Juan Manuel Copé: “Estamos trabajando mucho más desde casa que cuando vamos a los colegios”


En la siguiente entrevista, Copé relata cómo están viviendo los integrantes de esta comunidad educativa la nueva situación que plantea el confinamiento

concapa
Colegio Córdoba./Foto: LVC
colegios
Colegio Córdoba./Foto: LVC

Juan Manuel Copé es uno de los responsables de Colegio Córdoba un centro educativo privado concertado por la Junta de Andalucía, que imparte los niveles de Educación Infantil, Primaria y ESO, además de contar con una Unidad de Apoyo a la Integración. El titular es la Sociedad Cooperativa  Andaluza de Enseñanza ‘Duque de Rivas’; por lo tanto, los titulares  somos el propio profesorado. Por este carácter asociativo,  su modelo educativo está basado en los valores cooperativos: Solidaridad, Democracia, Participación, Trabajo en equipo, etc. En la siguiente entrevista, Copé relata cómo están viviendo los integrantes de esta comunidad educativa la nueva situación que plantea el confinamiento.

-¿Qué acciones o cómo continúa la actividad docente en este tiempo de confinamiento?

Colegio Córdoba./Foto: LVC

-Estamos continuando desde casa y el proceso de enseñanza-aprendizaje es muy diferente, en función de los niveles educativos. No es lo mismo nuestro alumnado de Infantil hasta segundo de Primaria, que con quien tenemos un contacto más continuo los tutores es con las madres delegadas que les van informando de las tareas semanales, que con el resto que vamos teniendo -mediante Classroom- que tenemos un contacto más directo con el alumnado.

-¿Cómo está viviendo el profesorado esta situación?

Colegio Córdoba./Foto: LVC

-Con mucha ansiedad, en el sentido de que nosotros también tenemos familia, también tenemos que conciliar la vida del trabajo y familiar en casa. El comentario es el mismo en todos: estamos trabajando mucho más desde casa que cuando vamos a los colegios. Porque estamos siendo, prácticamente, maestros o profesores de guardia. En muchos casos, complementándolo con formación telemática. Ahora te das cuenta que, aunque sabíamos bastante, pues no era bastante. Tenemos que ampliar nuestros conocimientos.

-La incertidumbre que ha habido en torno a los criterios de evaluación y cierre del curso, ¿les ha creado más estrés?

-Sí. Si ya es el propio confinamiento es estresante, encima estas noticias producen un efecto -tanto en el alumnado más mayor como en las familias- agravante. Entendemos que es una situación excepcional, pero también tienen que entender los políticos que si nos están pidiendo que hagamos unos esfuerzos y un trabajo serio, que nos lo avalen. Hemos llegado a sentirnos un poco ninguneados, en ese sentido. No tanto por la administración andaluza, que por lo menos han tenido gestos; pero por la central sí. Pero entendemos que es una situación difícil de gestionar, complicada. Un escenario novedoso, en el que a los colegios nos avisaron, de un día para otro, prácticamente sin armas.

-¿Con qué dificultades y elementos positivos se han encontrado en esta nueva situación?

Colegio Córdoba./Foto: LVC

-Mi claustro es joven y está formado digitalmente. Me ha constado que en otros centros ha habido un profesorado que ha necesitado formarse. El ir buscando plataformas, y sobre todo con ese sector de alumnado y familias que solo tienen un triste móvil para conectarse telemáticamente, con lo que ello implica.

Aspectos positivos, estamos teniendo en el caso nuestro una colaboración de las familias excepcional. Y una satisfacción que hemos tenido en el profesorado es que nos hemos dado cuenta de que la escuela no tiene sustitución. Es decir, hace falta el contacto personal, las miradas, las sonrisas, el vernos día a día. Eso no lo puede hacer un ordenador. La escuela presencial tiene futuro.

-En el barrio en que se encuentra el centro hay familias con graves dificultades económicas, ¿cuentan con los medios para seguir una educación de forma virtual?

Colegio Córdoba./Foto: LVC

-Hicimos una encuesta a las familias, preguntándoles de qué dispositivos disponían, y nos dimos cuenta de que la mayoría la conexión que tienen es el móvil. Teníamos claro de no iban a estar toda la mañana delante de un ordenador. Nosotros nos basamos en la flexibilidad; hemos entendido, independientemenete de que fuese un móvil u otro dispositivo, hay familias que tienen que compartir el ordenador. Hay un porcentaje residual, dos o tres por ciento, que no tiene ningún tipo de conexión. Con ellas hemos intentado suplirlo con contacto telefónico y haciéndoles llegar las tareas de otra manera. Nos hemos servido de redes sociales para lo que son trabajos, retos o actividades, transversales. Hemos entendido que era una oportunidad para las familias, lo que es educación en valores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here