Diez formas peligrosas de saltarse el confinamiento y acabar mal


Los agentes de la Guardia Civil han investigado y detenido a numerosas personas en diversos lugares de la provincia de Córdoba

Materiales incautados y dispositivos de la Guardia Civil.
Materiales incautados y dispositivos de la Guardia Civil.
Materiales incautados y dispositivos de la Guardia Civil.
Materiales incautados y dispositivos de la Guardia Civil.

Desde que se decretara el estado de alarma, la población ha sido sometida a un confinamiento que persigue controlar la propagación del coronavirus. Unas medidas que, como era de esperar, no han sido cumplidas por la totalidad de la población y que han llevado a los agentes de la Guardia Civil a proponer multas y detenciones en diversos lugares de la provincia de Córdoba. Y, en algunos casos, han sido muy sorprendentes los argumentos de los sorprendidos y su modus operandi.

En bicicleta

La localidad de Palma del Río era el escenario donde se producía la detención de un individuo, tras detectar en un punto de verificación de personas y vehículos. Esta persona, que circulaba en una bicicleta, no ofreció a los agentes motivos justificados de estar circulando por la población, alegando que se dirigía a “hacer mandados”. Tenía ya varios antecedentes de esta forma de proceder.

La excusa de la droga

Una mujer de 42 años era detenida en Aguilar de la Frontera por la Benemérita. El arresto se llevó a efecto tras identificar el pasado día 7 una patrulla de Aguilar de la Frontera, a una vecina de la localidad, caminando por la vía pública en compañía de otra persona, consumiendo una lata de cerveza, no acreditando los motivos por los que se encontraba en la calle, por lo que se procedió a instruirle el pertinente expediente de denuncia por infracción a lo dispuesto en el R. D. 463/2020, sobre restricción de movilidad. Asimismo, ese mismo día se volvió a sorprender a la citada persona, conduciendo un vehículo, careciendo de permiso de conducir en vigor, acompañada por otra personas, sin que tampoco pudiera acreditar el motivo por el que se encontraba circulando con un vehículo por la vía pública, la misma alego que venían de la localidad de Puente Genil, de comprar droga. Por tal motivo se procedió a instruirle el pertinente expediente de denuncia por infracción a lo dispuesto sobre restricción de movilidad en el RD por el que se decreta el Estado de Alarma.  

Con 60 bellotas de hachís

De nuevo en Palma del Río, el Instituto Armado arrestaba a tres vecinos de la localidad, dos hombres y una mujer, conocidos por sus antecedentes policiales, como supuestos autores de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas. Los hechos se produjeron cuando los sospechosos acababan de realizar un desplazamiento para aprovisionarse de drogas. Ante ello, se estableció un dispositivo de servicio orientado a la localización del vehículo en el que viajaban los sospechosos. Dispositivo que permitió localizar el turismo en uno de los accesos a la localidad, decidiendo los guardias civiles interceptarlo en un lugar apropiado para ello. Tras parar el vehículo e identificar a sus ocupantes, se procedió al registro del turismo, localizando en su interior más de 650 gramos de hachís, preparado y dispuesto para su venta en 60 bellotas, que fueron intervenidos.

Un “rebujito” de heroína y cocaína

La Guardia Civil también apresó en Montoro a dos vecinos de Bujalance que se habían saltado las medidas de restricción de movilidad, como supuestos autores de un delito de tráfico de drogas. La detención se produjo en uno de los accesos a la localidad de Montoro por la Autovía A-4, un vehículo cuyos ocupantes no ofrecieron a los agentes motivos justificados de estar circulando por una localidad distinta a la de su residencia. En el registro, los agentes localizaron entre los efectos que portaba uno de ellos, dos botes conteniendo siete y doce papelinas respectivamente de sustancia estupefaciente, conocida en el argot policial como “rebujito”, mezcla de heroína y cocaína, dispuestas en dosis preparadas para su venta y distribución, que fueron intervenidas. También se les intervinieron 175 euros en billetes fraccionados.

Conduciendo sin carnet

La Benemérita ha investigado en La Carlota a una persona que se había saltado las medidas de restricción de movilidad, como supuesta autora de un delito contra la seguridad vial, por conducir una furgoneta en la que viajaban otras dos personas, careciendo de carnet de conducir. Al realizar los agentes la comprobación de la documentación de la persona que conduce el vehículo, se pudo averiguar que sobre el mismo recaía una orden judicial de retirada del carnet de conducir, por lo que se procedió a su investigación como supuesto autor de un delito contra la seguridad vial.

Insultos

La Guardia Civil detenía en Villanueva del Duque a un vecino de esta localidad como presunto autor de un delito de desobediencia a los agentes de la autoridad. Se trataba de un varón de 43 años que deambulaba sin causa ni motivo aparente por la vía pública, quien desde el primer momento “mostró una actitud desafiante y nada colaboradora con la acción de los agentes, llegando incluso a insultarles”.

En la gasolinera 

El Instituto Armado arrestaba en Córdoba a un vecino de 48 años de edad que se había saltado las medidas de restricción de movilidad, como presunto autor de un delito de tráfico de drogas. La detención tras detectar los agentes durante un servicio de vigilancia de centros de suministros esenciales, desarrollado en la gasolinera de la Barriada de Majaneque en Córdoba, un vehículo que circulaba a gran velocidad, ocupado por tres personas. Una vez interceptado, los guardias civiles observaron que el ocupante de la parte trasera intentaba ocultar un objeto. Al ser requerido para que mostrase los objetos que portaba en un pequeño bolso, esta persona sacó del interior 9.100 euros en billetes fraccionados, 41 envoltorios conteniendo en su interior mezcla de cocaína y heroína, un envoltorio con 0,57 gramos de cocaína y otro con más de cuatro gramos de cocaína, que fueron intervenidos.

Droga en la ropa interior 

La Guardia Civil detenía en Pozoblanco a un varón de 26 años de edad y una mujer de 18 años edad. La Benemérita detectó un vehículo en el que viajaban dos personas, cuyo conductor pretendió darse a la fuga para evitar ser identificados en un punto de verificación e identificación de vehículos y personas establecido en uno de los accesos a la localidad. Una vez interceptado, ante el nerviosismo, inexactitudes y actitud sospechosa de los conductores decidieron trasladar el vehículo y los ocupantes al cuartel de Pozoblanco para realizarle un registro más exhaustivo.  En el registro corporal practicado a los sospechosos, una agente femenina localizó entre la ropa interior que vestía la mujer 17 gramos de cocaína, por lo que se procedió a la detención de ambos, como supuestos autores de un delito de tráfico de drogas. 

Botellón en un corral 

La Benemérita denunciaba en Villaralto a ocho jóvenes que se habían saltado las medidas restrictivas de movilidad implantadas por el decreto que regula el estado de alarma y estaban celebrando un botellón en el interior de un corral de la localidad.

A la fuga

En Baena, la Guardia Civil identificaba a un varón que se había saltado las limitaciones de movilidad. Ante ello, tras identificarlo el mismo no justificó su presencia en la zona, por lo que se le informó de que iba a procederse a la instrucción del pertinente expediente de denuncia por saltarse las medidas restrictivas de libertad de movimientos establecidas en el Real Decreto de proclamación del estado de alarma. Una vez que dicha persona subió a su vehículo, los agentes observaron cómo sacaba de su boca algún objeto y lo guardaba en su bolsillo, por lo que los Guardias Civiles intentaron comprobar la naturaleza del objeto, ya que podía tratarse de sustancia estupefaciente, no consiguiéndolo, puesto que dicha persona se dio a la fuga a toda velocidad en el vehículo que conducía, poniendo en peligro durante su huida tanto a vehículos como a personas, haciendo caso omiso a las señales de alto emitidas en reiteradas ocasiones por los agentes. Finalmente fue interceptado, a varios kilómetros del lugar de su huida, fruto de la actuación coordinada de las patrullas de servicio de Baena y de Fuente Tójar, procediendo a su detención como supuesto autor de un delito de desobediencia a agentes de la autoridad y otro contra la seguridad del tráfico. Además, se le intervino un arma blanca que portaba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here