FSIE: “Demandamos lo que toda la sociedad: unidad, sensatez, cordura, claridad, amplitud de miras, rigor, liderazgo…”


La Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza (FSIE) responde a todas las claves sobre la situación por la que atraviesa la enseñanza durante la crisis del coronavirus

Congreso de FSIE./Foto: LVC
Congreso de FSIE./Foto: LVC
Congreso de FSIE./Foto: LVC
Congreso de FSIE./Foto: LVC

La Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza (FSIE) nace como organización en 1977, como fuerza sindical independiente y profesional, para defender los derechos laborales de los profesionales del ámbito de la enseñanza privada y del sector de atención a personas con discapacidad. 

FSIE Córdoba ostenta la mayoría absoluta entre los trabajadores de los centros concertados y cuenta con una afiliación del 25 por ciento de los profesionales de este sector.

-Ante la reunión de la mesa sectorial presidida por la ministra de educación el sindicato FSIE se ha mostrado contrario a las directrices o acuerdos tomados ¿Por qué?

-Las palabras de la Ministra de Educación en la rueda de prensa celebrada tras la Conferencia Sectorial no contribuyeron a dar tranquilidad a la comunidad educativa, provocando un gran desconcierto entre el profesorado de nuestros centros. FSIE, a nivel nacional, había reclamado unas directrices claras emanadas del Ministerio para afrontar desde la unidad el gran reto educativo provocado por la crisis social y sanitaria que vivimos, pero la incapacidad de llegar a un acuerdo que incluya a todas la Comunidades Autónomas se ha puesto de manifiesto y, a partir de ahí, hemos empezado a aportar ideas en Andalucía, que está desarrollando unas Instrucciones en el marco de sus competencias autonómicas en materia de Educación.

Para nosotros, la clave del proceso de evaluación está en el respeto máximo a la autonomía de los centros y a la labor de cada docente, reconociendo que es la responsabilidad de cada profesor decidir si el alumno ha adquirido el nivel competencial adecuado para superar la asignatura o materia correspondiente. No toleraremos presión social ni administrativa alguna que pretenda incidir en las decisiones académicas, enturbiando la finalidad primordial de la Educación, que es el desarrollo integral del alumnado, incluso o más si cabe, en estas circunstancias excepcionales. 

-Comienzan a existir manifestaciones del profesorado en la que expresan que se sienten desbordados por la situación, con unas cargas de trabajo que ya están afectando a la vida familiar. ¿Qué de cierto hay en esta cuestión? Y si os está llegando al sindicato esta preocupación.

Efectivamente las preocupaciones del profesorado nos llegan, como compañeros y muchos de ellos, como amigos. En FSIE la cercanía al afiliado es la característica esencial de nuestra acción sindical y conocemos a cada uno de ellos. Compartimos sus vivencias y hemos presenciado cómo han hecho, en un tiempo récord, un ímprobo esfuerzo para inventar lo que hasta ahora no existía y eso, por supuesto, está teniendo un coste importantísimo en sus vidas: jornadas interminables frente al ordenador, al teléfono, en videoconferencia, elaborando o proponiendo materiales, recursos…. El compromiso social del personal, docente y no docente, de los centros privados y concertados es palpable cada jornada desde que se suspendió la actividad docente presencial, ya que entendieron que no debían, querían ni podían alejarse de sus alumnos, que más que nunca los necesitaban. En una situación caótica como la que vivimos, su profesorado se ha mantenido con ellos, llevando a cabo la misión de vertebrar a distancia el proceso educativo de cada alumno. Por eso reclamamos la máxima consideración hacia sus decisiones, ya que el futuro depende de ellas.

-¿Han tenido los profesores la formación y los medios adecuados para poder desempeñar su función docente de forma telemática? ¿Se estaba preparado para una situación como esta?

-Centros y profesorado llevan años involucrados en el reto digital, inmersos en el uso de plataformas que facilitan la comunicación de la comunidad educativa, con ritmos muy distintos dependiendo del centro y de la persona, pero sin esperar, en ningún caso, que el mismo pudiera llegar a convertirse en la única forma de desarrollar el proceso educativo. Gracias a ello y al esfuerzo personal que antes hemos comentado, los docentes han logrado lo que parecía imposible: transformar en un procedimiento a distancia el seguimiento y formación del alumnado, con el objetivo de que no vea afectado su aprendizaje y de minimizar el negativo efecto de la pandemia que nos ha tocado vivir.

-¿Que necesidades tienen o qué demandas plantean los educadores y el pas en esta situación de desconcierto?

-En estos momentos demandamos lo que toda la sociedad: unidad, sensatez, cordura, claridad, amplitud de miras, rigor, liderazgo… Si no son todas posibles a la vez, al menos alguno de esos valores. En este incierto tiempo que se ha colado sin permiso en nuestra sociedad, las familias están percibiendo con mucha más claridad la profunda dedicación y compromiso que requiere la profesión docente y esperamos, que esto no termine con la eliminación del Covid-19 sino que perviva en nosotros ese sentimiento, que se había perdido, de valoración del maestro/profesor que nunca debimos dejar morir. La labor del personal complementario y de administración y servicios también es fundamental para garantizar la atención educativa a los alumnos y merece el respeto y admiración de toda la comunidad educativa. En los colegios, todo este personal forma un equipo que rema en la misma dirección cada día, con o sin la presencia física del alumnado. Esperamos salir reforzados de esta situación y que se retome, en cuanto sea posible, el camino que termine con las discriminaciones que sufrimos, en todos los niveles, respecto a los compañeros de los centros públicos. 

-¿En el sector educativo se han llegado a dar Ertes o despidos? De ser así, en que tipo de actividades, extraescolares o en otras? ¿En que situación quedan estos trabajadores? 

-En el sector educativo hay que distinguir entre los centros concertados y los privados. En los concertados, al estar en el régimen de pago delegado, los ERTES se han producido exclusivamente en el personal que atiende los servicios complementarios (aula matinal, comedor, transporte escolar, actividades deportivas, de idiomas…etc.), ya que esas actividades dependen directamente del pago de las familias. En los privados la situación es distinta al ser una enseñanza con pago directo de los padres, aunque pensamos que el excelente trabajo de continuidad del proceso educativo que se está realizando en ellos, contribuirá a que su plantilla se vea poco afectada por expedientes de regulación de empleo.

Desde el primero momento, FSIE ha pedido a las empresas que reconozca a los trabajadores afectados el derecho a recibir un complemento económico a la prestación por desempleo, con el fin de que el trabajador reciba el 100% de su salario, así como que se preserve el cómputo del tiempo que dure el ERTE de cara a las pagas extraordinarias y al disfrute de vacaciones.

Un buen número de empresas así lo ha entendido y ha procedido conforme a este criterio. No cejamos en el empeño de proponer y negociar este tipo de medidas de protección a los trabajadores de centros privados y concertados que pueden estar viendo afectada su situación. 

-En el ámbito de centros de atención con discapacidad, FSIE, viene denunciando y exigiendo reforzar las medidas de seguridad para los trabajadores ¿En qué situación nos encontramos?

-Dentro del sector de Atención a Personas con discapacidad se viene afrontando la lucha contra el COVID-19 de forma distinta en función del tipo de centro: Los colegios de educación especial, las unidades de estancia diurna y los centros ocupacionales cerraron con el comienzo del confinamiento, destacando el trabajo de los profesionales por mantener el contacto diario con los usuarios y las familias para apoyarles en sus tareas diarias; en el caso de los Centros Especiales de Empleo, mayoritariamente se han visto afectados por ERTES; la mayor preocupación son las Residencias, con escasez de medios para afrontar esta crisis, pero estos problemas han hecho surgir una ola de solidaridad por parte de los trabajadores, que han redoblados su esfuerzo en los centros de trabajo, y por la sociedad, que ha ayudado donando e incluso fabricando material para la lucha contra este letal virus. FSIE quiere, una vez más, que se reconozca la firmeza y valentía con la que los trabajadores de los centros de Atención a Personas con Discapacidad han afrontado esta excepcional realidad y pide reforzar las medidas de seguridad de los mismos.

-Parece ser que existe la posibilidad de que los centros puedan abrir en el mes de julio, ¿esto de ser así se va a hacer con el profesorado ya existente? ¿Eso no sería eliminar derechos? Y si son voluntarios u otro tipo de personal ¿quien va asumir ese gasto? ¿Cómo sería la selección de ese personal?

En la Instrucción que está preparando la Consejería de Educación y Deporte se contempla que la finalización del curso escolar será en las fechas previstas, con una pequeña ampliación de los días lectivos del segundo curso de Bachillerato (hasta el 16 de junio) con el fin de que estos alumnos puedan ir mejor preparados a la EBAU, que ha retrasado también su fecha de realización. El programa de refuerzo estival durante el verano ya se llevó a cabo el año pasado, en centros públicos, con personal funcionario voluntario y el gasto fue asumido en parte por la Administración y en parte por las familias. La previsión es que esté año se haga con la misma fórmula, intentando que la aceptación de esta actividad sea mayor entre las familias andaluzas que lo necesiten. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here