“La gente está pasando hambre en Córdoba”


Cáritas del Sagrario reparte casi 6.000 comidas entre familias muy necesitadas “por una cuestión de humanidad”

gente
Reparto de comida de la Cáritas parroquial del Sagrario./Foto: LVC
Reparto de comida de la Cáritas parroquial del Sagrario./Foto: LVC

“La gente está pasando hambre”. Esta afirmación, que entenderán en su contexto un poco más adelante, se clava en los oídos y da muestra de la realidad que comienza a atravesar Córdoba por culpa de la crisis del coronavirus. Sus consecuencias económico-sociales están por mostrar toda su dimensión, pero lo que se vislumbra es un escenario desolador. Así lo confirman a La Voz de Córdoba los responsables de la Cáritas parroquial del Sagrario (Catedral), que se han puesto en marcha para atender a familias de toda la ciudad. Si bien, no leerán sus nombres, porque no buscan protagonismo, sino ayudar y que se escuche su voz para que ello sea posible y llegue lo necesario a numerosas familias cordobesas.

Desde Cáritas Sagrario se explica que la situación “era normal” y venían atendiendo a una media de entre 40 y 50 familias en la zona de distrito. “Dentro de lo cabe, todo iba bien”, se señala, para recordar que “ya lo pasamos muy mal con la crisis del 2008, pero las familias fueron saliendo”. Ello para destacar que las familias a la que se atiende se hace de forma integral, “no nos limitamos a repartir solo garbanzos y lentejas, porque cómo las guisas. Repartimos carne, pescado, verduras huevos, pan… todo lo que en una casa se debe tener para subsistir de manera digna”.

¿Qué ocurre ahora mismo? Cuando se ha cumplido un mes del confinamiento y, uno de los primeros viernes, el equipo de Cáritas parroquial del Sagrario recibió una llamada de la Policía Local. La misma tenía como objetivo pedir ayuda, porque “estaban llamando familias desesperadas porque, desgraciadamente, está aflorando la economía sumergida, las pequeñas actividades que se han tenido que parar. Es decir, teníamos a muchas familias que vivían al día con 20 o 30 euros”. De tal modo que al decretarse el estado de alarma casi todo se detiene y “a ellos se les para la vida”.

Con Cáritas del Sagrario se ponen en contacto hasta tres concejalas del ejecutivo local (Isabel Albás, Eva Contador y Eva Timoteo). Ellas, a través del Ayuntamiento están organizando la ayuda que necesitan con urgencia, ante esta situación. En tanto se organiza la operatividad, la parroquia del Sagrario quiso salir al frente ante esta situación de emergencia social. Se ha comunicado, desde el Consistorio, que existe una resolución para ayudar a estas familias con una aportación básica, cuyo proceso está está por materializarse.

Desde la parroquia se sintió la urgencia de organizar, a través de la Cáritas del Sagrario, el reparo el Domingo de Ramos de 1.200 comidas en las Margaritas, en la parroquia de Jesús Divino Obrero, en la de San Ignacio, en el asentamiento de Cordel de Écija y a otro grupo de familias. “Creímos que no íbamos a volver a tener que actuar más, porque quisimos confiar en que la administración se iba a poner al frente, como nos habían prometido. Pero esa ayuda no llegó”.

El Miércoles Santo “se nos informa desde estas parroquias que necesitan alimentos y volvimos a poner el operativo en marcha. Esta vez se sumó una panadería y un grupo de empresarios y el Sábado Santo se repartieron 4.000 comidas. Pero no solo eso, sino también adquirieron otros productos (como fruta, yogur, pan, leche, pañales, cereales, queso, leche maternizada…), porque en esas familias había niños pequeños. Una demostración de solidaridad que fue recibida de una forma que da la medida de esta crisis. Y es que, como reconocen desde Cáritas del Sagrario, “que te reciban las familias con un aplauso por un plato de garbanzos y un bollo es indescriptible, no tiene palabras”, confiesa visiblemente emocionada una de sus responsables. Es algo que “parte el corazón”.

Y explican que, si la situación de 2008 “fue triste, pero lo que estamos viendo ahora no lo hemos visto en nuestra vida. Nadie nos ha pedido dinero, y el teléfono se cae todos los días, nos han pedido comida”. Y recalcan que, en pleno siglo XXI y en el primer mundo, “la gente está pasando hambre en Córdoba”. Una situación ante la que una cáritas parroquial, la del Sagrario, ha puesto y pondrá al alcance de quienes la pasan todo lo que está -y lo que no lo buscarán- en sus manos para paliarlo. De momento, han repartido casi 6.000 comidas en una semana, atendiendo las necesidades básicas de 5.500 personas… con un coste total de unos 15.000 euros.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here