Indignación de los farmacéuticos cordobeses ante la gestión de la crisis del COVID19


Las declaraciones de Fernando Simón hoy han provocado que este sector sanitario manifieste su profundo malestar.

Siempre en la primera línea de la salud, los farmacéuticos han mantenido hasta la fecha un prudente segundo plano durante el desarrollo del estado de alarma y de las gestiones realizadas por el Gobierno de Sánchez e Iglesias durante esta crisis, hasta que el director del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, en su habitual comparecencia pública hoy ha realizado unas manifestaciones en las que ha descartado públicamente que sea necesario suministrar material de protección para los más de 71.000 profesionales sanitarios de las farmacias. Y los farmacéuticos han dicho ‘basta’

En un comunicado remitido desde el Colegio Oficial de Córdoba, su presidente, Rafael Casaño ha señalado “la profunda indignación de todos los farmacéuticos españoles y del conjunto de la Organización Farmacéutica Colegial por considerar a los 71.000 Farmacéuticos que trabajan en las 22.071 farmacias comunitarias -406 en la provincia de Córdoba- como profesionales sanitarios no incluidos en los grupos de riesgo”. “ Somos conscientes de la evidente carencia de material que se sufre en todos los centros sanitarios asistenciales de la sanidad española y mostramos nuestro más firme apoyo a las reivindicaciones que se están haciendo desde todas las Organizaciones Colegiales sanitarias con el fin de garantizar la protección de todos los profesionales sanitarios”, continúa la nota, en la que recuerdan que más de 2 millones de usuarios acuden cada día a las oficinas de farmacia de toda España, siendo este gremio el que atiende en  “primera línea y diariamente a miles de ciudadanos, en muchas ocasiones enfermos”, a lo que añaden” que  como consecuencia de lo anterior, ya hay profesionales contagiados e incluso se ha procedido al cierre de algunas farmacias, ante lo cual se está procediendo a la elaboración de un Registro Nacional que se pondrá a disposición de las Autoridades Sanitarias”.

Recuerdan los farmacéuticos que son un nivel asistencial más “imprescindible en nuestro Sistema Nacional de Salud” y que “se ponen a disposición de las Autoridades Sanitarias Nacionales y Autonómicas para seguir asistiendo a una población que está sufriendo la mayor crisis de salud que se ha conocido y que merece que todos los profesionales sanitarios y las Administraciones trabajemos sin descanso, con la máxima coordinación”.

Finalizan este comunicado con una solicitud: “Por responsabilidad y por coherencia con la consideración de profesionales sanitarios, le pedimos al Ministerio de Sanidad y a las Comunidades Autónomas la adecuada protección para nuestros profesionales, tal y como venimos pidiendo desde hace 10 días en diferentes comunicaciones remitidas. Este material será para uso exclusivo de los profesionales que trabajan en las farmacias comunitarias, además de para una reserva, si se considera de ayuda, para personas con síntomas de COVID-19 detectadas en la farmacia, como eficaz y elemental medida de salud pública para evitar contagios”