Aprobado general y clases en verano


Celaá: “La repetición de curso será una medida muy excepcional que deberá estar sólidamente justificada”

alumnos clase colegios auxiliares bilingües Junta educación
Alumnos en clase. /Foto: LVC
socialcomunista
Isabel Celaá./Foto: EP

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, niega que se otorgue un “aprobado general”, pero ha defendido que la promoción de curso sea “la normal general”. Traducido al idioma de los escolares y sus padres significa que pasar de curso implica no suspender. Esto es, el aprobado general.

En una comparecencia en la que la ministra ha estado acompañada por el secretario de Estado de Educación, Alejandro Tiana, Celaá ha explicado el acuerdo alcanzado con las comunidades autónomas. La máxima responsable de Educación del país, por más que ha renegado del aprobado general, ha señalado que “la repetición de curso será una medida muy excepcional que deberá estar sólidamente justificada”.

A ello hay que sumar que en el comunicado emitido por el Ministerio se ha señalado que “la titulación debe ser la práctica habitual para aquellos alumnos que finalicen 4º de ESO o 2º de Bachillerato y FP. Una decisión que, en todo caso, será tomada por el claustro de profesores en su conjunto”. Esto es deja la responsabilidad en manos de los profesores. Y se ha añadido que “este tercer trimestre que acaba de comenzar se aprovechará para la recuperación, el repaso y el refuerzo con actividades globalizadoras e interdisciplinares y debidamente tutorizadas. La actividad se centrará en los aprendizajes y competencias imprescindibles evitando sobrecargar al alumnado. En el caso de que se mantenga la formación a distancia, se movilizarán los recursos y medios de apoyo necesarios para que el profesorado desarrolle su labor en las mejores condiciones posibles”. Por lo que la calificación final de los alumnos se realizará en base a los dos primeros trimestres.

Otro de los aspectos que han llamado la atención de la intervención de la ministra ha radicado en que, aunque el curso finalizará en junio, se apuesta por la reapertura de los centros en verano y a que los profesores, con un pago adicional trabajen con los alumnos con necesidades educativas durante el periodo estival.

Finalmente, Celaá ha reconociido que no tiene “un plan B” para la Selectividad, que fue aplazada a finales de junio y principios de julio, en el caso de que la evolución de la pandemia desaconseje su celebración presencial. Y ha añadido que “no hemos considerado un plan B, pero obviamente, si no viéramos posibilidades para celebrar esas pruebas presenciales, arbitraríamos otro procedimiento”.