Las residencias de mayores reclaman recursos a la Administración

80

Destacan el "sobreesfuerzo" que en estos días está realizado el personal que trabaja en estos centros

geriátrico satse residencias
Personas dependientes en una residencia de ancianos. / Foto: LVC

Las residencias de mayores están comprobando en estos días cómo poco a poco escasean los recursos que necesitan para atender la situación generada con el Real Decreto que establece hasta final de mes el estado de alarma. Desde la Federación Lares, que agrupa a las residencias de mayores de titularidad privada, su presidente en Andalucía, Fernando Acosta, explica la situación “varía de un centro a otro, porque no es lo mismo tener alguien con síntomas que no tenerlo”. Aun así, ha mandado un mensaje de tranquilidad a las familias, porque “están en buenas manos”.

geriátrico satse residencias
Personas dependientes en una residencia de ancianos. / Foto: LVC

La carencia de recursos, como los denominados Equipos de Protección Individual (EPI) requiere de un sobreesfuerzo al personal que trabaja en estas residencias. Fernando Acosta recuerda que estas residencias “son centros sociosanitarios, tenemos personal sanitario y atendemos a personas dependientes y no podemos guardar el perímetro sanitario de seguridad” a lo que hay que añadir la falta de elementos como mascarillas o gafas, “pero mascarillas en condiciones, no de papel ni quirúrgicas”.

“La Administración nos tiene que dar recursos para que no se incrementen los casos”, afirma, dado que las existencias van disminuyendo progresivamente y no se facilitan otros. Acosta ha informado que desde Lares “estamos cansados de pedirlo cuando empezaron los primeros casos”. “No sé de quién es cuestión”, añade, pero la realidad es que las administraciones se lanzan la pelota de un tejado a otro. 

Las quejas surgidas por esta situación han hecho que “parece que se está poniendo en marcha, pero a día de hoy [por ayer] no podemos decir que tengamos este material”. Acosta destaca el “sentimiento de solidaridad importante” que se produce entre residencias, con el préstamo de material de unas a otras”, y el caso de algunas comunidades de monjas que están haciendo mascarillas de tela para paliar este déficit. 

Fernando Acosta ha destacado el “sobreesfuerzo” que en estos días está realizando el personal de las residencias de mayores con ampliación de sus turnos de trabajo, entre otras cuestiones. Además, ha explicado que se están reforzando las videollamadas con las familias para tranquilizarles sobre su estado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here