Una mayor coordinación docente y flexibilización marcarán el último trimestre escolar en Andalucía.


La Viceconsejería de Educación y Deporte ha elaborado las directrices para el final de este curso 19/20, marcado por la situación de Estado de Alarma y la suspensión de las clases presenciales.

La viceconsejería de Educación y Deporte ha establecido las pautas para el final de este atípico curso en un borrador, al que ha tenido acceso La Voz de Córdoba, “consciente de que se están llevando a cabo adaptaciones en el marco del currículo, de la metodología didáctica, así como de la evaluación, atendiendo al principio de autonomía de los centros docentes y su profesorado”. Con la intención de “unificar criterios” la viceconsejería apunta que  “no será necesario desarrollar aquellos elementos del currículo que puedan tener continuidad en el curso 2020/2021, que será objeto de instrucciones específicas, en las que la evaluación inicial del alumnado, y la determinación de su nivel de competencia curricular, serán determinantes para orientar la acción docente”.

Flexibilización y coordinación

Unificación de criterios y trabajo. Así lo establece la Administración en una pautas dirigidas a “los equipos directivos, los órganos colegiados y los de coordinación docente” que “ unificarán su actuación y trabajarán en una misma dirección, para la atención personal, educativa y emocional del alumnado, de manera que la actividad educativa sea coherente y la carga lectiva resulte razonable en la situación vital y académica en que se encuentra dicho alumnado” sin perder de vista el próximo curso escolar el que apelan a los equipos directivos a  establecer “los mecanismos que consideren idóneos para garantizar, de cara al curso 2020/2021, la continuidad del proceso educativo mediante un eficaz procedimiento de transición entre las etapas de Educación Infantil, Educación Primaria y Educación Secundaria”.

 

Quitar carga a las familias.

Uno de los puntos se detienen en algo que las familias han criticado durante el periodo de confinamiento: un trabajo de acompañamiento escolar a sus hijos que entienden no les corresponde. En este sentido, y con estas nuevas pautas, la viceconsejería quiere dejar claro el papel de los tutores por cuanto “La acción tutorial debe transmitir, en todo caso, que las familias no pueden, ni deben, asumir de forma delegada las responsabilidades de la intervención docente, la obligatoria revisión y supervisión de las tareas escolares o el permanente asesoramiento a sus hijos o hijas”. Una suspensión de clases presenciales y confinamiento que está afectado psicológicamente a los alumnos en mayor o menor medida también requiere pensar en los más rezagados en este final de curso, para lo que la viceconsejería contempla el trabajo de refuerzo y/o recuperación, no solo a éstos, sino “ al que no pueda o tenga dificultades para desarrollar la actividad a distancia o por internet. Se concretará en un conjunto de actividades relevantes para la consecución de los objetivos y competencias clave, si procede, de cada curso en las diferentes enseñanzas. Se intensificará el uso de los instrumentos y herramientas que faciliten el acceso al aprendizaje y estimulen la motivación”.

Evaluación, calificación, promoción y titulación.

Este trimestre coincide con el final del curso y por tanto con las  evaluaciones y calificaciones finales, para lo cual la viceconsejería establece que “ el alumnado tiene derecho a ser evaluado conforme a criterios de plena objetividad y a que su dedicación, esfuerzo y rendimiento sean valorados y reconocidos de manera objetiva, así como a conocer los resultados de sus aprendizajes para que la información que se obtenga a través de la evaluación tenga valor formativo y lo comprometa en la mejora de su educación. Para ello, los centros adaptarán los procedimientos e instrumentos de evaluación a las tareas y actividades propuestas en este tercer trimestre, al objeto de garantizar la objetividad de la misma. La tercera evaluación será continua y tendrá carácter formativo y diagnóstico para valorar los posibles desfases curriculares y los avances realizados, con el objeto de aportar valor añadido a los resultados obtenidos por el alumnado en los dos primeros trimestres y planificar las medidas que sean necesarias adoptar para el próximo curso”. En este sentido, el borrador continúa explicando que “en la evaluación ordinaria, así como para la calificación de las distintas áreas, materias o módulos, se tendrán fundamentalmente en consideración los resultados de los dos primeros trimestres y, a partir de ellos, se valorarán las actividades y pruebas realizadas por el alumnado en el tercer trimestre únicamente si tienen valoración positiva. A la finalización del curso 2019/2020, se cumplimentará, en su caso, un informe de evaluación individualizado, incorporando las observaciones que se consideren relevantes en relación con las dificultades que se hubieran detectado como consecuencia de la suspensión de la actividad educativa presencial. Para el alumnado con evaluación negativa, con la finalidad de proporcionar referentes para la superación de la materia en la prueba extraordinaria, en las enseñanzas en que esté prevista, el profesor o profesora de la materia correspondiente elaborará el informe previsto en la normativa de aplicación sobre los objetivos y contenidos que no se han alcanzado y la propuesta de actividades de recuperación en cada caso. Este informe se referirá, fundamentalmente, a los objetivos y contenidos que han sido objeto de desarrollo durante los dos primeros trimestres del curso”.

Respecto a la finalización del calendario escolar, la viceconsejería establece que “durante el tercer trimestre del curso 2019-2020 no se extenderá más allá de las fechas ya establecidas. En cualquier caso, se flexibilizará la finalización del régimen ordinario del segundo curso de bachillerato hasta el 16 de junio, pudiendo extenderse esta medida en las enseñanzas de régimen especial y formación profesional, con el objetivo de que profesorado y alumnado puedan disponer de un mayor margen de actividad lectiva dada las especiales circunstancias de este trimestre”.

Ámbito de aplicación

Esta instrucción será de aplicación en los centros docentes de la Comunidad Autónoma Andaluza que impartan enseñanzas de régimen general, de régimen especial y de educación permanente de personas adultas. En cuanto a los centros docentes de titularidad privada no sostenidos con fondos públicos, la viceconsejería establece que “adecuarán el contenido de la presente Instrucción a su propia organización en consideración a la legislación específica que la regula”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here