección importante, que es que “nuestros alivios de hoy, no los vamos a poner en riesgo por impaciencia. Si tenemos que elegir entre la prudencia y el riesgo, estoy convencido de que nuestro Gobierno elegirá siempre la prudencia”.

Al final de su intervención, Sánchez señaló que ahora toca lo más difícil para mantener a raya al virus, al tiempo que hizo un llamamiento a la “responsabilidad” y “solidaridad” de todos los ciudadanos. “El protagonista de esta fase de desescalada son los ciudadanos”, afirmó.

“Vamos a orientarnos por las certezas que nos da la ciencia. Por eso este plan es también flexible y adaptativo. Cualquier conducta irresponsable se vuelve contra de quien la protagoniza, pero también contra toda la sociedad española. El virus no se ha ido y continuará hasta que tengamos una vacuna efectiva y esto tardará tiempo. Con nuestro comportamiento podemos salvar vidas y podemos volver a recuperar nuestro país. Ese es el mejor patriotismo”, concluyó Sánchez.

Ya en la ronda de preguntas Sánchez contestó a preguntas sobre los ERTES y al teletrabajo. En relación a los ERTE, Sánchez aseguró que lo están estudiando y que están hablando con los sindicatos y empresarios. En cuanto al teletrabajo, Sánchez aseguró que, en el planteamiento del cronograma de fases del Gobierno, el teletrabajo sea preferente hasta al menos llegar a la fase tres.

Asimismo, el presidente del Gobierno ha anunciado este martes que tiene previsto plantear una nueva prórroga del estado de alarma, de quince días, al término del período actual que terminará el próximo 10 de mayo.

Después de la comparecencia de Sánchez, la vicepresidenta cuarta del Gobierno, Teresa Ribera, dará un briefing técnico sobre los marcadores de cada una de las fases de desescalada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here